Pasar al contenido principal

4 formas de lidiar con un jefe complicado cuando no puedes dejar el trabajo

Jefe discutiendo con su empleada
Getty
  • Muchas personas viven malas experiencias por culpa de un jefe complicado, gerente o compañero de trabajo.
  • A veces la tensión es causada por la incompatibilidad de personalidades o la falta de acuerdo en el estilo de liderazgo.
  • Renunciar a un puesto puede ser realmente tentador pero, para muchos, eso no es una opción.
  • Estas son 4 técnicas para aprender a lidiar con un trabajador difícil que te permitan seguir sobresaliendo en tu trabajo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El primer jefe que me gritó fue por haberme reído. Era viernes por la tarde a última hora y un compañero de trabajo y yo estábamos hablando. Me reí de la broma que hizo. Segundos después, mi jefe se acercó al lugar en el que estaba trabajando, golpeó el escritorio con la mano y gritó: "No se permite reír en esta oficina".

Esa fue la primera vez de una larga lista de momentos tensos con aquel jefe tan difícil. Quería dejar ese trabajo pero no pude. Me llevó meses conseguir el puesto y fue lo mejor que pude encontrar. Tenía facturas que pagar y no podía simplemente renunciar. Pasar casi un año lidiando con ese jefe me enseñó una gran lección sobre cómo aprender a aguantar a las personas más difíciles.

Entonces, ¿qué debes hacer cuando te toca aguantar a un mal jefe o compañero de trabajo? Estas son 4 estrategias para que añadas a tu plan de juego.

1. Documenta todo lo que puedas

Mujer frente al ordenador
Getty

Cuando te encuentras cara a cara con tu jefe quieres tener la mayor cantidad de pruebas posibles sobre las situaciones injustas vividas. Tu memoria no siempre va a poder ayudarte a formar una defensa fuerte, por lo que, la mejor manera de recoger todo lo que pasa con tu jefe es documentarlo de forma organizada.

Paula Brantner, fundadora de PB Works Solutions, una firma consultora que diseña sistemas de prevención de acoso en el lugar de trabajo, ha recomendado hacer todo lo posible para que las conversaciones sean documentadas, especialmente en lo que respecta al trabajo.

"Comunícate mucho por correo electrónico, Slack o la plataforma que uséis para hablar sobre los asuntos laborales", ha dicho Brantner. "Envía correos para 'Solo aclarar...' que expliquen a la perfección lo que te han pedido que hagas. Si te dicen algo que por lo que sea no puede ser documentado, graba un audio con el móvil o envía un correo electrónico a tu propia dirección donde aparezca la fecha y hora".

De esa manera, cuando las cosas comiencen a torcerse, tendrás toda la documentación necesaria para responder.

Leer más: Las 5 formas de disculparte en el trabajo por tus errores: frases que son mejor que un 'lo siento'

2. Habla con recursos humanos

Mujer de recursos humanos
Carlos Osorio/AP

Según la estructura y el tamaño de la empresa en la que trabajas, es muy posible que exista un representante de recursos humanos con el que puedas hablar sobre lo que está sucediendo además de obtener su ayuda para solucionar la situación.

Si tienes esa posibilidad, Heather Hubbard, antigua abogada y fundadora de All Rise, ha recomendado hablar con alguien de este departamento y ser transparente.

"Si alguien en una empresa está actuando de forma inapropiada o abusiva, tienes que ser transparente con la persona de recursos humanos para que 1) no te vayas del puesto y 2) manejes la situación lo mejor posible desde el punto de vista de la salud mental", ha dicho Hubbard. "Sin embargo, es importante ser consciente de que si estás viviendo esto con un compañero o jefe, lo más probable es que alguien más se haya dado cuenta. Las personas de recursos humanos necesitan conocer la situación para interponerse, respaldarte y determinar si existe una brecha interna en la empresa que podría poner en peligro el negocio".

3. Aprender a no reaccionar

Empleada seria
Getty

Cuando se trata de un jefe difícil de tratar, también suele entrar en juego el intercambio de emociones. Aunque desees decirle a esa persona lo horrible que ha sido contigo, debes comprender que hacer eso no va a llevarte hacia nada bueno. Sin embargo, puedes aprender a controlar tus reacciones para no reflejar un comportamiento agresivo a tu jefe.

A simple vista puede no parecer fácil. Hubbard ha sugerido comenzar con una práctica de mindfulness.

"Las prácticas de mindfulness son un gran recurso para aprender diversas técnicas, como la de responder sin reaccionar", ha dicho Hubbard. "Crea un espacio entre tus pensamientos y tus reacciones. Si las palabras o las acciones de alguien te hacen querer ser emocional o descontrolarte, entonces lo mejor que puedes hacer es procesar la situación de una manera diferente. Los ejercicios pueden ayudarte a aprender técnicas que no sean negativas para ti ni para la persona tóxica, además de cómo utilizar la compasión en situaciones de alta intensidad".

Leer más: 7 frases sutiles con las que tu jefe te quiere decir que no estás alcanzando tus objetivos

4. Acepta sus frustraciones

Mujeres hablando
Getty

Aprovecha las técnicas de negociación que puedan hacer que tu jefe se de cuenta de cómo te ha estado tratando y cómo su estilo de comunicación es un completo desastre. Lo primero que puedes intentar es el arte de escuchar activamente.

James Killian, consejero profesional, ha dicho que las habilidades de escucha activa con jefes complicados juega un papel crucial para minimizar la falta de comunicación.

"Esto implica repetir lo que escuchas seguido de una confirmación. Por ejemplo, 'Entonces, lo que escucho decir es... ¿Es esto lo que querías decir?' Esto hará que tu jefe escuche tu punto de vista y te sea mas sencillo aclarar las cosas", ha comentado Killian.

Después, intenta desarmarlo aceptando sus frustraciones. Killian ha dicho que puede ser muy difícil seguir enfadado o molesto con alguien cuando reconoce completamente tus sentimientos.

"Por ejemplo, di 'Entiendo completamente tu frustración. No te culpo nada por estar molesto. Estaría igual de molesto o más'. Este tipo de aceptación demuestra que se les está escuchando, que no estás a la defensiva y puedes dar rienda suelta a tus emociones", ha dicho Killian.

Presentarse al trabajo todos los días con dolor de cabeza por culpa de un jefe es emocionalmente agotador. Pero vale la pena intentar pensar en tu plan de juego ya sea documentando las conversaciones y llevando las pruebas a recursos humanos, o pasar tiempo aprendiendo a enfrentarles con tu comportamiento asertivo para que puedan ver cómo te están tratando".

Y además