Tu cafetera eléctrica no deja de acumular moho y cal: así debes limpiarla correctamente para evitarlo

cafetera eléctrica
Getty Images
  • Puede que no lo sepas, pero las cafeteras son uno de los objetos de la casa que más gérmenes pueden acumular, ya que son ambientes cálidos y húmedos, lo que favorece el cultivo de moho y levaduras.
  • Para limpiar correctamente una cafetera debes asegurarte cada día de sacar todas las partes desmontables y limpiarlas de manera adecuada. Además es conveniente una descalcificación mensual.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Recuerdas la última vez que limpiaste tu cafetera?  Seguramente no. A pesar de ser uno de los aparatos más utilizados de la casa, su limpieza suele espaciarse más de lo conveniente.

Sobre todo si se trata de una cafetera eléctrica, tanto las de estilo americano como las tan de moda a base de cápsulas. Aparentemente desde fuera parece limpia, —la pasas un pañito para el polvo y listo—.  Además seguro que la temperatura caliente que adquirir el agua para preparar el café logra acabar con todos los microorganismos que podrían amenazar tu taza.

La realidad es un poco distinta, según reveló un estudio de 2011 de la National Sanitation Foundation (EEUU), según el cual las cafeteras se encuentran entre los objetos con más gérmenes de la casa. 

El motivo es que los depósitos de café son ambientes cálidos y húmedos, lo que favorece la aparición y propagación de microbios. En concreto, tras revisar 22 hogares, se descubrió que la levadura y el moho se habían asentado en la mitad de todos los depósitos de agua de las cafeteras analizadas, —colocándose como el quinto elemento con más gérmenes de cocinas y baños, por delante del plato de comida de tu perro—.

Vaya, ahora quizá se te ha arrugado un poco el rostro y miras con desagrado a tu taza. Tranquilo, tu sistema inmunitario seguramente sea lo suficientemente fuerte como para hacerle frente a eso, por lo que beber ese café no te matará. Pero la suciedad de tu cafetera sí que puede afectar a la calidad y sabor de tu bebida además de ralentizar el proceso de preparación, como indicó a The New York Times el científico de alimentos Paul Dawson. 

Cómo limpiar una cafetera de cápsulas

Para asegurar la limpieza correcta de tu cafetera lo adecuado es que con cada uso tires los posos, el filtro sucio o las cápsulas vacías. Tras hacerlo limpia cualquier resto de café que haya quedado con un paño limpio y húmedo. Seca bien el depósito y déjalo abierto para asegurarte de que se seca por completo al aire.

En el caso de las cafeteras americanas limpia además la jarra del café, pero a mano, según aconsejó recientemente en HuffPost, la barista de Portland, (Oregón, EEUU) Morgan Eckroth.

"Si las colocas en el lavavajillas, puede terminar dañando el aislamiento, por lo que siempre recomiendo lavarlas a mano", comenta. Recomienda además usar agua caliente y un jabón sin perfume para no amenazar el sabor de tu café. 

Al final del día, cuando estés seguro de que ya no vas a preparar más café, saca todos los elementos desmontables de la cafetera y haz una limpieza de todos ellos con agua caliente, jabón para lavar platos y un estropajo limpio. Este paso ayudará a eliminar tanto posibles gérmenes adheridos, como residuos de café, que de lo contrario se mezclarían con el recién hecho al día siguiente. —Quizá tras hacer estas limpiezas empieces a notar que tu café sabe mejor—.

Cada mes debes descalcificar tu cafetera

Más allá de los microbios, otro de los problemas que conllevará no limpiar tu cafetera de manera regular es que el agua puede dejar depósitos minerales con el tiempo. Sobre todo si haces uso de la del grifo. Lo que una vez más puede afectar al sabor de tu taza y sobre todo acortar el tiempo de vida de tu aparato.

Por lo que los expertos recomiendan descalcificar esta cada mes o 2 meses tu cafetera. Para hacerlo puedes servirte de alguno de los productos antical que venden en el mercado, como recomienda la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Siguiendo sus directrices, "lo primero que hay que hacer es disolver el producto en el depósito del agua de la cafetera, y luego utilizar la cafetera de la misma manera que si se preparara un café pero sin poner cápsula. Así se eliminará la cal acumulada en las tuberías de la máquina".

Una vez terminado este proceso y antes de preparar un café, la organización recomienda fregar a fondo el depósito del agua de la cafetera y hacerla funcionar de nuevo sin cápsula varias veces. "Así nos aseguraremos de que no quedan restos del producto usado para descalcificar", remarcan.

Hay también remedios caseros para descalcificar cafeteras, por ejemplo a base de vinagre o bicarbonato. Pero los especialistas no los recomiendan. 

Entre los principales riesgos de usar estas preparaciones, según la OCU, el vinagre puede corroer partes internas de aluminio de la cafetera. También, que no acaben por completo con las acumulaciones de cal y por supuesto, que tu café al día siguiente sepa avinagrado.

Otros artículos interesantes:

7 formas de reutilizar los posos del café que probablemente no conocías

Los 10 accesorios perfectos para los amantes del café

Si eres un fanático del café así es como debes guardarlo en tu casa para que no pierda calidad