Cómo limpiar persianas de forma fácil, segura y rápida

Limpiando persianas.
ronstik

Getty Images

  • Probablemente no limpies tus persianas a menudo, aunque estén llenas de polvo, ya sea por pereza, incomodidad o porque no es una tarea muy segura.
  • Lo ideal es limpiarlas una vez al mes, puesto que sufren mucho, ya que tienen que soportar desde lluvias y viento hasta granizo.
  • Existen muchas formas de dejarlas brillantes y relucientes, como usando una aspiradora, pasarles un paño húmedo con limpiacristales y frotar o quitándolas directamente y metiéndolas en la ducha para un lavado en profundidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las persianas sufren casi tanto o más que tus ventanas, puesto que tienen que aguantar el tiempo adverso que haya fuera, desde tormentas a viento, lluvia, nieve y granizo e incluso la constante contaminación a la que la sociedad actual está expuesta.

Además, suelen ser las grandes olvidadas a la hora de limpiar, aunque puedan llegar a acumular grandes cantidades de suciedad, ya sea por la incomodidad que suponen o por el peligro.

Lo ideal sería limpiar tus persianas, como mínimo, una vez al mes. De este modo te ahorras el estar limpiándolas constantemente con el peligro que muchas de ellas suponen.

Leer más: 9 trucos infalibles para dejar tu horno como los chorros del oro.

Al encontrarse en la parte exterior del edificio, muchas veces tienes que ponerte en el filo y te expones a caerte a la calle desde una altura considerable.

La pregunta es, ¿cómo limpiar las persianas de casa de forma correcta y sencilla?

Coge la aspiradora que tengas en tu domicilio o incluso la que uses para el coche, que será más fácil y rápida de manejar, y te desharás del polvo en un santiamén. 

También puedes usar el plumero que, aunque no elimina la suciedad de una forma tan eficaz como la aspiradora, tiene el mismo efecto y es bastante sencillo de usar, sin cables ni necesidad de enchufe.

Leer más: Limpia tu microondas de forma correcta y segura con estos sencillos trucos.

Es importante humedecerlas, pues es una buena forma de eliminar todas esas bacterias que no se van con las plumas del plumero. Para ello, utiliza un trapo húmedo con limpiacristales y frota bien.

El tipo de persiana también influye bastante, ya que no es lo mismo una de aluminio que una de madera. Si tu caso es este último, usa un producto para el parquet y evitarás que se dañe el material.

Si tienes persianas desmontables, una buena idea es quitarlas y lavarlas en la bañera con agua tibia y detergente. Después, basta con dejarlas secar y volver a ponerlas en su sitio.

Leer más: Este robot limpiacristales con varios programas de limpieza y control remoto tiene hoy un 20% de descuento

Así que ya no tienes excusa para tener las persianas llenas de polvo y suciedad. Presta atención al tipo de persiana que tengas y límpiala con el método que más te convenga para que queden como los chorros del oro.

Otros artículos interesantes:

Cuánto dinero deberías ahorrar cada mes si cobras 25.000 euros al año

Por qué puedes ser inmune al coronavirus aunque los anticuerpos desaparezcan

Esta es la clave para que bebiendo agua con limón consigas adelgazar

Te recomendamos

Y además