Cómo llega el wifi a los aviones

  • Si has solicitado este servicio en una aerolínea, habrás notado que no todas lo ofrecen y que, aquellas que sí lo hacen, no prestan un wifi ni muy rápido ni muy barato.
  • Esto sucede porque las actuales conexiones dependen de numerosos factores como la tecnología disponible, las restricciones de cada territorio y la propia aerolínea.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El wifi en los aviones suele ser lento y muy caro. Y que tengas que pagar más por acceder a él no significa necesariamente que tengas más gigas. Es probable que no tengas acceso al wifi hasta que el avión alcance los 3.000 metros de altura y, cuando lo consigas, será muy lento lento y con interrupciones constantes.

Aun así, la gente sigue estando dispuesta a soltar su dinero para poder publicar fotos de las nubes en pleno vuelo o poder trabajar. Se espera que la industria sobrepase los 108.000 millones de euros en 2035. Si estamos hablando de una industria tan grande, ¿por qué el wifi a bordo sigue siendo tan malo? 

En primer lugar, hay que hablar sobre cómo estos aviones, que circular a cientos de kilómetros por hora y a 11.000 metros de altura, pueden tener wifi. Hay 2 formas de lograrlo: desde torres situadas en tierra o desde satélites en el espacio. 

En cuanto a las torres, este método se denomina aire-tierra o ATG, para abreviar. Las antenas situadas en la parte inferior de la nave captan las señales de las torres de telefonía móvil en tierra, para beneficiarse de un menor retraso porque las torres están más cerca del avión que un satélite. ¿La principal desventaja? Sin torres, no hay señal.

Eso quiere decir que cuando vuelas sobre grandes masas de agua, sobre montañas o por encima de países que tienen restringido el acceso al wifi, probablemente te quedes sin señal.

¿Qué ocurre con los satélites? La gran antena en forma de cúpula situada en la parte superior del avión captará sus señales. Estos sistemas utilizan conexiones de banda Ku o de banda Ka, muy parecidas a las similitudes que hay entre el 3G y el 4G. 

Hay todo un debate sobre cuál es mejor, pero ambas son mucho más rápidas que los sistemas ATG. Pero, cuando compartes Internet con un par de cientos de personas y viajando a 800 kilómetros por hora a 11.000 metros de altura, es inevitable que haya algún contratiempo.

Por qué las ventanas de los aviones son redondas y no cuadradas

Aunque las diferencias entre las torres y los satélites no es lo único que afecta a la posibilidad de que puedas ver el nuevo episodio de tu serie favorita de esta semana. La calidad y el precio del wifi en el avión dependen, en realidad, de otros factores: la aerolínea, el proveedor de wifi y la región que estés atravesando.

Para empezar, en un esfuerzo por reducir costes, algunas aerolíneas como Frontier, ni siquiera ofrecen wifi. Si su aerolínea ofrece wifi, puede ser gratuito o llegar a costar 25 euros por el acceso. Sin embargo, el hecho de que la aerolínea ofrezca wifi no significa que el avión sea compatible con el servicio. Algunos aviones ni siquiera están construidos para poder distribuirlo.

Un boeing 738 de American Airlines puede tener wifi por satélite, pero un Boeing 757 puede no tenerlo. Luego está el proveedor: todos ofrecen diferentes velocidades, lo cual es crucial para afectar la calidad. Por último, tendrás que tener en cuenta tu ruta, ya que si estás volando sobre paisajes montañosos u océanos, probablemente no encontrarás muchas torres en el camino. 

Y, si el avión no está equipado para recibir internet por satélite, no tendrás mucha suerte. Durante algún tiempo, Hawaiian Airlines no quiso invertir en wifi en vuelo porque la tecnología disponible para rutas que atravesaban el océano Pacífico era escasa, pero las compañías de telecomunicaciones están lanzando nuevos satélites, hasta el punto de lograr que Hawaiian esté reconsiderando su inversión. 

Dicho todo esto, ¿por qué no están actualizando sus equipos todas las compañías? Para algunas aerolíneas, esto no es una prioridad, debido a que actualizar los equipos se traduce en dejar los aviones fuera de servicio durante algunos días y en pérdidas de dinero. También implica desarrollar nuevas infraestructuras.

Además, al menos uno de los proveedores de servicios aéreos tiene contratos de 10 años con algunas aerolíneas, lo que no deja mucho margen de maniobra para mejoras y cambios. A pesar de esto, una mejor conexión mucho más rápida está cerca de llegar. American Airlines, por ejemplo, está invirtiendo en una versión mejorada de internet en pleno vuelo.

Una encuesta reveló que el 67% de los pasajeros reservarían con la misma aerolínea si se dispusiera de wifi de alta calidad. En otras palabras, un buen wifi es sinónimo de satisfacción y fidelización del cliente. 

Por ello, las aerolíneas tienen buenas razones para mejorar su oferta, por lo que no sería mala idea que aceleraran el proceso. Pero, por ahora, probablemente sea mejor que esperes a llegar a casa para ver tu capítulos favorito.

Otros artículos interesantes:

Las estrellas del rock los prefieren enormes: estos son los aviones más emblemáticos que utilizan en sus traslados

United Airlines planea transportar pasajeros en aviones supersónicos en 2029

Aviones que imitan la piel de los tiburones en sus fuselajes: así busca Lufthansa ahorrar combustible y reducir sus emisiones