Pasar al contenido principal

Cómo organizar un armario según Marie Kondo, la especialista en orden que triunfa en todo el mundo

Marie Kondo
konmari.com
  • La empresaria japonesa Marie Kondo ha creado un método de organización que se puede adaptar a cualquier espacio.
  • El método KonMari puede ayudarte a sacar el máximo partido a tu armario para que no vuelvas a vivir en el desorden.
  • Estos son algunos de los consejos que ha dado esta gurú del orden.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El método KonMari consiste en aprovechar al máximo los espacios para tener una mejor organización.

Marie Kondo, su creadora, una empresaria japonesa que ha escrito un libro llamado "La Magia del Orden", ha resultado ser la solución de muchos ante el desorden.

Esta forma de organización quiere evitar el efecto rebote, es decir, la ilusión de que se almacena de forma ordenada hasta que llega un momento que no cabe nada más y el caos vuelve a reinar. Es por eso que, para ella, el pilar fundamental por el que uno debe empezar es la eliminación.

Este sistema cuenta con 9 consejos que giran en torno al propio estilo de vida que quiere llevar a cabo cada persona. Es el momento de que te pares a pensar, ¿qué cosas tienes en el armario que realmente uses?

1. Desechar lo que no se usa

Chica guardando ropa en una caja para donar
Getty

Lo primero de todo es estar concienciado de que uno no puede quedarse todo lo que tiene si necesita espacio o quiere cierto orden. Ya que este método de forma general sugiere empezar por la organización de la ropa, puedes deshacerte de prendas viejas o de otra temporada. Además, siempre puedes donarlas para que alguien pueda volver a utilizarlas.

Marie Kondo cree que si algo no te hace feliz o no tiene un significado profundo para ti, puede ser prescindible en tu vida. De esta forma, las únicas cosas con las que te quedarás son aquellas que te aportan algo positivo. Esto puedes aplicarlo tanto a ropa como a cualquier objeto.

2. Organizar los objetos por categoría

Armario ordenado
Getty

Un problema muy presente es el guardar las cosas sin una estructura predefinida. Esto puede suponer que nuestro espacio quede más reducido pero también que a la hora de buscar algo, no lo encuentres. De esta forma, cuando quieras buscar algo, sabrás en qué lugar se encuentra.

Lo mejor es guardar las cosas por categoría y no por lugar, es decir, no mezcles los calcetines con los guantes. Cada objeto tiene su espacio.

3. Empieza por lo más sencillo

Chica organizando la ropa en el suelo
Getty

Una vez sepas qué prendas son las que se quedan contigo, ya solo queda colocarlas en el armario. Lo mejor es comenzar por la ropa que más abulta, después la que más usas y la de vestir, hasta terminar con la ropa interior y los complementos. Encontrar un hueco para estos últimos suele ser lo más difícil.

4. No lo dejes para más tarde

Chica sujetando una pila de ropa
Getty

Muchas veces uno se pone la excusa de que esta cansado o cree que "no es el momento" pero debe ser firme y ponerse manos a la obra lo antes posible. Cuanto antes empieces a recoger, antes terminarás.

Y, por supuesto, no dejes el trabajo a medio hacer. Si ya has empezado a llevar a cabo tu organización, llega hasta el final.

Además, en el método de Marie Kondo no se permite hacer un grupo de prendas dudosas —prendas de las que no sabes si deshacerte o no. Si la hubiera, sería prolongar el trabajo más de lo normal.

Leer más: Quién es Marie Kondo: la gurú del orden que quiere que alcances la felicidad organizando tu casa

5. Agrupar por colores

Ropa por colores
Getty

Uno de los trucos de Marie Kondo para organizar tu armario es guardar la prendas por colores, concretamente de los tonos más claros a los más oscuros o viceversa. De esta forma, los colores más fuertes quedarán a un lado y los más suaves al otro, lo que te permitirá encontrar mejor la ropa que quieras además de darle un gran sentido de orden.

6. Algunos trucos para que todo esté colocado

Ropa en pliegues
Getty

Para esta empresaria hay dos formas de guardar la ropa: con perchas o doblándola en pliegues. Ambas son igual de válidas y todo depende de qué prenda se trate aunque, es cierto, que la más aconsejable es la segunda ya que ofrece un mayor espacio al armario.

Hay ciertas prendas que, por su tamaño o material, no pueden ser dobladas con tanta facilidad. En ese caso no queda otro remedio que recurrir a las perchas. Sin embargo, para camisetas y otros objetos que puedan doblarse de forma sencilla, esta gurú del orden tiene la forma perfecta para hacerlo.

Se trata de doblar en tres pliegues y colocar la ropa de forma vertical en cajas. De esta manera, lo tendrás todo a tu favor: rapidez, prendas sin arrugas y sin riesgo de desordenar el resto del armario cada vez que quieras sacar alguna.

7. Los zapatos también hay que colocarlos

Zapatos organizados en cajas
Getty

Los zapatos pueden suponer una auténtica tortura a la hora de adjudicarles un sitio, abultan mucho y son una prenda esencial del día a día.

Por ello, si no dispones de un lugar específico para poder guardarlos, lo mejor es colocarlos en cajas con identificación. Una etiqueta que indique el contenido te evitará tener que abrir cada caja y te ahorrará lo más importante: tiempo.

8. Aprovechar los espacios

Hombre guardando ropa en la maleta
Getty

Para cada estación, contamos con diferentes prendas y algunas personas las tienen ocupando un espacio innecesario en el armario. Una forma de evitar esto es aprovechar cada espacio libre. Marie Kondo aconseja aprovechar las maletas vacías para guardar ahí todas las prendas que pertenezcan a otra época del año o no se usen. Es una forma de tenerlas a mano y sin reducir nuestro espacio disponible.

Con los bolsos se puede hacer lo mismo. Una manera de ganar sitio es meter los bolsos más pequeños dentro de los más grandes.

9. Evita amontonar la ropa de nuevo

Ropa amontonada
Getty

Es muy fácil recaer en los malos hábitos pero si pones de tu parte no volverás a tener un armario desordenado nunca más. Una forma de evitar caer en el caos es no poner la ropa que te has puesto encima de la silla o en la cama.

Decidir con antelación lo que te vas a poner al día siguiente puede ayudarte a ahorrar tiempo y a no dejar todas las prendas que saques por medio debido a las prisas.

Y además