Pasar al contenido principal

Estas son las herramientas que usan los partidos políticos para crear sus páginas web, diseñar sus memes y gestionar las redes sociales

Santiago Abascal, presidente de Vox
Santiago Abascal, presidente de Vox. Reuters
  • En Business Insider España hemos querido analizar la actividad de cada partido político español en Internet y las redes sociales para ver cuál es su aproximación desde un punto de vista técnico.
  • Todos los partidos políticos emplean entre una y dos decenas de personas en estas lides, usando principalmente las herramientas propias de cada red social para amplificar sus mensajes.
  • Las webs de Podemos y VOX están construidas sobre Wordpress, mientras que el PP opta por Drupal.

Estamos ya inmersos en la espiral electoral que nos llevará, en menos de dos meses, a celebrar comicios para elegir unas nuevas Cortes españolas, los miembros de los parlamentos autonómicos, alcaldes de municipios y representantes ante la UE. Un tiempo convulso y complejo, plagado de mensajes y proclamas en una y otra dirección, en el que cada vez juga un papel más determinante Internet.

Desde los comicios norteamericanos de 2016, los que llevaron al controvertido presidente Donald Trump a la Casa Blanca, todo el mundo es consciente del poder (positivo y, especialmente, negativo) de las redes sociales en el ámbito político. Las ‘fake news’ son consideradas ya parte de nuestro imaginario colectivo. 

Y pobre del partido político que no se muestre avispado en estas lides: la nueva guerra por los votos ya no se libra en los medios de comunicación de masas, sino en mensajes ultrapersonalizados y grupos de difusión clasificados en el universo digital.

Con esto en mente, en Business Insider España hemos querido analizar la actividad de cada partido político español en Internet y las redes sociales. No, no es una enumeración más del número de seguidores de sus perfiles en Twitter e Instagram. 

Lo que veremos son las aplicaciones o herramientas que usa cada partido para gestionar sus redes, el grado de humanización o automatización de su tarea, los motores de contenidos de sus webs…  Es decir, todo aquello que está por detrás de la cortina pero que es indispensable para que los partidos consigan calar entre los ciudadanos del siglo XXI.

Equipos muy amplios

Empecemos por lo primero: las personas. No en vano, cada vez resultan más relevantes dentro de los organigramas de los partidos aquellas personas dedicadas a gestionar la comunidad online y a difundir contenidos o directrices a los seguidores y activistas más fieles de cada sigla.

El grupo más destacado en ese sentido es Unidas Podemos, que dispone de más de 20 personas encargadas de promover la conversación en las redes sociales sobre su programa. Además, la entidad declaró en las últimas elecciones generales contar con un particular ejército de 400 voluntarios para amplificar el alcance de sus mensajes.

A su vez, los socialistas declararon en los últimos comicios nacionales contar con un equipo muy reducido de profesionales especializados en la gestión de sus canales digitales, pero por el contrario los socialistas afirmaron contar con una base de 800 afiliados que ayudan a convertir en ‘Trending Topic’ todas sus iniciativas en este campo.

En el caso del Partido Popular se da la curiosa circunstancia de que, previamente a su nombramiento como presidente de la organización en 2018, Pablo Casado era la persona que lideraba al equipo encargado de gestionar sus redes sociales. Alrededor de una decena de personas componen este equipo, a sumar otros muchos voluntarios que se unen a esta causa durante el período electoral.

Cifras muy similares a las de Ciudadanos, otro de los partidos que ha nacido ya con las redes sociales y las plataformas online como un medio natural de su existencia.

Gestión de los perfiles

La pregunta a renglón seguido es qué usan estas personas para trabajar en el ámbito de la comunicación política digital. Hemos realizado una extensa búsqueda de herramientas, aplicaciones o servicios que empleen los partidos para gestionar sus redes sociales y estas son nuestras conclusiones:

  • PP: Los populares manejan de forma manual la mayoría de sus canales sociales, incluso hasta el punto de que algunos mensajes en redes como Twitter son enviados directamente desde un teléfono móvil (tanto Android como iPhone), lo que demuestra que no pasan un proceso de curación previo por parte de un responsable distinto al autor del mensaje. Además, el PP emplea el servicio Snapy.tv para compartir algunos de sus vídeos y retransmisiones públicas, mientras que a nivel interno emplean Telegram y otras apps de desarrollo propio para comunicarse y promover los contenidos que han de ser viralizados.
  • PSOE/CIUDADANOS: Al igual que en el caso anterior, no hemos detectado ningún comportamiento automatizado en sus perfiles ni el uso de herramientas externas a las propias de cada una de las plataformas digitales. También usan Telegram para difundir los contenidos más relevantes entre sus acólitos.
  • PODEMOS: El único de todos los analizados que opta por el uso de herramientas ajenas a las propias redes sociales para controlar sus mensajes. En concreto, los morados usan habitualmente Tweetdeck para programar y monitorizar algunos de sus tuits, aunque al igual que sus rivales la mayoría de publicaciones se realizan desde la propia web del servicio y su Media Studio.

Todos ellos además confían en la comunidad para la creación de muchos de los contenidos virales más polémicos: los memes. Son los equipos de profesionales los responsables de identificar aquellas bromas o ironías sobre los rivales que están teniendo un mayor éxito para animar a sus grupos de fans a promoverlos en sus perfiles personales. Eso sí, prácticamente todos los partidos coinciden en no difundir estos memes desde las cuentas oficiales de los partidos.

Páginas web cuidadas

Aunque el principal canal de interacción entre los partidos y los ciudadanos son las redes sociales (con especial protagonismo de Facebook, Instagram o Twitter, sin olvidar las cadenas de mensajes que se propagan por grupos de WhatsApp, entre otros), no podemos obviar hablar de la página web de cada una de estas formaciones.

En dichos portales, los partidos exponen no sólo sus principales líneas políticas sino que recogen también datos sobre su transparencia, el desglose de su programa económico o la última información sobre la actividad de los candidatos.

Todos los partidos han cuidado la estética de sus webs, incluso renovándolas de forma más o menos frecuente. Casualmente, como ha sucedido en los casos de PP y PSOE, estas modificaciones de diseño se han producido a raíz de cambios organizativos en sendas entidades, como la salida de Mariano Rajoy o la toma de control de Pedro Sánchez, respectivamente.

En cualquier caso, el Partido Popular ha confiado para construir su web en el gestor de contenidos Drupal, altamente personalizable pero cuyo atractivo ha ido cayendo en los últimos años ante CMS más sencillos como Wordpress. Precisamente ésta es la alternativa utilizada tanto por Podemos como por VOX, demostrando que al menos en términos técnicos los extremos se tocan. Por su parte, los desarrollos de PSOE y Ciudadanos resultan algo más complejos y no hemos podido determinar qué clase de gestor emplean.

Como curiosidad, algunos partidos también ha cambiado de chaqueta en su seno digital: la antigua UPYD comenzó empleando un sistema basado en Joomla para después dar el salto también a Wordpress.
 

Y además