Cómo perder peso comiendo 2 veces al día, según un experto en ayuno intermitente

Comer sin remordimiento.
Getty Images
  • El ayuno intermitente es un plan de alimentación basado en reducir la ingesta de calorías al mínimo en determinadas franjas horarias para bajar de peso.
  • Entre sus beneficios está la pérdida de peso, un nivel de energía estable y la reducción del hambre en general.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cada vez está más de moda una práctica para adelgazar llamada ayuno intermitente, que consiste en un plan de alimentación que establece periodos de tiempo en lo que se puede o no se puede comer.

Max Lowery de 2 Meal Day explica en una entrevista para Medium por qué el ayuno intermitente es una forma fácil y sostenible de mantenerse delgado mientras se mejora la salud cardiovascular y la flexibilidad metabólica.

Cuál es la diferencia entre el ayuno en días alternos y el ayuno intermitente

El británico, que es entrenador personal, cree que el mundo actual nos aleja de nuestros ritmos naturales, afectando nuestra salud física y mental.

Según Lowery, el ayuno intermitente presenta 3 beneficios obvios: la pérdida de peso, un nivel de energía estable y la reducción del hambre en general. La combinación de estas hace que, a menudo, se convierta en una forma de vida en lugar de una dieta de choque.

En su opinión, es una forma más natural de comer, ya que te enseña a hacerlo cuando tienes hambre, en lugar de comer por costumbre, por una serie de diferentes emociones o por aburrimiento.

A estos beneficios añade los no tan evidentes, como una mejor sensibilidad a la insulina, mejor flexibilidad metabólica, función intestinal más saludable, mejor sueño y posibles propiedades antienvejecimiento.

"Los beneficios están en aprender a escuchar a tu cuerpo. Al omitir una comida, esencialmente estás consiguiendo entre 12 y 16 horas de ayuno diario, pero el enfoque está en comer cuando tienes hambre", sostiene. 

Lowery trata de dejar de comer a las 20:00 y rompe el ayuno cuando siente hambre por primera vez, lo cual puede ser a cualquier hora del día siguiente, aunque suele ser entre las 12:00 y las 14:00.

Según explica, al saltarte una comida estás extendiendo tu ayuno nocturno a 12-16 horas, en lugar de las 8-9 horas habituales que la gente tiene cuando está dormida. De esta manera, eliges qué comida quieres dejar. "La mayoría de la gente elige evitar comer a primera hora de la mañana, así que esencialmente, comen el almuerzo y la cena. Un pequeño número de personas eligen comer temprano en el día, almorzar y luego saltarse la cena. Cualquiera de las 2 opciones tiene beneficios... se reduce a la preferencia personal", explica.

"Comer varias veces al día, todo el día, significa que pierdes la capacidad de saber lo que tu cuerpo necesita. La mayoría de las veces, no necesitas comer tan a menudo como crees que lo haces", sostiene.

Lowery aconseja comer hasta que estés lleno, sin restringir la ingesta de calorías, pero cocinando con ingredientes frescos. Además, recomienda hacer al menos 3 entrenamientos semanales.

El británico explica que el ayuno intermitente no ralentiza el metabolismo. "La restricción calórica crónica durante un período de semanas puede ralentizar el metabolismo, por lo que si se restringe la ingesta de calorías además del ayuno intermitente causaría problemas. Sin embargo, si lo haces correctamente y comes hasta que te llenes, esto no sucederá. Uno de los principales beneficios es la mejora de la flexibilidad metabólica, lo que significa que tu metabolismo funciona con más eficiencia", apunta.

Según explica, alguien con una gran flexibilidad metabólica puede quemar carbohidratos cuando los come, y luego en ausencia de alimentos puede cambiar sin esfuerzo a quemar grasa almacenada. Pero cuando se come constantemente, el cuerpo puede perder la capacidad de hacer esto con facilidad. Al incorporar un ayuno diario, estás forzando a tu cuerpo a empezar a utilizar sus reservas de grasa y por lo tanto a mejorar tu flexibilidad metabólica.

Errores más comunes al empezar a ayunar de forma intermitente

Entre los errores más comunes al empezar el ayuno intermitente se encuentran:

  • Pensar que es una píldora mágica para perder peso.
  • Querer ir demasiado rápido y empezar con ayunos muy prolongados.
  • Combinar la restricción calórica y el ayuno intermitente.
  • No prestar atención a otras áreas de tu vida, como el sueño o los niveles de actividad.
  • Centrarse en el reloj, en lugar de escuchar al cuerpo.

Lowery desaconseja esta dieta a las personas que tienen un historial de trastornos alimentarios o con cualquier condición de salud subyacente.

LEER TAMBIÉN: 11 claves para perder peso y adelgazar que, aunque suelen subestimarse, funcionan

LEER TAMBIÉN: 17 errores más comunes y habituales que cometes a la hora de perder peso y adelgazar

LEER TAMBIÉN: Los mejores tipos de té para perder peso, según la ciencia

VER AHORA: Así es como los científicos intentan crear 'telarañas sintéticas' en el laboratorio mientras investigan sus aplicaciones en la medicina moderna