Cómo proteger tu coche de los daños que la sal de la carretera le puede ocasionar

Sal en la carretera

Milan Krasula / Getty Images

  • Es muy recomendable proteger el coche de la sal que se echa en las carreteras para evitar la formación de hielo y de nieve.
  • La Sal que se echa a las carreteras, mezclada con las precipitaciones y en contacto con oxígeno, puede aumentar la velocidad de oxidación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La llegada del invierno puede conllevar algunas averías, y también es normal que en muchas carreteras se aplique sal, ya que esta ayuda a derretir la nieve y el hielo de la carretera y a dificultar su formación, facilitando una conducción más amena y segura para los conductores. Sin embargo, puede ser perjudicial para el medio ambiente debido a que cuando llega a cunetas y arcenes, puede llegar a secar la vegetación a su alrededor. Pero no solo eso, sino que además es algo que puede dañar los vehículos, y debes saber cómo proteger tu coche de la sal de la carretera.

Cuando las partes metálicas de un coche entran en contacto con las precipitaciones y la sal de carretera de manera prolongada se produce una reacción que, en conjunto con el oxígeno, provoca una aceleración de la oxidación de los componentes metálicos del coche, no solo de la carrocería. Y esto puede suponer un peligro, por lo que debes proteger tu coche si sueles conducir por carreteras con sal esparcida en el asfalto.

Por ello, si sueles conducir por este tipo de zonas y quieres proteger el coche de la sal es recomendable que laves el coche cada semana, con una abundante cantidad de agua para que los restos de sal queden eliminados del vehículo. Eso sí, si queda sal incrustada en la carrocería, no debes frotar, sino intentar quitarla suavemente con un paño y agua con jabón para no rayar el coche.

13 consejos para mantener tu coche mientras permanezca aparcado por la pandemia

En este caso, las pistolas a presión para limpiar el coche que hay en las gasolineras son una buena opción. Y, si hace frío, siempre es mejor lavarlo durante el día para evitar que el agua con la que has limpiado llegue a congelarse. Conviene también utilizar materiales de limpieza especiales para el coche.

Mientras conduces, conviene no pasar sobre grandes charcos cuando conduces por una carretera, ya que en estos se ha podido acumular una gran cantidad de sal, que se habrá mezclado con el propio agua del charco, lo que contribuye a la oxidación de tu coche.

También es recomendable vigilar que no queden residuos de nieve en la parte inferior del coche, así como utilizar una funda para proteger el vehículo si este se queda aparcado en la calle durante la noche. También tienes a tu disposición aplicaciones para conocer el estado de la carretera que te ayudarán a conocer las condiciones climáticas de los lugares por los que vas a pasar.

Otros artículos interesantes:

Cómo limpiar los cristales de forma eficaz para no dejar marcas

Euro 7: así es como Europa puede acabar con los coches diésel y gasolina en 2025

Te recomendamos

Y además