4 maneras en las que la guerra entre Rusia y Ucrania tiene más probabilidades de terminar

Una pancarta contra la guerra con los colores de la bandera ucraniana se ve en el distrito berlinés de Kreuzberg.

David Gannon

Tras casi cinco semanas de guerra entre Rusia y Ucrania, aún no se vislumbra un final claro del sangriento conflicto. 

El presidente ruso Vladímir Putin tiene rodeadas algunas ciudades ucranianas y las zonas civiles son bombardeadas a diario, mientras observadores y testigos presenciales acusan a las tropas rusas de crímenes de guerra. Según las estimaciones de Estados Unidos, han muerto más de 7.000 soldados rusos, y la OTAN calcula que hasta 40.000 han muerto, han sido capturados o han desertado.

Según la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, la guerra ha causado en ese tiempo unos 63.000 millones de dólares en daños y ha matado al menos a 1.179 civiles, ya que 3,9 millones han huido de los combates en la migración masiva más rápida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Mientras continúan las hostilidades entre Rusia y Ucrania, los líderes mundiales y civiles de todo el mundo no pueden evitar especular sobre cómo podría resolverse el conflicto. A continuación puedes repasar 4 formas en que la guerra podría acabar, según los expertos que siguen de cerca la invasión. 

Conquista

Se cree que el objetivo final de Putin es una Ucrania derrotada y controlada por Rusia. Con todo lo que ha invertido en esta guerra -miles de soldados, bombas y otras armas- parece poco probable que se conforme con algo menos. Para derrotar a Ucrania, Putin tendría que obligar al presidente ucraniano Volodímir Zelenski y a su gobierno a abandonar el poder.

Algunos expertos dicen que la única manera de que Putin derrote a Ucrania es mediante la destrucción a gran escala, e incluso ese escenario podría estar fuera de su alcance.

Christopher Chivvis, de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, estima que para lograr un gobierno títere, Putin "daría ejemplo" con ciudades como Járkov o Mariúpol, atacándolas militarmente y dejándolas en ruinas, de manera similar a la forma en que Rusia ha tratado Alepo, en Siria, y Grozni, en Chechenia, en los últimos años. 

Ucrania ha destruido casi el 10% de los tanques rusos, lo que hace que los expertos se pregunten: ¿es el principio del fin de los tanques?

Entonces, dice Chivvis, Putin amenazaría con destruir Kiev, la capital de Ucrania. A partir de ahí, el líder podría establecer un gobierno títere. Pero el camino hacia un gobierno títere exitoso se vería muy obstaculizado por los propios ucranianos, que han demostrado que no están dispuestos a rendirse al control ruso. 

Y casi dos tercios de los líderes instalados en gobiernos títeres son asesinados o derrocados violentamente, según The Washington Post, citando una investigación de Alexander B. Downes, profesor de ciencias políticas de la Universidad George Washington, y Lindsey O'Rourke, profesor de ciencias políticas del Boston College.

El ejército ruso continúa su ofensiva contra Mariúpol, que ha dejado la ciudad en ruinas y a los civiles atrapados sin calefacción, comida ni agua. Está perdiendo terreno alrededor de Kiev y aparentemente está tratando de reforzar sus posiciones allí, ya que las autoridades rusas aseguran que están cambiando el enfoque a la región más oriental, según explicó un representante del Departamento de Defensa de EEUU a los periodistas el viernes.

Retirada rusa

En las últimas cinco semanas, Ucrania ha librado una batalla más fuerte contra Rusia de lo que los expertos esperaban. El ejército ruso eclipsa al ucraniano en todos los sentidos, pero ha sido incapaz de superar ninguna de las ciudades más grandes de Ucrania, incluida Kiev.

Una de las formas en que la guerra podría terminar es una retirada rusa. Pero eso es muy poco probable, dicen los expertos.

"En Rusia, a los gobernantes que pierden las guerras les pasan cosas malas", explica a Business Insider Mark Cancian, coronel retirado de la Marina estadounidense y asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

"El último gobernante que perdió la guerra fue depuesto y ejecutado", señala, refiriéndose a Nicolás II, el último zar de Rusia.

Acuerdo de paz

Un acuerdo de paz es una de las formas más probables de que esta guerra tan destructiva llegue a su fin.

Cualquier acuerdo de paz viable entre los dos países se basaría probablemente en la neutralidad ucraniana, es decir, en la promesa de Ucrania de no unirse a grupos de seguridad occidentales como la OTAN.

Putin dice que considera que el intento de Ucrania de entrar en la OTAN es una amenaza para la seguridad rusa. Los negociadores ucranianos han ofrecido su renuncia a entrar a la OTAN en las conversaciones de paz de este martes.

La guerra de Ucrania de Putin amenaza los grandes planes económicos de China

Otro factor importante en un acuerdo de paz sería la soberanía sobre las regiones de Crimea y el Donbás. Al comienzo de la invasión, Putin reconoció oficialmente la independencia de Luhansk y Donetsk, regiones controladas por los separatistas prorrusos. Las fuerzas rusas, por orden de Putin, arrebataron a Ucrania la península de Crimea con su puerto de Sebastopol en el mar Negro en 2014.

Según Cancian, un acuerdo de paz probablemente incluiría la continuación del gobierno de facto de Rusia en el Donbás. "Creo que podrían llegar a algún acuerdo por el que Ucrania no reconozca la pérdida del Donbás, pero los rusos mantengan el statu quo con sus dos regiones autónomas", dice. "En otras palabras, se queda sin resolver".

Al justificar la invasión el 24 de febrero, Putin pidió la desmilitarización y la desnazificación de Ucrania, a pesar de que este país tiene un gobierno democrático dirigido por un político judío elegido. No está claro qué importancia tienen estas posiciones para los líderes rusos.

Conflicto con la OTAN

Hasta ahora, los aliados de la OTAN han intentado apoyar a Ucrania, pero manteniéndose directamente al margen del conflicto.

Estados Unidos y otros miembros de la OTAN han enviado armas, municiones, suministros médicos y otros equipos militares a Ucrania, pero han dicho que no enviarán tropas. También han impuesto fuertes sanciones a Rusia, dirigidas a bancos y élites. 

Si la OTAN se involucrara directamente en el conflicto, la posibilidad de una destrucción generalizada más allá de Ucrania -e incluso una guerra nuclear- sería más probable.

El jueves, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que la OTAN respondería directamente al conflicto si las fuerzas de Putin empleaban armas químicas. El alcance de dicha implicación no estaba claro, ya que Biden dijo que la naturaleza de la respuesta de la OTAN dependería de cómo se utilizaran las armas químicas.

Solo una vez se han enfrentado directamente dos bandos con armas nucleares. Ese conflicto fue entre India y Pakistán en 1999 y no pasó de ser una guerra convencional. La Guerra Fría entre Occidente y la URSS, por ejemplo, se libró en gran medida a través de fuerzas indirectas respaldadas por las superpotencias. Estados Unidos analizó en 2017 si una guerra caliente entre combatientes nucleares llegaría a ser nuclear, informó entonces Defense One.

"Es claramente un lugar al que no queremos ir", dice un general que dirigió las maniobras de guerra.

Otros artículos interesantes:

La invasión de Ucrania pone en alerta al comercio mundial: Europa, Estados Unidos, Rusia y China, ¿quién depende más de quién?

Rusia estaría dispuesta a retirar su exigencia de "desnazificación" de Ucrania de su lista de condiciones de alto el fuego

Rusia afirma que reducirá la actividad militar en Kiev y Ucrania ofrece su renuncia a entrar en la OTAN a cambio de que 4 países garanticen su seguridad

Te recomendamos