10 medidas para que Europa dependa menos del gas natural de Rusia

Vladímir Putin, presidente de Rusia.
Vladímir Putin, presidente de Rusia.

Reuters

La Agencia Internacional de la Energía (IEA por sus siglas en inglés) ha elaborado un informe con 10 acciones para que Europa pueda reducir su enorme dependencia del gas natural de Rusia

Un asunto que se pone ahora sobre la mesa, por el riesgo de que Rusia deje de exportar gas como respuesta a las sanciones recibidas tras su invasión de Ucrania, pero que viene de muy atrás. 

En 2021, recuerdan desde la IEA, la Unión Europea (UE) importó un promedio de más de 380 millones de metros cúbicos por día de gas, y alrededor de 140.000 millones de metros cúbicos para el conjunto del año

Además, se entregaron alrededor de 15.000 millones de metros cúbicos en forma de gas natural licuado (GNL). 

El total de 155.000 millones importados de Rusia representó alrededor del 45% de las importaciones de gas de la UE en 2021 y casi el 40 % de su consumo total de gas.

La dependencia de España es menor a la de la media europea, ya que únicamente un 10,43% de todo el gas que importa tiene este origen. Los mayores proveedores son Argelia (29,05%), Estados Unidos (15,87%) y Nigeria (12,09%).

Este decálogo de propuestas que ha elaborado la IAE, aseguran que podría dar como resultado que la demanda anual de gas ruso por parte de la UE se redujera en más de 50.000 millones de metros cúbicos dentro de un año.

El análisis propone una serie de acciones inmediatas que podrían tomarse para reducir la dependencia del gas ruso, al tiempo que mejora la resiliencia a corto plazo de la red de gas de la UE y minimiza las dificultades para los consumidores vulnerables.

Además, subrayan, el Plan es consistente con las ambiciones climáticas de la UE y el Acuerdo Verde Europeo. Y también apunta hacia los resultados alcanzados en la Hoja de Ruta de Emisiones Netas Cero para 2050 de la IAE, en la que la UE elimina por completo la necesidad de importar gas ruso antes de 2030.

1. No hacer nuevos contratos de gas con Rusia

Sede de Gazprom en Moscú.

Los contratos de importación de gas con Gazprom, que suponen más de 15.000 millones de metros cúbicos por año, expirarán a fines de 2022. Equivalen a alrededor del 12% del suministro de gas de la empresa a la UE.

Esto, anotan en el informe, proporciona a la UE una clara ventana de oportunidad a corto plazo para diversificar significativamente sus suministros y contratos de gas hacia otras fuentes, aprovechando las opciones de importación proporcionadas por su gran infraestructura de gasoductos y GNL.

2. Reemplazar los suministros rusos con gas de fuentes alternativas

Plataforma de gas en Noruega.

El análisis realizado por la IAE estima que la producción dentro de la UE y las importaciones de tuberías fuera de Rusia (incluso de Azerbaiyán y Noruega) podrían aumentar durante el próximo año hasta en 10.000 millones de metros cúbicos a partir de 2021. Esto se basa en los supuestos de una mayor utilización de la capacidad de importación, un programa de mantenimiento de verano menos pesado y las cuotas/límites de producción que se revisan al alza.

La UE tiene un mayor potencial a corto plazo para aumentar sus importaciones de GNL, considerando su amplio acceso a capacidad de regasificación adicional. El comercio de GNL es intrínsecamente flexible, por lo que las variables cruciales a corto plazo son la disponibilidad de cargamentos adicionales, especialmente aquellos que tienen cierto margen de maniobra contractual sobre el destino y competencia por este suministro con otros importadores, especialmente en Asia.

3. Introducir obligaciones mínimas de almacenamiento de gas para mejorar la resiliencia del mercado

Infraestructura de almacenamiento de gas en Ucrania.

El almacenamiento de gas juega un papel clave para satisfacer las fluctuaciones estacionales de la demanda y proporcionar un seguro contra eventos inesperados, como aumentos en la demanda o escasez de suministro, que causan aumentos en los precios. El valor de la seguridad que brinda el almacenamiento de gas es aún mayor en un momento de tensiones geopolíticas.

Los ajustados diferenciales de precios estacionales actuales en los mercados de gas europeos no brindan un incentivo suficiente para las inyecciones de almacenamiento antes de la temporada de calefacción 2022-23, como lo demuestran los resultados de las recientes subastas de capacidad de almacenamiento de gas en la UE. 

Los 10 países con mayores reservas de gas natural del mundo en 2022

Un enfoque armonizado de las obligaciones mínimas de almacenamiento para los operadores comerciales en el mercado único del gas de la UE, junto con sólidos mecanismos de asignación de capacidad basados

en el mercado, garantizaría el uso óptimo de toda la capacidad de almacenamiento disponible en la UE.

Los cálculos de la IAE apuntan a que se necesitan niveles de llenado de al menos el 90% de la capacidad de almacenamiento operativa antes del 1 de octubre de 2022 para proporcionar un colchón adecuado para el mercado europeo del gas durante la temporada de calefacción. 

Dados los niveles de almacenamiento agotados en la actualidad, la inyección de gas en 2022 debe ser alrededor de 18.000 millones de metros cúbicos más alta que en 2021.

4. Acelerar el despliegue de nuevos proyectos eólicos y solares

Una casa con placas solares.

En 2022, ya se espera que las adiciones récord de capacidad de energía solar fotovoltaica y eólica y el regreso a las condiciones climáticas promedio aumenten la producción de la UE a partir de estas fuentes renovables en más de 100 teravatios-hora (TWh), un aumento de más del 15% en comparación con 2021.

Un esfuerzo político para acelerar más adiciones de capacidad renovable podría generar otros 20 TWh durante el próximo año. 

La mayor parte de esto serían proyectos eólicos y solares fotovoltaicos a escala de servicios públicos para los cuales las fechas de finalización podrían adelantarse al abordar los retrasos con los permisos. 

Esto incluye aclarar y simplificar las responsabilidades entre varios organismos de permisos, desarrollar la capacidad administrativa, establecer plazos claros para el proceso de permisos y digitalizar las solicitudes.

5. Maximizar la generación a partir de las fuentes gestionables de bajas emisiones existentes: bioenergía y nuclear

Central de Fukushima (Japón).

La energía nuclear es la fuente más grande de electricidad de bajas emisiones en la UE, pero varios reactores se desconectaron para mantenimiento y controles de seguridad en 2021. 

Activar de nuevo estos reactores, junto con el inicio de operaciones comerciales para el reactor terminado en Finlandia, puede conducir a un aumento de la generación de energía nuclear en la UE de hasta 20 TWh en 2022.

La energía nuclear es demasiado lenta y poco eficiente para luchar contra el cambio climático, según un informe

Sin embargo, una nueva ronda de cierres de reactores haría mella en esta recuperación de la producción: está previsto que cuatro reactores nucleares se apaguen a fines de 2022 y otro en 2023.

Un retraso temporal de estos cierres, llevado a cabo de manera que garantice la operación segura de las de las plantas, podría reducir la demanda de gas de la UE en casi 1.000 millones de metros cúbicos por mes.

6. Tomar medidas a corto plazo para proteger a los consumidores vulnerables de electricidad de los altos precios

Una mujer toca la calefacción.

Con el diseño del mercado actual, los altos precios del gas en la UE se traducen en altos precios de la electricidad al por mayor, de manera que pueden generar ganancias extraordinarias para las empresas. 

La IAE estima que el gasto de los estados miembros de la UE para amortiguar el impacto de la crisis del precio de la energía en los consumidores vulnerables ya asciende a un compromiso de alrededor de 55.000 millones de euros.

Los aumentos en los costos de la electricidad son inevitables hasta cierto punto cuando los precios del gas (y del CO2) son altos. Pero los mercados mayoristas actuales crean el potencial de ganancias para muchos generadores de electricidad y sus empresas matrices que superan con creces los costos relacionados con las operaciones o la recuperación de capital. Las condiciones actuales del mercado podrían dar lugar a un exceso de beneficios de hasta 200.000 millones euros en la UE para el gas, el carbón, la energía nuclear, la hidroeléctrica y otras energías renovables en 2022.

Se podrían considerar medidas fiscales temporales para aumentar las tasas sobre las ganancias extraordinarias de las empresas eléctricas. Estos ingresos fiscales luego deben redistribuirse a los consumidores de electricidad para compensar parcialmente las facturas de energía más altas. Ya se han adoptado medidas para gravar las ganancias extraordinarias en Italia y Rumanía en 2022.

7. Agilizar la sustitución de calderas de gas por bombas de calor

El sótano de la calefacción.

Las bombas de calor ofrecen una forma muy eficiente y rentable de calentar los hogares, reemplazando las calderas que usan gas u otros combustibles fósiles. Acelerar el despliegue previsto duplicando las tasas actuales de instalación de bombas de calor en la UE ahorraría 2.000 millones de metros cúbicos adicionales en el uso de gas durante el primer año, lo que requeriría una inversión adicional total de 15.000 millones de euros.

Junto con los marcos de políticas existentes, el apoyo específico a la inversión puede impulsar la ampliación de las instalaciones de bombas de calor. Idealmente, esto se combina mejor con mejoras de los hogares para maximizar las ganancias de eficiencia energética y reducir los costos generales.

8. Acelerar las mejoras de eficiencia energética en edificios e industria

El salón de una casa.

La eficiencia energética es un instrumento poderoso para asegurar las transiciones de energía limpia, pero a menudo lleva tiempo obtener resultados importantes. 

En la actualidad, solo alrededor del 1% del parque inmobiliario de la UE se renueva cada año. Una extensión rápida a un 0,7% adicional, dirigida a los hogares y edificios no residenciales menos eficientes, sería posible mediante mejoras estandarizadas, principalmente a través de un mejor aislamiento. 

La pintura solar podría cubrir alas de aviones, techos de coches o muebles de jardín: estos son los avances en esta tecnología fotovoltaica

Esto ahorraría más de 1.000 millones de metros cúbicos de uso de gas en el espacio de un año y también traería beneficios para el empleo, aunque requeriría esfuerzos paralelos para mejorar las cadenas de suministro de materiales y el desarrollo de la fuerza laboral.

Este impulso a la tasa a corto plazo de modernización de edificios y el despliegue de bombas de calor acelera los cambios que forman parte de los marcos de políticas de la UE. 

Para 2030, se prevé que la Directiva de Eficiencia Energética de la Unión Europea y la Directiva de Rendimiento Energético de los Edificios, dentro del marco Fit for 55, reduzcan la demanda de gas en los edificios en 45.000 millones de metros cúbicos por año en comparación con la actualidad.

9. Fomentar un ajuste temporal del termostato por parte de los consumidores

Control de casa inteligente.

Muchos ciudadanos europeos ya han respondido a la invasión rusa de Ucrania de varias formas, a través de donaciones o, en algunos casos, ayudando directamente a los refugiados de Ucrania. Ajustar los controles de calefacción en los edificios con calefacción de gas de Europa sería otra vía para la acción temporal, ahorrando cantidades considerables de energía.

La temperatura media para la calefacción de los edificios en toda la UE en la actualidad es superior a 22°C. Ajustar el termostato para la calefacción de los edificios generaría ahorros de energía anuales inmediatos de alrededor de 10.000 millones de metros cúbicos por cada grado de reducción, al mismo tiempo que reduciría las facturas de energía.

10. Intensificar los esfuerzos para diversificar y descarbonizar las fuentes de flexibilidad del sistema eléctrico

Una central eléctrica.

Un desafío político clave para la UE en los próximos años es ampliar las formas alternativas de flexibilidad para el sistema eléctrico, en particular la flexibilidad estacional, pero también el cambio de demanda y la reducción de picos. 

Por el momento, el gas es la principal fuente de dicha flexibilidad y, como tal, los vínculos entre la seguridad del gas y la electricidad se profundizarán en los próximos años, incluso cuando la demanda general de gas de la UE disminuya.

Por lo tanto, los gobiernos deben redoblar los esfuerzos para desarrollar y desplegar formas viables, sostenibles y rentables de gestionar las necesidades de flexibilidad de los sistemas eléctricos de la UE. 

Se requerirá una cartera de opciones, incluidas redes mejoradas, eficiencia energética, mayor electrificación y respuesta del lado de la demanda, generación despachable de bajas emisiones y varias tecnologías de almacenamiento de energía a gran escala y a largo plazo junto con fuentes de flexibilidad a corto plazo, como las baterías.

En conclusión, desde la IAE afirman que reducir la dependencia del gas ruso no será sencillo, ya que requerirá un esfuerzo político concertado y sostenido en múltiples sectores, junto con un sólido diálogo internacional sobre los mercados energéticos y la seguridad. 

Existen múltiples vínculos entre las opciones políticas de Europa y los equilibrios más amplios del mercado mundial. Será fundamental fortalecer la cooperación internacional con gasoductos alternativos y exportadores de GNL, y con otros importantes importadores y consumidores de gas. La comunicación clara entre los gobiernos, la industria y los consumidores también es un elemento esencial para una implementación exitosa.

Otros artículos interesantes:

El caos energético en Rusia provoca la mayor sacudida del mercado en décadas

El precio de la gasolina roza ya los dos euros el litro: llenar el depósito puede costarte más de 90 euros

El precio del petróleo se dispara a su precio más alto desde 2008

Te recomendamos