Cómo pueden las startups seguir los pasos de Patagonia, según 8 inversores de capital riesgo

Hasan Chowdhury,
Tasmin Lockwood,
Riddhi Kanetkar
| Traducido por: 
El fundador de Patagonia, Yvon Chouinard, explica que su compañía,valorada en 3.000 millones de dólares, se entregaría a una nueva sociedad que convertiría al planeta en su único accionista.
El fundador de Patagonia, Yvon Chouinard, explica que su compañía,valorada en 3.000 millones de dólares, se entregaría a una nueva sociedad que convertiría al planeta en su único accionista.

Getty Images

El miércoles, Yvon Chouinard, fundador de Patagonia estableció un nuevo estándar para los negocios sostenibles.

A sus 83 años, el fundador del minorista de ropa para exteriores, valorada en 3.000 millones de dólares, ha creado una nueva estructura societaria que convierte al planeta en su único accionista con la firme intención de salvarlo.

"En lugar de extraer valor de la naturaleza y transformarlo en riqueza para los inversores, utilizaremos la riqueza que crea la Patagonia para proteger la fuente de toda riqueza", ha señalado su fundador en un comunicado. 

De esta forma, la familia Chouinard, fundadora del grupo, ha traspasado toda propiedad a 2 nuevas entidades: Patagonia Purpose Trust y Holdfast Collective. Cada dólar que no se reinvierta en Patagonia se repartirá como dividendos para proteger el planeta.

 

La decisión de renunciar a la empresa también ha protegido a Chouinard de una factura fiscal que podría haber alcanzado los 700 millones de dólares, según Bloomberg.

La decisión de Chouinard de donar la empresa, sin duda, inspirará a toda una generación de empresarios. Sin embargo, seguir sus pasos no será sencillo para la mayoría.

Business Insider ha hablado con 8 inversores para averiguar por qué las nuevas empresas respaldadas por capital de riesgo tendrían dificultades para replicar el modelo de Patagonia y qué podrían hacer en su lugar.

Territorio incómodo para los capitalistas de riesgo

La decisión de Patagonia fue inspiradora y está en línea "con el espíritu de lo que representa la marca", según Frederic Court de Felix Capital. Sin embargo, añade que el movimiento desafía el modelo actual de capital de riesgo y probablemente sería un fracaso para el resto de empresas.

Como inversores que respaldan a los fundadores con el dinero de otras personas, la principal responsabilidad de los capitalistas de riesgo es generar rendimientos para aquellos agentes que impulsan sus apuestas iniciales.

El socio fundador de Kiko Ventures, Arne Morteani, señaló que los inversores inevitablemente se preguntarán dónde estará la salida. "Conozco casos en el pasado en los que los inversores se retiraron de acuerdos porque los fundadores estaban explorando algo similar", dijo.

Danijel Višević, socio fundador del Fondo Mundial respaldado por Ecosia, va más allá: "No tiene sentido para todas las empresas, incluso diría que para la mayoría de las empresas".

Los capitalistas de riesgo pueden optar por alternativas

A pesar de las limitaciones propias del modelo, los inversores sí ven alternativas.

Morteani señala ejemplos europeos como Bosch, que entregó el 95% de la empresa a la Fundación Robert Bosch, y el motor de búsqueda de plantación de árboles Ecosia, una empresa de propiedad responsable en 2018.

Desde que se fundó Ecosia en 2009, su creador, Christian Kroll, se comprometió a nunca vender la empresa ni obtener ganancias de ella. La compañía contó con la inversión de Tim Schumacher de World Fund, quien acordó con Kroll convertirla en una organización sin fines de lucro.

Para Nazo Moosa, socio gerente del fondo de crecimiento europeo de Energy Impact Partners (EIP), los empresarios pueden considerar más cambios estructurales para virar los fondos hacia causas respetuosas con el clima.

"Se puede tratar de una distribución equitativa de opciones, incluso de asegurarse de que haya ciertas acciones reservadas para ciertas causas en aras del medioambiente, en este caso", señala.

Otros, como Suzanne Ashman de LocalGlobe, sugieren la ruta de Patagonia como una opción viable para las nuevas empresas.

"Para las empresas rentables que son propiedad de los fundadores, como Patagonia, la reestructuración a una organización sin fines de lucro es una opción", sostiene. "Para otras nuevas empresas es probable que convertirse en una BCorp o trabajar con VC alineados con esta misión sea un buen enfoque".

William McQuillan, el socio de Frontline, apunta que el cambio se puede implementarse desde una perspectiva diferente: "Lo que hizo Patagonia es difícil de emular para muchos capitalistas de riesgo, pero hay otras alternativas".

Los capitalistas de riesgo, explica, tienen la opción de recaudar fondos de organizaciones benéficas para obtener un notable rendimiento financiero por la misma causa e impulsada por el mismo propósito.

Recaudar dinero en efectivo y convertirse en una organización sin fines de lucro es factible, pero debe hacerse temprano

Para los emprendedores con la intención de convertirse eventualmente en organizaciones sin fines de lucro, existe un enfoque híbrido, según Kroll de Ecosia, ahora socio de riesgo en World Fund.

En este punto, el socio señala casos en los que los inversores habían puesto efectivo, generado un rendimiento y después haber vuelto el control al fundador, quien, después, puede convertirlo en una empresa de propiedad responsable.

"La diferencia con ese tipo de inversiones es que primero tienes que acordar en qué términos te van a comprar tu inversión inicial", explica.

Esto significa que los fundadores deben estar activos en una etapa temprana para decidir qué hacer con su negocio.

"Si quieres decidir eso más tarde, en realidad no es posible porque básicamente invitaste a los inversores con la premisa de que les harías ganar mucho más dinero que la inversión inicial", sostiene Kroll.

Tong Gu, socio fundador de PactVC, también puso el foco en la importancia de que las nuevas empresas tracen una trayectoria con un propósito durante las primeras etapas de sus operaciones.

"Creemos que es necesario implementar sistemas de valores sólidos desde una etapa temprana del viaje de una empresa y no como una ocurrencia tardía", sentencia.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: BI PRIMETrending, Moda, Medio Ambiente