Pasar al contenido principal

Cómo puede la tecnología de rastreo de contactos ayudar a vigilar y controlar la propagación del COVID-19

  • El rastreo de contactos se ha convertido en una medida muy importante  para distintos países del mundo a la hora de rastrear y contener la propagación del COVID-19.
  • El rastreo y el intercambio de datos de localización podría ser una forma de utilizar la tecnología para ayudar a rastrear la propagación del coronavirus.
  • Esta presión por obtener más datos ha conducido a debates más amplios sobre las leyes que protegen la privacidad y los datos de los usuarios.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: a medida que el COVID-19 continúa extendiéndose por todo el mundo, una medida en particular llamada rastreo de contactos ha resultado ser muy efectiva en Taiwán, Singapur o Islandia. Pero tiene sus desventajas. El rastreo de contactos requiere que todos compartamos datos con el gobierno y con las empresas, información que algunas personas prefieren tener en privado. La pregunta es... ¿Cuánta privacidad sacrificarías para salvar vidas?

Las especificaciones del rastreo de contactos varían según el país, pero lo más básico se mantiene. Primer paso: identificar y aislar los casos confirmados de COVID-19-. Paso dos: rastrear sus movimientos y contactos con otros y viceversa, encontrando personas que podrían estar en riesgo sin saberlos. Paso tres: poner en cuarentena y rastrear los movimientos de los casos confirmados mientras avanzan.

Syra Madad: es un proceso muy largo que requiere distintos pasos, pero al final de lo que se trata es de romper esa cadena de transmisión, para que no se produzcan nuevos brotes, si se dan nuevos brotes o nuevos casos de la propia enfermedad.

Narrador: en vez de pasar tiempo tratando nuevos casos, el rastreo de contactos permite a los funcionarios detener la propagación de virus de manera preventiva. Así es como los países que han implementado el rastreo de contactos han podido aplanar la curva. No requiere mucha mano de obra. También requiere una cantidad monumental de datos, que es donde la privacidad entra en juego. 

Para que el rastreo de contactos sea verdaderamente efectivo, es importante tener registros verificables del paradero de las personas y del contacto con otras personas. Algunos países han desarrollado aplicaciones que rastrean la señal GPS de tu teléfono móvil, manteniendo así un registro de cada lugar en el que has estado. Para muchos, esto podría parecer el comienzo de una película de terror distópica: el gobierno rastrea cada uno de tus movimientos y conoce a todas las personas con las que hablas. Por otro lado, la pandemia del COVID-19 parece sacada directamente de una película de terror en sí misma, y los resultados del rastreo de contactos hablan por sí mismos.

Leer más: Cuánto tiempo puede tardar una persona recuperarse de coronavirus

Tomemos como ejemplo Singapur. El número de casos confirmados en el país bajo en comparación a otros países, a pesar de estar relativamente cerca de China, el país donde los expertos creen que se originó el virus. Singapur fue agresivo al adoptar el rastreo de contactos. El país utilizó el servicio nacional de salud, detectives policiales y una aplicación de rastreo de contactos para rastrear la propagación del virus. Su programa de rastreo de contactos fue tan efectivo que cerca del 40% de las personas en la primera ola de casos confirmados de COVID-19 en el país descubrieron que habían estado expuestos al virus cuando recibieron una llamada telefónica del Ministerio de Salud de Singapur. La llamada les informaba de cuándo, dónde y cómo entraron en contacto con el virus y les pedía que se sometieran a las pruebas y se aislaran.

Mientras tanto, en Estados Unidos, las autoridades gubernamentales aún no han utilizado agresivamente el rastreo de contacto como táctica para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19, a pesar de ahora hay más casos confirmados en Estados Unidos que en cualquier otro país del mundo. Vimos esto en Nueva York, donde el primer caso confirmado del nuevo coronavirus fue diagnosticado el 1 de marzo. Justo una semana antes, la mujer que dio positivo había regresado a Nueva York desde Doha, Qatar, aterrizando en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy. Los funcionarios públicos prometieron rastrear a todas las personas que habían estado a bordo de su vuelo para identificar otros posibles casos. Pero según el New York Times, eso nunca ocurrió. 

La falta de pruebas disponibles y la densidad de población única en Nueva York también contribuyó a la rápida propagación del virus en la ciudad y el estado, donde se han reportado más de 240.000 casos. Y si bien Nueva York se dedicó en cierta medida a la localización de contactos, no fue ni de lejos tan severa como en los países en los que la práctica ha sido muy eficaz.

Madad: China, por ejemplo, puso en marcha una enorme mano de obra y fueron capaz de hacer decenas de miles de rastreos de contactos cada día. No tenemos esa infraestructura en Estados Unidos todavía. Otra cosa que hay que señalar es que solo lo hacían en una zona muy pequeña de China. Tendríamos que hacerlo en todo el territorio de los Estados Unidos porque tenemos puntos calientes por todo el país. 

Narrador: en Nueva York, donde la población es de más de 8,3 millones de personas, se desplegaron 50 científicos de enfermedades para rastrear la propagación del virus en los primeros días del brote. Eso es solo un inspector por cada 166.000 personas. Wuhan, China, Donde se cree que se originó la crisis, tiene una población ligeramente mayor. Allí, se desplegaron más de 9.000 detectives de la enfermedad para rastrear los casos conocidos. Sin embargo, esta disparidad no es exclusiva de Nueva York. En Estados Unidos, solo unos 3.600 detectives de enfermedades han sido entrenados por el programa del Servicio de Inteligencia de Epidemias desde 1952. Eso es para una población de más de 329 millones de personas. 

Leer más: 5 síntomas poco frecuentes del coronavirus a los que deberías prestar atención

Aunque el rastreo manual de contactos es importante, los datos ayudan. Singapur ha lanzado una aplicación que no solo rastrea la ubicación de los usuarios, sino que también utiliza el Bluetooth para registrar la proximidad a otras personas que usan la aplicación. Y aunque el rastreo manual de contactos puede no ser tan fiable en Estados Unidos, la recolección de datos sí lo es. Los movimientos de los ciudadanos están plenamente disponibles gracias a empresas de Silicon Valley, grandes y pequeñas. Entidades menos conocidas como Cuebiq y Unacast ya proporcionan datos de rastreo al público.  Y mientras Unacast recoge tus datos a través de su aplicación de seguimiento, Cuebiq dice que solo se basa en “los datos de los participantes de Cuebiq” para crear su mapa interactivo. De modo que, con la tecnología y los datos para el rastreo de contactos tan fácilmente disponibles, la pregunta sigue siendo, ¿por qué Estados Unidos fue tan lento a la hora de adoptar el rastreo de contactos a una escala más amplia?

La respuesta puede ser nuestro propio derecho a la privacidad y lo mucho que la valoramos. Las opiniones de los americanos sobre el intercambio de sus datos privados están bien documentadas. Las escuchas telefónicas a ciudadanos norteamericanos fue un tema político muy candente en un pasado no muy lejano. Y, más recientemente, las grandes corporaciones que nos extraen datos han llegado a la vanguardia de la conciencia nacional. Esas actitudes podrían cambiar a medida que la crisis del COVID-19 continúe.

Madad: por lo tanto, para llegar a una era post-enfermedad por coronavirus en la que seamos capaces de levantar algunas de estas restricciones de distanciamiento social y, ya sabes, a todos los efectos, reanudar lo que eran nuestras vidas normales antes, tenemos que asegurarnos de que somos capaces de aplicar un riguroso seguimiento de los contactos para poder aislar a los individuos y poner en cuarentena a los que puedan tener la propia enfermedad.

Narrador: aunque una reciente encuesta demostró que la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo en que medidas como el cierre de escuelas y de negocios son necesarias para combatir el coronavirus, también comparten el deseo de volver a las actividades cotidianas o a lo más cercano a la normalidad tan pronto como sea posible y tan seguro como sea posible. Al mismo tiempo, los expertos en salud predicen que una segunda ola del virus nos golpeará en algún momento del 2020 o 2021. Ofrecer nuestra información sobre nuestra ubicación podría ser la mejor manera de atravesar eso.

Madad: salvaguardar la privacidad es algo que va a ser un gran obstáculo. Pero, al mismo tiempo, creo que vivimos en una sociedad muy conocedora de la tecnología donde deberíamos ser capaces de, con algunas salvedades, poder trabajar en torno a eso. Creo que podemos tener esto como algo voluntario. Ser capaz de consentirlo, en cierto modo, en hacerles saber esto es obviamente lo que es genial no solo para ellos, sino para la comunidad en general si queremos reanudar nuestra vida normal de nuevo, y parece que esto es algo que hay que hacer. 

Narrador: el mundo de la tecnología ya ha empezado a recoger públicamente estos datos. El programa Data for Good de Facebook ha creado mapas de datos que muestran la distribución de las personas que reportan síntomas de COVID, la densidad de las poblaciones en riesgo, las áreas que están socialmente conectadas a los puntos de calor actuales, y más. Apple y Google han anunciado planes para proyecto conjunto para crear una aplicación de rastreo de contactos que sería compatible con los teléfonos de Apple y Android. Pero con este movimiento para que el gobierno tenga más acceso a los datos de rastreo de localización también viene otro esfuerzo para una mayor protección del usuario. Hasta ahora, no hay leyes federales sobre la privacidad en Estados Unidos. Solo hay a nivel estatal. 

En 2018 se promulgó la Ley de Privacidad del Consumidor de California, que otorga a los usuarios de California el derecho legal a saber qué datos se recogen, el derecho a eliminar la información personal en poder de las empresas y el derecho a optar por no vender información personal. Otros estados han seguido el ejemplo de California. Nevada aprobó una legislación similar, y Nueva York, Texas y Washington también han propuesto una legislación similar a la Ley de Privacidad de California. En otros estados, los derechos a la privacidad de los datos no son tan claros o fuertes. Así que en el caso de Estados Unidos, lo que sí sabemos es que ya se están recogiendo grandes cantidades de datos, incluyendo el seguimiento de la ubicación. Las preguntas se convierten en qué haremos cómo país con esos datos para frenar la crisis del COVID-19, si el público está dispuesto a divulgarlos, y cómo protegeremos esos datos en el futuro.

Y además