Cómo superar el impacto psicológico del COVID-19 cuando termine la pandemia: 3 vías que ayudan al cerebro a recuperarse

¿Cómo superar el impacto psicológico del COVID-19 cuando termine la pandemia? 3 vías que ayudan al cerebro a recuperarse

David W Cerny/Reuters

  • La pandemia del coronavirus también ha impactado con fuerza en la salud mental de millones de personas, con secuelas en la memoria, la atención y el estrés, entre otras.
  • La nota optimista es que la pandemia también ha supuesto cambios positivos en el cerebro humano, y que, una vez terminada, este debería volver a la normalidad.
  • La interacción social, el ejercicio, la terapia y la medicación pueden contribuir a superar el impacto psicológico del coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La salud mental de millones de personas también se ha visto afectada por la pandemia del COVID-19 a lo largo del último año y medio. 

Trastornos de la atención, pérdida de memoria, delirios y estrés han sido algunas de las secuelas psicológicas que ha generado el coronavirus, sumado a las muertes, enfermedades físicas e impacto económico y de otro tipo.

En muchos casos, las infecciones por coronavirus han alterado el entramado neuronal del cerebro de la persona, que ha visto cómo experiencias como el estrés han impedido o reducido las relaciones neuronales o sinapsis, lo que influye en aspectos como la memoria y el aprendizaje.

Estas reducciones son provocadas por la liberación de hormonas llamadas glucocorticoides, soltadas para responder a un factor estresante, pero que, a largo plazo y en cantidades elevadas (estrés crónico), puede generar cambios que provoquen depresión, ansiedad, olvido y falta de atención.

"Los científicos no han podido estudiar directamente este tipo de cambios físicos en el cerebro durante la pandemia, pero pueden hacer inferencias a partir de las numerosas encuestas de salud mental realizadas durante los últimos 18 meses y lo que saben sobre el estrés y el cerebro a partir de investigaciones anteriores", informa Post Magazine (SCMP).

Diversos estudios e investigaciones han apuntado a las consecuencias neurológicas generadas por el coronavirus en algunas personas, desde la conocida como niebla mental hasta señalar "déficits cognitivos persistentes" y significativos.

Hay, sin embargo, 2 puertas abiertas al optimismo. Por un lado, la pandemia también ha supuesto cambios positivos en el cerebro: "El pequeño resquicio de esperanza es desde el punto de vista de la plasticidad cerebral, porque hemos desafiado a nuestros cerebros a hacer cosas nuevas y a encontrar nuevas formas de hacer las cosas", analiza el neurocientífico David Eagleman 

"Si no hubiéramos vivido el 2020, seguiríamos teniendo un viejo modelo interno del mundo, y no habríamos empujado a nuestros cerebros a hacer los cambios que ya han hecho", añade el autor de Livewired: La historia interna del cerebro en constante cambio (2020).

Por otro, se sabe que una vez que el factor estresante desaparece, el cerebro debería recuperar su plasticidad, es decir, su capacidad de seguir aprendiendo y estableciendo conexiones.

"En muchos casos, los cambios que se producen con el estrés crónico en realidad se reducen con el tiempo. A nivel del cerebro, se puede ver una reversión de muchos de estos efectos negativos", explica James Herman, profesor de psiquiatría y neurociencia del comportamiento en la Universidad de Cincinnati (Ohio, EE. UU.), a SCMP.

Por tanto, la vuelta a la normalidad prepandémica debería suponer también el retorno del cerebro a su estado y actividad normal, incluida la recuperación de las conexiones o sinapsis que se hayan podido perder. 

Para ello, según informa el medio, hay 3 vías principales de superar el impacto psicológico de la pandemia del coronavirus:

Interacción social

¿Cómo superar el impacto psicológico del COVID-19 cuando termine la pandemia? 3 vías que ayudan al cerebro a recuperarse

Jon Nazca, Mariano Valladolid/Reuters

En contraste con la soledad, que durante la pandemia ha contribuido a mayores tasas de depresión y ansiedad, la interacción social es beneficiosa para el cerebro y sus conexiones neuronales.

"Tu cerebro va a reaccionar al entorno que le presentas, así que si estás en un entorno privado y no enriquecido porque has estado atrapado en casa solo, eso probablemente causará algunas disminuciones en las vías que están disponibles", declara a SCMP Rebecca Price, profesora asociada de psicología y psiquiatría en la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania, EE. UU.).

"Si te creas un entorno más enriquecido en el que tengas más aportaciones, interacciones y estímulos posibles, entonces [tu cerebro] responderá a eso", añade. 

Es parte de lo que se conoce como activación conductual, que en términos simples implica salir y hacer cosas, incluso aunque al principio no te apetezca mucho, para ir generando esa rutina y esas activaciones neuronales.

Ejercicio

¿Cómo superar el impacto psicológico del COVID-19 cuando termine la pandemia? 3 vías que ayudan al cerebro a recuperarse

Harry Gillen/Unsplash

Hacer ejercicio también puede ayudar a que el cerebro se recupere del impacto de la pandemia por COVID-19. El estrés crónico reduce los niveles de una importante sustancia química llamada factor neurotrópico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés), que ayuda a promover la neuroplasticidad.

Sin esta, el cerebro es menos capaz de reparar o reemplazar las células y conexiones que se pierden por el estrés crónico. 

Sin embargo, el ejercicio aumenta sus niveles, y se ha demostrado que mejora el estado de ánimo, la atención y la cognición de las personas, de forma que algunos terapeutas lo prescriben para tratar la depresión y la ansiedad, informa el medio.

Terapia o medicación

¿Cómo superar el impacto psicológico del COVID-19 cuando termine la pandemia? 3 vías que ayudan al cerebro a recuperarse

Edgard Garrido/Reuters

"Algunas personas parecen ser más vulnerables a entrar en un estado crónico en el que se quedan atrapadas en algo como la depresión o la ansiedad", según Rebecca Price, y es en estas situaciones cuando puede ser necesaria la terapia o la medicación.

Varios científicos piensan ahora que la psicoterapia para la depresión y la ansiedad funciona, al menos en parte, cambiando la actividad cerebral. Una de las formas que se están evaluando es por medio de videojuegos

"Creemos que, en términos de recuperación de COVID-19, hay una oportunidad increíble aquí", explica Adam Gazzaley, profesor de neurología y desarrollador del primer juego de entrenamiento cerebral que ha recibido la aprobación de la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU.) por su capacidad para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad en niños.

Gazzaley plantea utilizar el juego para tratar a personas con niebla mental por coronavirus. "Creo que la atención como sistema puede ayudar en toda la gama de afecciones y síntomas [de salud mental] que sufre la gente, especialmente debido al COVID-19", afirma en declaraciones a Post Magazine.

En cuanto al campo de la medicación, se ha probado el efecto de los antidepresivos —en particular los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS, por sus siglas en inglés)— como ayuda para las personas con depresión y ansiedad.

Estos influyen sobre la serotonina, que ayuda a regular el estado de ánimo (además de otras funciones como la digestión y el sueño), pero podrían tener una influencia aún mayor: investigaciones recientes sugieren que también pueden aumentar el BDNF, lo que podría ayudar a restaurar la función cerebral, recoge el citado medio.

Finalmente, la investigación farmacéutica para enfermedades mentales explora la posible vía futura de psicodélicos experimentales como MDMA (éxtasis) y psilocibina (ingrediente activo de los hongos alucinógenos). 

Algunos investigadores piensan que estos medicamentos también mejoran la plasticidad en el cerebro y, cuando se combinan con psicoterapia, pueden ser un tratamiento poderoso, asegura la publicación.

Otros artículos interesantes:

Las personas que han superado el COVID-19 pueden presentar "déficits cognitivos persistentes", según un estudio

Todas las secuelas neurológicas del COVID-19: trastornos de la atención, pérdida de memoria y más

¿Cómo afecta el COVID-19 al cerebro humano? 2 científicos explican sus efectos neurológicos