¿Cómo reducir las emisiones de carbono en mi empresa? Estos son los pasos a seguir, según Schneider Electric

Como reconducir las emisiones de carbono de mi empresa, según Schneider
  • Schneider Electric recomienda en primer lugar establecer unos objetivos básicos como contar con auditorías energéticas periódicas o adquirir electricidad verde.
  • A la hora de pasar a la acción, lo primero es sustituir los combustibles y las tecnologías que generan emisiones de alcance 1 (por ejemplo, los vehículos de la empresa) y de alcance 2 (generación de energía de la red).
  • Para acabar con las primeras, habrá que recurrir a las fuentes de combustible alternativas y a la electrificación, con el foco en el transporte y en el calor; para las segundas, será necesario sustituir esta energía de la red por electricidad renovable y tecnologías limpias

Si bien es cierto que la crisis climática es un problema que ya sobrevolaba las agendas políticas de medio mundo desde hace años, ahora la pandemia ha situado con más fuerza que nunca esta cuestión en el centro del debate. Los expertos aseguran que necesitamos un cambio estructural en sectores como el industrial, el de transportes o el eléctrico para reducir las emisiones de dióxido de carbono. 

Según informa la organización internacional sin fines de lucro Carbon Disclosure Project (CDP) apoyándose en los datos de más de 8.000 compañías, la mayor parte de la huella de carbono de los grupos procede de su cadena de valor y suministro: las emisiones de esta fase son, de media, 11 veces más altas que las emisiones de las operaciones. ¿Cómo reducirlas si eres una empresa? Schneider Electric, en su informe ‘El reto de la descarbonización’, ofrece una hoja de ruta apoyada en tres pilares fundamentales: la eficiencia energética, la descarbonización y la adquisición de energía renovable.

TTres pilares fundamentales: la eficiencia energética, la descarbonización y la adquisición de energía renovable

En primer lugar, es recomendable establecer unos objetivos firmes apoyados en un análisis riguroso de la situación: ¿en qué punto se encuentra la empresa y dónde quiero llegar? Una vez determinados estos puntos e identificados los prioritarios, es el momento de buscar oportunidades de financiación. En todo caso, el informe recomienda establecer objetivos realistas y alcanzables: “Aunque las empresas deben ser ambiciosas para impulsar la acción climática, no todas están preparadas para alcanzar ciertas metas. Walmart y Microsoft, por ejemplo, pueden declarar objetivos tan ambiciosos porque cuentan con más de 10 años de medidas de sostenibilidad progresiva”, refleja el informe de Schneider Electric, que además afirma que compartir estos objetivos públicamente lleva a las empresas a avanzar más rápido y con más determinación.

Empezar por unos objetivos básicos e incentivar a los responsables

Los retos establecidos dependerán del tipo de empresa. En todo caso, a modo de ejemplo, Schneider Electric transmite unos objetivos básicos, como contar con auditorías energéticas periódicas en el campo de la eficiencia energética o adquirir electricidad verde verificada y de alta calidad con Certificados de Atributo de Energía (EAC) en el ámbito de las renovables. 

La siguiente pregunta que debemos plantearnos es quién se encargará de que se cumplan. Cada vez es más común que los objetivos se fijen a nivel de dirección, es decir, incluyendo a los cargos más altos, pero es importante no olvidar que la responsabilidad de cumplirlos también recae sobre los hombros de toda la empresa. 

En este sentido, Schneider Electric ofrece dos consejos: contar con un equipo multidisciplinar que lidere este cambio, integrado por representantes de todas las áreas de la compañía, y poner en marcha incentivos para la gestión del cambio: “Una estrategia que ha ayudado a muchos de nuestros clientes a lograr avances importantes, y que nosotros mismos usamos en Schneider Electric, consiste en incentivos financieros que están vinculados a los objetivos de sostenibilidad de todos, desde la fábrica hasta la dirección, esto motiva a los empleados a identificarse con el programa”, afirman desde Schneider Electric.

Cruzar el puente de la ambición a la acción, el reto de la sostenibilidad planteado paso a paso

¿Cómo conseguir estos objetivos? Tecnología, financiación, organización y buena gestión son los ingredientes necesarios para cruzar este puente. Es importante entender que las tecnologías avanzan constantemente, y que muchas soluciones que existen en la actualidad o que están en desarrollo, pueden suponer una gran oportunidad para las empresas en términos económicos. Por ejemplo: el continuo descenso del precio de las tecnologías limpias abre a las organizaciones la posibilidad de ganar dinero utilizando las energías renovables. Además, las compañías ahora tienen la opción de generar la energía que gastan a través de baterías o vehículos eléctricos. 

¿Cuáles son los pasos a seguir para las empresas?

El primer paso es comprender el alcance de la huella energética de la empresa para saber qué mecanismos de descarbonización hay que poner en marcha y su dificultad: "Tienes que comprender tus equipos y tus operaciones. Si sabes lo que tienes que gestionar, puedes desarrollar un plan de respuesta, especialmente cuando se afronta una emergencia como un fenómeno meteorológico extremo, cuando es fundamental utilizar tus equipos de manera eficaz", dice Jeremy Warner, director regional del Mercado Energético de Schneider Electric.

El segundo paso es pasar a la acción maximizando la eficiencia energética. ¿Cómo? sustituyendo los combustibles y las tecnologías que generan emisiones de alcance 1 (aquellas en las que la organización es directamente responsable, por ejemplo, los vehículos de la empresa) y de alcance 2 (resultan de la generación de energía de la red). Para acabar con las primeras, hay que recurrir a las fuentes de combustible alternativas y a la electrificación, con el foco en el transporte y en el calor: según una investigación de ACEEE (American Council for an Energy-Efficient Economy), los edificios comerciales que cambian de sistemas de calefacción de gas a bombas de calor eléctricas pueden reducir las emisiones en un promedio del 44%. 

Para solucionar el problema de las emisiones de alcance 2, es necesario sustituir esta energía de la red por electricidad renovable y tecnologías limpias: “En el mercado sigue existiendo la percepción errónea de que la adquisición de electricidad renovable hoy en día es costosa y difícil. En realidad, las fuentes de energía renovables, incluidas la eólica y la solar, se encuentran entre las de menor coste del mercado”, aseguran desde Schneider Electric.

¿Y las emisiones de alcance 3, es decir, todas las demás emisiones indirectas? Incluye todo, desde las emisiones generadas por la gestión de residuos hasta las generadas en la cadena de valor. El informe de Schneider Electric afirma que debemos ser conscientes de la importancia de involucrar y empoderar a nuestros proveedores y socios para que se sumen a este esfuerzo: "Los riesgos ambientales no terminan en la puerta de la oficina de tu organización. Los inversores, consumidores y legisladores quieren que las empresas asuman la responsabilidad de su cadena de valor y sus decisiones de compra", explica Ekaterina Tsvetkova, responsable de Consultoría en Sostenibilidad para Europa, de Schneider Electric.

Para terminar, Schneider Electric habla en su informe de los cuatro obstáculos principales para la acción climática que han descubierto en sus clientes: prioridades opuestas dentro de la organización, falta de experiencia, resistencia al cambio e inversiones insuficientes. “Las empresas que adoptan un papel activo en los programas ESG —siglas de ‘environmental, social and governance’ en inglés— y se comprometen a realizar una transformación empresarial sostenible con objetivos audaces basados en la ciencia, desatarán una reacción en cadena que traerá consigo ventajas de mercado, oportunidades de colaboración y un conjunto inigualable de herramientas preparadas para el futuro para tu negocio”, ultima el informe de Schneider Electric. 

Descarga aquí el informe  ‘El reto de la descarbonización’ realizado por Schneider Electric