Pasar al contenido principal

Así se repartirían los escaños del Congreso según la propuesta del PSOE: por qué es tan importante la distribución de asientos de los diputados

Pablo Iglesias en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados.
Pablo Iglesias en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. Podemos
  • Los partidos ya negocian cómo se repartirán los escaños del Hemiciclo, y es un tema más importante de lo que parece.
  • Desde contar con más exposición ante las cámaras a poder atender a las señales con la que los diputados, mediante gestos, se dicen qué han de votar.
  • También es una cuestión de afinidades, por eso en la propuesta que lanza el PSOE, Unidas Podemos y Vox apenas se rozarían.
  • De hecho, Ciudadanos vería reducido a su grupo de 10 diputados a la parte alta del Hemiciclo, y su antigua posición la ocuparían los de Abascal.
  • También han comenzado las negociaciones para ver si por cuestiones operativas se divide el grupo mixto. Todo esto lo tendrá que debatir y aprobar la Mesa de la Cámara.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ya hay propuesta formal para distribuir a los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados en esta XIV legislatura.

Parte del PSOE y la ha adelantado La Sexta. Aunque es una propuesta de una única formación, según la cadena de televisión el grupo socialista ya lo habría hablado al menos con Unidas Podemos, ERC y el PNV, quienes están conformes con el planteamiento.

Un planteamiento que dejará a Ciudadanos relegado hasta tres filas atrás en el Hemiciclo, por lo que la portavoz del partido naranja, Inés Arrimadas, se vería obligada a decidir: o se sienta detrás de tres filas de diputados de Vox o se sienta cuatro filas después de diputados de Unidas Podemos y de parlamentarios nacionalistas de ERC y EH Bildu.

La idea es que el presidente de Vox, Santiago Abascal, pase a ocupar el escaño que en la fallida XIII legislatura ocupaba el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Sería un asiento inmediatamente después de la bancada azul, donde se sienta el Gobierno.

Los populares mantendrán su área de influencia en la Cámara, después de haber saltado de 66 escaños a conseguir 89 en la repetición electoral del pasado 10 de noviembre.

Leer más: José Ángel Alonso es el diputado más joven del PP en el Congreso y cree que no hay que marcar "plazos imposibles" para combatir el cambio climático

Además, de salir adelante esta propuesta del PSOE —que tendrá que aprobar la Mesa del Congreso—, los parlamentarios de UP se tendrán que sentar únicamente al lado de dos filas de Vox, ya que en el resto de ocasiones su grupo parlamentario lindará con ERC y EH Bildu, o directamente con el grupo mixto.

Congreso de los Diputados.
Congreso de los Diputados. Zipi/Pool via REUTERS

La zona alta del Hemiciclo se conoce popularmente como el gallinero. Allí se quedan los grupos parlamentarios con menos representación o los diputados que acaban en el grupo mixto.

Pero el distribuir los escaños de las distintas fuerzas políticas, aunque pudiera parecer lo contrario, no es un asunto menor. Cada escaño acaba personalizado para cada diputado en cuestión. Además, según de dónde se ubique el asiento, puede conseguir más o menos exposición, en tiempos como los de hoy en los que la actividad parlamentaria se retransmite en directo.

Además, los grupos parlamentarios utilizan señales y gestos para informar a sus diputados de qué se debe votar en cada ocasión —a favor, en contra, o abstención—.

Los debates parlamentarios se pueden prorrogar durante bastantes horas, motivo por el cual muchos diputados avanzan trabajo de sus respectivas materias en el mismo Hemiciclo o algunos salen a los pasillos durante los debates, para entrar cuando se ha de votar.

Leer más: La socialista Meritxell Batet es reelegida presidenta del Congreso de los Diputados en segunda votación: las claves del inicio de legislatura

En ocasiones, por cómo se ha desarrollado un debate, los grupos parlamentarios pueden cambiar inesperadamente el sentido de su voto. De abstención a votar en contra, por ejemplo.

Un ejemplo reciente fue el primer intento de investidura de Sánchez el pasado mes de julio.

Irene Montero, portavoz de Unidas Podemos, votó por adelantado y se ausentó de la Cámara por su baja por maternidad. Por este motivo el sentido de su voto fue el negativo a la investidura de Sánchez, cuando su grupo parlamentario, bajo la batuta de Pablo Iglesias, acabó absteniéndose.

En estos casos, los cargos o responsables del grupo parlamentario en cuestión hacen algún tipo de gesto con las manos al resto de compañeros de bancada. De esta manera, los diputados saben qué tienen que votar sin necesidad de estar atendiendo en todo momento al debate.

De ahí las famosas y polémicas equivocaciones durante votaciones en la Cámara, como el voto a favor de Sánchez —cuando estaba en la oposición— a favor de la reforma del aborto que proponía el PP, o el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, quien acabó votando en 2017 contra sus propios presupuestos.

Por qué el grupo mixto se podría partir en dos

También este jueves la diputada de Coalición Canarias, Ana Oramas, ha concretado su propuesta de crear un grupo territorial con aquellos partidos con representación en el Hemiciclo y que sean regionalistas, pero no independentistas.

Sería el caso de Teruel Existe, los propios canarios, o los escaños de la Unión del Pueblo Navarro (UPN). Oramas ha defendido en una entrevista en RNE que sería por una cuestión de "pragmatismo" y no por un "tema ideológico".

Leer más: Estos son los diputados más jóvenes de cada partido en el Congreso

La clave radica en que el grupo mixto está compuesto esta legislatura por 10 partidos y 21 escaños. Toda formación que no consiga el 15% de los votos en las circunscripciones en las que se presente y no tenga un mínimo de cinco parlamentarios no puede formar grupo propio.

La propuesta de Oramas es crear este grupo de regionalistas al margen del mixto, en el que quedarían Más País, Compromís, el BNG y Junts y la CUP. Este sería un escenario poco propicio y hasta incómodo para el líder de Más País, Íñigo Errejón, que ha propuesto por su parte dividir el grupo mixto en dos, pero haciéndolo a sorteo.

Y además