Cómo saber que ha llegado la hora de decirle adiós a tu pareja y romper

pareja discutiendo
Getty Images
  • Decidir poner fin una relación no es algo sencillo. Al miedo por la incertidumbre se suma la duda de saber si se está haciendo lo correcto o si existe el riesgo de arrepentirse.
  • Hay muchos elementos que forman parte de una relación y que entran en juego, más allá de los sentimientos, cuando alguien se plantea romper, lo que dificulta la decisión y puede confundir.
  • Si tienes dudas al respecto, aquí encontrarás algunas señales que pueden indicar que una relación de pareja es insalvable, según la opinión de tres psicólogos consultados por Business Insider España.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Decidir poner fin una relación no es fácil. 

¿Y si me estoy equivocando? ¿Y si no encuentro a nadie más? ¿Y si luego me arrepiento? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que le surgen a quien se plantea romper con su pareja. La incertidumbre del futuro se entremezcla con el miedo a ponerle fin a todo lo construido y parece imposible saber si dejar al otro es lo correcto.

Desgraciadamente, las relaciones personales no son una ciencia exacta. No atienden a leyes físicas y matemáticas bajo las que hallar una respuesta objetiva, concreta y certera a si una pareja está perdiendo el tiempo o aún hay por lo que apostar.

Por supuesto, hay una excepción. Toda relación en la que exista violencia, maltrato o cualquier tipo de degradación no debería mantenerse. En estos casos la repuesta es clara y sencilla: debes ponerle fin.

Pero, si se trata de relaciones sanas, entonces no resulta tan fácil, lo que puede hacer que, a veces, las parejas duren más de lo debido con el perjuicio que eso conlleva.

"Hay parejas que sufren un montón juntos pero mantienen la relación. Que salvan la relación, pero a costa de muchísimo bienestar personal, a costa de autoestima y a veces incluso de renuncias personales muy fuertes", advierte Ana García Mañas, terapeuta de pareja y directora de Experto en terapia sexual y de pareja de la Universidad Autónoma de Madrid.

"Lo que no se puede es forzar una situación en la que uno no se siente bien en pareja, siente que está lejos y que no quiere continuar", considera el psicólogo Eduardo Brik, director del Instituto de Formación,Tratamiento en Terapia Familiar Sistémica y Adicciones (ITAD).

Cómo reconocer que una relación ha podido llegar a su fin

Getty Images

"Cuando una relación empieza a mermar o dañar el amor propio, la sensación de ser capaz de hacer cambios en el entorno, de ser una persona que está bien, que es capaz de organizarse, de ser una persona querible, creo que ahí es cuando quizá hay que plantearse que esa relación no debe continuar", valora García Mañas.

"Siempre digo que hay una pregunta clave que le hago a las personas que vienen a terapia: '¿Cómo estabas tú antes de conocer a esa persona y cómo estás durante [la relación]?'", afirma a este respecto la psicóloga y sexóloga Lara Ferreiro.

Leer más: 13 cosas que las parejas sanas no hacen, según una psicoterapeuta

Por supuesto, cada relación es única y no responde a un patrón por el que se pueda medir si se debe poner fin o no a una vida en pareja (se conviva o no). Teniendo esto en cuenta, a continuación se recogen algunos elementos indicativos de que una relación puede estar llegando a su fin, de acuerdo con los especialistas consultados. 

 1. La comunicación es imposible

"Hay crítica constante o reproche por cosas del pasado. Críticas muy agudas que pueden llegar a gritos, insultos. Se entra fácilmente en eclosión, en peleas, en discusiones", remarca Brick.

"Si la comunicación es imposible, hostil, denigrante, si la persona a nivel individual o los dos miembros se sienten mal, con bajo estado de ánimo, es un elemento para ver que es insalvable", apunta Ferreiro.

2. Solo hay emociones negativas

"Cuando las emociones acumuladas son tan fuertes que no dejan paso a la expresión de amor. Personas que han acumulado tanta rabia, enfado, que no son capaces de expresar amor, ternura, cariño deseo hacia el otro, bloquean el crecimiento... Creo que ahí la relación ha dejado de crecer y no sé si romper pero buscar ayuda sería una opción interesante", considera García Mañas.

Comparte opinión Ferreiro: "Si reescribes el pasado de tu pareja con ella es muy, muy negativo. Ya hasta lo positivo lo ves mal, no le soportas, tienes rechazo... Eso también es un indicador."

3. Existe indiferencia hacia el otro

Si "uno de ellos no mira al otro con atención, sino con indiferencia. No le escucha cuando habla, esa actitud de 'digas lo que digas yo paso" sin duda es señal de que una pareja está en peligro", opina Brik.

"Si tienen vidas separadas, falta de tiempo en común, ya ni siquiera pasan por casa y cada uno tiene su vida" puede ser otro rasgo de que la relación está claramente deteriorada, subraya Ferreiro.

4. Ya no ves al otro como tu pareja

Las relaciones evolucionan y no todo tiene que ser el enamoramiento del inicio. Pero la forma en la que ves al otro puede significar que quizá la pareja como tal ya ha dejado de tener sentido para ti y que lo que te une al otro es más un vínculo de cariño por todo lo vivido.

A este respecto, la psicóloga Lara Ferreiro aconseja evaluar los sentimientos hacia el otro.

"Si los sentimientos son como un compañero de piso, una persona a la que quieres mucho por todo lo que has compartido, pero donde no hay amor de pareja, no hay deseo, no le apetece acostarse con el otro, obviamente ese es un elemento que puede indicar que la relación es insalvable", estima.

Lo mismo si el motivo para querer salvarla son los hijos. 

"Eso es un síntoma de que están tapando el problema con una tirita y de que, en cuanto crezcan un poco más, va a volver a ocurrir, con lo cual hay que entender que los hijos quieren padres felices", asegura Ferreiro.

5. No existe un proyecto común

"Si hay una falta de proyecto vital, distintos planes, el ejemplo clásico de uno que quiere tener niños o casarse y el otro de ninguna de las maneras, pues eso también en una relación es insalvable", afirma Ferreiro.

"Si ya te imaginas un futuro sin él o sin ella, eso podría estar indicando que la relación está muy cerca de acabarse. Si no lo imaginas, si todavía sientes que tienes un proyecto vital, cosas que hacer, eso se puede trabajar", explica la especialista.

Romper no debe ser entendido como un fracaso

Una ruptura puede conllevar a un periodo de tiempo duro en el que sufras o te sientas mal. Es normal, has acabado con una persona que ha significado mucho en tu vida.

Pero esto no debe asumirse como un fracaso. Las relaciones pueden haber sido exitosas incluso si terminan. De lo que se trata, según los especialistas, es de aprender de ellas.

"Que las relaciones nos aporten cosas que son buenas para nosotros es más importante que que sean duraderas o que las llevemos hasta el final", explica García Mañas.

Leer más: 20 cambios positivos para mejorar tu matrimonio, según los expertos

"Si se produce finalmente la ruptura, yo lo vería como una crisis más que como un fracaso, es decir, una crisis es de la pareja, es de los dos, y en la vida hay muchas crisis y la ruptura en este caso es una oportunidad para un cambio", reflexiona Brik.

"Otra cuestión es si yo aprendo de la crisis o no aprendo. Si mañana tenemos otra pareja, tenemos que saber y aprender de lo que nos pasó antes. Es una oportunidad de aprendizaje", recalca.

"Lo más importante es todo lo vivido, eso nos va a dar un sentido hasta en las rupturas y se puede utilizar como una fuente de aprendizaje hacia nosotros mismos: qué queremos, hacia dónde y con quién...", resume Ferreiro.

LEER TAMBIÉN: 12 hábitos de pareja que aumentan las probabilidades de divorcio, según la ciencia

LEER TAMBIÉN: 13 consejos de pareja que aprendimos de nuestros padres

LEER TAMBIÉN: 12 hechos científicos sobre la infidelidad que todas las parejas deberían conocer

VER AHORA: Mascarillas, grupos burbuja o PCR masivos: cómo han preparado otros países la vuelta a las clases para prevenir contagios

    Más:

  1. Amor
  2. Psicología
  3. Familia
  4. Top