5 señales de que quieres romper con tu pareja (solo que aún no lo sabes), según expertos en relaciones

Pareja problemas
Getty

Desde fuera, es muy fácil analizar cuándo uno de tus amigos o amigas quiere romper con su pareja. La cosa cambia cuando eres tú el que quiere acabar con tu relación.

Tu decisión de tener la mítica Conversación con C mayúscula con tu media naranja no aparece de la noche a la mañana, aunque esa sea tu sensación. Todo empieza con unas dudas que van bullendo en tu subconsciente y que se manifiestan en la realidad en forma de sospechosos cambios de comportamiento.

10 señales de que tu pareja podría estar a punto de romper contigo

Por ejemplo, si hace unas semanas te encantaba planear futuros viajes con tu pareja, pero ahora no quieres ni pensar en lo que haréis el próximo fin de semana, es muy posible que algo esté yendo mal.

Aquí tienes 5 señales que te adelantarán que estás pensando en romper con tu pareja, solo que tus emociones aún no son lo demasiado fuertes como para que las identifiques correctamente.

Las señales provienen de un artículo del blog Good Men Project, y han sido contexualizadas con aportes de terapeutas especializados para que sepas cómo interpretarlas correctamente.

1. No tienes ganas de quedar con tu pareja

Pareja se ignora mientras usa el móvil

Desde fuera, este indicio parece muy evidente. Desde dentro, cuesta aceptarlo debido a lo que implica.

¿Haces horas extra al final de la jornada laboral cuando antes te ibas en punto para ver a tu media naranja? ¿En lugar de quedar con ella, al salir del trabajo te vas con tus amistades a tomar algo?

Fíjate en el cambio de hábitos. Cuando antes arañabas tiempo por todas partes para estar con tu pareja, ahora de repente has encontrado nuevas excusas para retrasar el inevitable encuentro.

Este nuevo comportamiento puede interpretarse como una señal de que estás perdiendo el interés. Y eso puede señalar el fin del amor. "Hay poco que hacer cuando las parejas dejan de compartir sus respectivos mundos con el otro", explica Tina B. Tessina, psicoterapeuta, para Women's Health. "Cuando dejas de ser amigo de tu pareja, la relación no tiene espacio para crecer".

2. De repente tu aspecto es lo más importante

Mujer mirándose al espejo

Lo normal es que el amor provoque que tu aspecto te importe menos que antes, en mayor o menor medida; inconscientemente piensas que, como ya tienes pareja, tampoco es necesario que te promociones demasiado.

Si de repente te descubres vigilando cómo te vistes, o queriendo perder peso de nuevo, quizás estás ante una señal de que quieres romper. Lo que te está diciendo este cambio de hábito que quieres que otras personas se fijen en ti como pareja potencial. Dicho de forma fría: quieres volver a estar disponible para ligar.

12 hechos científicos sobre la infidelidad que deberías conocer

Una posible consecuencia de este nuevo comportamiento es tener fantasías sexuales con otras personas que no son tu pareja. 

"Este tipo de fantasías o comportamientos, en pequeñas dosis, es normal", explica Suzanne Degges-White, terapeuta de parejas, para Brides. "Pero si notas que estás creando un mundo en el que el papel de tu pareja se va reduciendo, ha llegado el momento de volver a prestar atención a tu media naranja o de admitir que debes tener LA conversación".

3. Tiemblas al pensar en el futuro

Boda que va mal

Si decidiste en su momento formar una pareja, uno de los motivos más evidentes es que querías forjar un futuro con esa persona. Ese mañana metáforico puede tener muchas formas: casarse, vivir juntos, tener hijos... Independientemente del proyecto que ambos tenías en mente, cuando pensabas en el futuro conjunto sentías esperanza, dicha e ilusión.

No obstante, la cosa pinta mal si ahora piensas en el futuro y te deprimes, te pones de mal humor o directamente no quieres pensar en ello.

17 señales evidentes que indican que tu pareja ya no te quiere

"Cuando no te imaginas ya un futuro con tu pareja, o tu visión del futuro no encaja con la de ella, todo apunta a que pronto acabará la relación", explica la psicoanalista Babita Spinelli para Mind Body Green.

Esta señal puede ocurrir también con proyectos a corto plazo. ¿Has dejado de planificar fines de semana completos con tu pareja? ¿Retrasas hasta el final la discusión sobre dónde iréis este año de veraneo? Si cualquier atisbo de futuro con tu media naranja te produce escalofríos, estás pensando en acabar la relación aunque aún no seas consciente de ello.

4. Ya no discutes para resolver problemas

Pareja discutiendo

Es inevitable discutir con tu pareja: cada persona es un mundo y hay que afinar opiniones dispares de tanto en cuanto. 

"Discutir todo el tiempo no tiene que significar necesariamente que la relación llegó a su final", explica Annie Bennet, psicoterapeuta y autora del ensayo La trampa del amor, para Netdoctor. "Todo depende de por qué discutes. ¿Cuál es la naturaleza de esas peleas?".

Lo que importa aquí es analizar cómo estás manejando tus últimas discusiones de pareja. Si decides debatir con motivos legítimos, hablas de forma respetuosa, con un tono adecuado, y al final se llega a un consenso que se mantiene, entonces todo bien.

No obstante, preocúpate si te descubres discutiendo por discutir, cuestionando hasta la acción más arbitraria, enfadándote, usando palabras hirientes... y, sobre todo, si al final la pelea verbal acaba en un círculo eterno: el diálogo prácticamente se repite cada pocos días y no se llega a una conclusión.

Las discusiones ya no son un "tú y yo vs. el problema"; son un "yo vs. ese problema, que eres tú". Y todo apunta a que la solución es romper.

5. Tus emociones se han enfriado totalmente

'Historia de un matrimonio'.

Cuando empiezas a salir con alguien, tienes millones de mariposas en el estómago aleteando para hacerte cosquillas eternas. Todo te parece genial, te ríes a la mínima y contemplas la vida con un optimismo recuperado. Eres protagonista de tu propia comedia romántica.

Este subidón inicial se acaba disipando. Es normal. No es señal de que quieras romper. 

Lo que sí es preocupante es si has pasado de 100 a 0. ¿Notas que nada de lo que haga tu pareja, incluso aquellos gestos amorosos que tan adorabas, logran esbozar una sonrisa en tu rostro? ¿Acabáis de pasar unos días juntos y no recuerdas nada, como si hubieras sido un espectador fantasmal de la experiencia?

Esta insensibilidad emocional suele indicar que quieres distanciarte de esa persona.

Una forma de comprobarlo tiene que ver precisamente con las discusiones comentadas en otro punto del listado. Preocúpate si no tienes ni siquiera ganas de discutir, aunque sea para criticar veladamente a tu pareja.

"Tu relación seguramente se encuentra en una espiral descendente cuando dejas de discutir", explica Kat Van Kirk, terapeuta experta en relaciones, para Ask Men.

"Quizás creas que dejar de discutir es una buena señal, pero puede indicar que ya no sientes nada por tu pareja. Cuando hay falta de pasión, y una cierta apatía subconsciente, por parte de un miembro de la pareja, normalmente significa que se está pensando en abandonar la relación".

Otros artículos interesantes:

Los 5 pasos para salvar tu relación durante una crisis grave de pareja, según esta psicóloga

Las 10 mejores apps para elegir el nombre de tu futuro bebé y ponerte de acuerdo con tu pareja

Por qué el Día de San Valentín es el mejor y el peor día para las parejas

Te recomendamos