La fórmula para saltarte la 'regla de los 2 meses' sin recomprar tus acciones y compensar pérdidas y ganancias en bolsa

La regla de los dos meses en bolsa
Brendan McDermid / Reuters

Los impuestos pueden cambiar por completo el signo de tus inversiones. Planifica mal y verás como una ganancia se transforma en una pérdida en lo que tardas en descubrir una norma fiscal que desconocías.

Esto es lo que les ocurre a quienes desconocen 3 de las reglas básicas sobre cómo tributan las acciones, ETFs y otras inversiones en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF): la norma FIFO, la posibilidad de compensar pérdidas y ganancias, y la regla de los 2 meses

La norma FIFO

La norma FIFO o First in First out es el método que usa la Agencia Tributaria para determinar en qué orden se venden las acciones y otros productos de inversión a la hora de calcular la ganancia o pérdida patrimonial.

Cuando vendes una acción, Hacienda compara el precio de compra con el de venta. Si es positivo, se trata de una ganancia. En caso negativo, hablaríamos de una pérdida. El método FIFO es el que establece cómo se contabiliza ese precio de compra.

Su traducción literal sería “primero entra, primero sale”. En otras palabras, para Hacienda siempre venderás primero las acciones que compraste antes y ese será el precio que tendrá en cuenta.

Exit Tax, ¿hay que pagar impuestos por salir de España?

Compensar pérdidas y ganancias o pagar sólo por el beneficio real

La segunda norma es la base sobre cómo tributan las inversiones en la declaración de la renta. Compensar pérdidas y ganancias patrimoniales permite restar las minusvalías a las plusvalías que hayas obtenido. 

Es decir, si has perdido dinero en algunas operaciones, podrás restarlo a lo que hayas ganado con otras. Así solo pagarás impuestos por las ganancias reales. 

Esta es una de las herramientas más potentes para pagar menos impuestos si te planificas bien. Por ejemplo, si has tenido que vender unas acciones a pérdidas, podrías vender otros títulos que estén en positivo para evitar pagar impuestos por esa ganancia y viceversa.  

Es sí, para poder compensar pérdidas y ganancias, deben cumplirse una serie de requisitos. Uno de ellos es la conocida como regla de los 2 meses.

¿En qué consiste la regla de los 2 meses?

Esta norma es muy clara y sirve para evitar que los inversores hagan trampas a la hora de compensar pérdidas y ganancias. Para poder compensar pérdidas y ganancias, deben pasar por lo menos 2 meses desde que vendes un activo hasta que vuelvas a comprarlo.

Esto quiere decir que no puedes vender acciones de la empresa A un lunes y comprar esos mismos títulos el jueves. Mejor dicho, puedes hacerlo, pero entonces el resultado de esa operación no se podrá compensar con otras. 

A modo de ejemplo. Imagina que acabas de ganar 1.000 euros en bolsa con la empresa A. Al hacer el IRPF, tendrías que pagar a Hacienda un 19% o 190 euros. 

¿Existe alguna forma de evitarlo? Sí, vendiendo acciones con las que estés perdiendo dinero. Eso es precisamente lo que haces. Vendes tus títulos de la empresa B con pérdidas de 200 euros. Ahora el resultado total de tus inversiones ya no es de 1.000 euros de ganancias, sino de 800 euros y, por lo tanto, sólo pagarás 152 euros. Así de fácil.

Sin embargo, las acciones de la empresa B te siguen gustando y decides volver a comprar a los 3 días. La regla de los 2 meses hará que no puedas usar esa pérdida de 200 euros para compensar la ganancia anterior. El resultado es que pagarás 190 euros en impuestos. 

Cómo descubrir la próxima acción 'meme' que podría dispararse en bolsa: webs, herramientas y apps que revelan los impulsos de WallStreetBets

¿Existe alguna forma de evitar este periodo de 2 meses?

La regla de los 2 meses se aplica sobre un mismo activo, ya sean acciones, CFDs, ETFs… Si compras y vendes lo mismo y con el mismo ISIN, debes esperar 2 meses para recomprarlo si quieres que sirva para compensar pérdidas y ganancias. 

Esto quiere decir que a Hacienda le da lo mismo si compras las mismas acciones con brókers diferentes. Como son el mismo activo, se seguirá aplicando la regla de los 2 meses.

Por fortuna, existen fórmulas para saltarse esta regla de forma legal. La clave está en lo que inviertas. El mejor ejemplo son los ETFs, especialmente los que utilizan los inversores indexados en gestión pasiva. 

Si quieres invertir en el mundo entero, puedes usar un ETF que replique el MSCI World como, por ejemplo, el iShares MSCI World UCITS ETF (Dist), venderlo y un segundo después invertir en el Amundi ETF MSCI World UCITS ETF DR, que también replica el MSCI y aún así compensar pérdidas y ganancias. 

La razón es que se trata de activos diferentes. Aunque los 2 invierten en el mismo índice, son activos diferentes. Lo mismo se puede aplicar a fondos similares que inviertan en el mismo subyacente, pero sean de diferentes gestoras, igual que a opciones, CFDs o futuros.

¿Y con las acciones? Existe alguna fórmula de hacer lo mismo. Desde el foro de inversión Rankia apuntan a la opción de usar ADRs (acciones no estadounidenses que se negocian en mercados americanos y cuentan con ISIN diferente) para saltarse esta regla. 

Al tener un ISIN diferente, podría interpretarse que se trata de activos distintos, aunque en realidad es el mismo título. Sin embargo, en este caso no estaría tan claro el criterio de Hacienda. 

Otros artículos interesantes:

Cuánto dinero dejarás de ganar por los impuestos a largo plazo si no sabes con qué productos invertir

Cómo calcular la ganancia patrimonial de tu casa en cuatro pasos

10 gráficos que explican por qué deberías empezar a invertir hoy mejor que mañana

Te recomendamos

Y además