Pasar al contenido principal

Una profesora de Harvard dice que la mayoría de gente desperdiciamos oportunidades de 5 minutos para ser más felices cada día

Time is a precious commodity.
  • No desperdicies pequeñas porciones de tu tiempo libre revisando de manera mecánica la bandeja de entrada del correo electrónico.
  • En lugar de eso considera la opción de pararte a hablar con un compañero de trabajo: podría hacerte más bien de lo que imaginas.
  • Una profesora de la Escuela de negocios Harvard asegura que sobreestimamos el tiempo que se necesita para disfrutar de una experiencia.

El reciente reportaje que ocupa la última portada de la revista Harvard Business Review aboga por dar prioridad al tiempo sobre el dinero y anima a tomar decisiones diarias en consecuencia. Desafortunadamente, sostiene, Ashley Whillans, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard, la mayoría de nosotros hace exactamente lo contrario.

Uno de los puntos más interesantes del artículo es el siguiente: "Sobreestimamos la cantidad de tiempo que se necesita para disfrutar de una experiencia". ¿Qué significa esto, según la profesora Whillans? "Acabamos desperdiciando pequeñas porciones de nuestro tiempo libre que podríamos utilizar de forma más eficaz. Cinco minutos de socialización con un compañero o 20 minutos en una máquina elíptica tienen a menudo beneficios más poderosos de lo que esperamos".

Whillans no especifica las maneras en las que perdemos esas pequeñas porciones de tiempo libre de las que habla, pero inmediatamente me vino a la cabeza el estar constantemente revisando la bandeja de entrada del correo electrónico o echar un vistazo a las redes sociales en los 5 o 10 minutos libres entre reunión y reunión. Eso no es tiempo suficiente para hacer algo agradable, según creemos, así que gastamos ese tiempo sin detenernos a pensar en qué estamos haciendo.

Leer más: 11 trucos para tener éxito en una entrevista de trabajo que te serán útiles a largo plazo

Una interesante lección que podemos tomar de aquí consiste en la importancia de gastar nuestro tiempo libre de manera intencionada. Como explica la experta en gestión del tiempo Laura Vanderkam en su libro "Off the Clock": "poca gente se presentaría al trabajo a las 8 de la mañana sin tener ni idea de lo que harán hasta la 1 del mediodía y, sin embargo, la gente vuelve a casa a las 6 de la tarde sin haber pensado en lo que harán hasta las 11 de la noche".

Al igual que Whillans, Vanderkam recomienda específicamente socializar con amigos y familiares, señalando que aquellos que dedican tiempo a las personas importantes en sus vidas son más propensos a decir que generalmente tienen tiempo para las cosas que desean hacer. (Vanderkam sospecha que socializar genera sensación de libertad, y no al revés). "La gente amplía el tiempo", reflexiona.

Otra lección es que somos muy malos para predecir cómo nos hará sentir cualquier experiencia, como hacer ejercicio o charlar con un compañero de trabajo. De hecho, un estudio de 2014 publicado en el Journal of Experimental Psychology sostiene que la gente es más feliz cuando habla con un compañero de viaje durante su trayecto al trabajo, a pesar de que piensan que son más felices si se encierran en sí mismos.

En resumen: El tiempo (incluso cinco minutos) es un bien precioso. Úsalo con inteligencia.

Te puede interesar