He probado la regla de los 2 minutos para realizar rápidamente tareas sencillas y aumentar mi productividad: me ha ayudado a controlar el estrés y a centrarme en cosas más importantes

Cronómetro

Getty Images

  • Un consejo de productividad: hacer una tarea inmediatamente si se tarda 2 minutos o menos en completarla.
  • Lo seguí durante una semana para ver si realmente me ayudaba a aumentar mi productividad en el trabajo.
  • Fue sorprendentemente útil para controlar el estrés y liberar tiempo y energía para cosas más importantes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Con el inicio del nuevo año, muchas personas abordan sus objetivos con una determinación renovada. 

Yo soy una de ellas, y recientemente he estado buscando formas de aumentar mi productividad para avanzar más rápidamente hacia mis objetivos. Durante esta búsqueda, me encontré con la regla de los 2 minutos, que dice que debes hacer una tarea inmediatamente si tardas 2 minutos o menos en completarla.

Ya había oído hablar de ella, pero nunca la había probado, así que decidí ponerla a prueba durante una semana para ver si me ayudaba.

Antes de empezar este experimento, solía llevar una lista mental de pequeñas tareas para hacer más tarde. Aunque ninguna de ellas suponía un reto especial o requería mucho tiempo, se acumulaban rápidamente y esto podía llegar a ser abrumador en ocasiones. 

Controla tus tareas y planifica con antelación: las 2 reglas de oro para gestionar mejor tu tiempo y llevar tu productividad al máximo nivel

A primera hora de la mañana suelo tener un montón de tareas cortas: revisar el correo electrónico, responder a mensajes, leer lo que me he perdido mientras estaba fuera, programar llamadas. 

Con la regla de los 2 minutos las termino rápidamente y descubro que terminar muchas tareas, por pequeñas que sean, me hace sentir productiva. Esto, a su vez, me motivaba a mantener esta eficiencia, imaginada o no, durante el resto del día. 

Tampoco necesitaba hacer una lista de tareas para más tarde; entraban y salían de mi cabeza en 2 minutos. Esto, a su vez, me ayudó a sentirme menos estresada y a liberar espacio mental, energía y capacidad intelectual para cosas más importantes.

Un obstáculo con el que me topé fue simplemente acostumbrarme a una nueva estrategia.

La cultura de la eterna disponibilidad altera tu cerebro: ¿qué sucede si estás siempre pendiente del correo electrónico?

La regla de los 2 minutos va en contra de otras técnicas de gestión del tiempo, como la matriz de Eisenhower, que suelo utilizar. El famoso método de Eisenhower requiere categorizar las cosas como urgentes o no e importantes o no; a partir de ahí, las únicas cosas que se hacen inmediatamente son las que son tanto urgentes como importantes. 

A lo largo de la semana, seguir la regla de los 2 minutos requirió algunos ajustes, ya que muchas de las tareas que hice inmediatamente con esta regla son cosas que no habría hecho inmediatamente con mi técnica habitual de gestión del tiempo.

En general, me sorprendió gratamente la eficacia de la regla de los 2 minutos.

Tener una sensación de logro en la primera media hora del día me ayudó a mantener el rumbo durante el resto del día. También es un buen cálculo: el peso que me quito de encima y la claridad que recupera mi mente al quitarme cosas de encima siempre compensan cualquier pequeño inconveniente que surja de una tarea en 2 minutos.

Estoy contenta con los beneficios que me ha aportado en tan sólo una semana, y puede que lo incorpore a mi rutina habitual para todas las semanas venideras.

Otros artículos interesantes:

Controla tus tareas y planifica con antelación: las 2 reglas de oro para gestionar mejor tu tiempo y llevar tu productividad al máximo nivel

Te recomendamos

Y además