Pasar al contenido principal

Cómo ser vip en un crucero pagando menos: la nueva estrategia de las compañías para atraer clientes

cruceros quieren atraer a los millenials
Logan Armstrong/ Unsplah
  • Las compañías de cruceros hacen un upgrade de sus servicios para atraer y contentar a más clientes. 
  • Los pasajeros tendrán la categoría vip en algunos aspectos aunque hayan contratado la cabina básica. 
  • Mantendrán un dormitorio estándar pero podrán tener el tratamiento exclusivo para eventos, atracciones o comidas. 

Las compañías de cruceros exploran nuevas alternativas de negocios para poder mejorar sus resultados y, de paso, dejar contentos a la mayor cantidad de clientes. Entre estas estrategias está el lanzamiento de programas de upgrade parciales de sus servicios, para sentirse como un pasajero vip pero sin contratar las cabinas más grandes.

Muchos pasajeros no pueden o no quieren pagar la cabina con más espacio y lujo a bordo. Pero le fastidia tener que hacer cola para los eventos o atracciones más populares, desearía poder comer sin multitudes alrededor y le gustaría desembarcar al mismo tiempo que los viajeros más exclusivos.

Para ellos las navieras cuentan con diversos programas que mejoran la experiencia a bordo pero manteniendo el mismo tipo de dormitorio, aunque sea de los más básicos.

Leer más: Los 9 barcos más lujosos que debutarán en la industria del crucero en 2019

La propuesta de Royal Caribbean

Una de estas propuestas es The Key, la propuesta de Royal Caribbean para que los pasajeros se sientan como si pertenecieran a las categorías más altas. Entre los servicios adicionales que ofrecen está el servicio de botones que llevan el equipaje directamente a la cabina y una comida de bienvenida más exclusiva en el restaurante Chops Grille.

Los que compran este servicio tienen un pase para usar las atracciones más populares como el Flow Rider o la tirolina sin necesidad de tener que esperar demasiado tiempo, o ver espectáculos desde las ubicaciones vip.

Este upgrade ya es probado en varias naves de la compañía, como el Oasis of the Sea y el Liberty of the Seas, con precios que van desde los 13 a los 22 euros por persona y por día.

Personal del crucero de Royal Caribbean
Royal Caribbean

Pero un punto en contra es que en un grupo familiar no se puede vender por separado: si lo compra uno, lo deben adquirir todos. Por ello, si viajan los padres con dos hijos, en un cruceros de siete días, la factura por este servicio premium puede dispararse a los 600 euros.

Leer más: Este es el primer crucero del mundo en el que conseguirás adelgazar peso

La seducción de la exclusividad

Pero poder disfrutar de las atracciones sin necesidad de molestas esperas es uno de sus puntos a favor, sobre todo si se viaja con niños ansiosos por exprimir al máximo los juegos y propuestas de vértigo.

Precisamente la exclusividad es una de las claves de los cruceros de lujo y también de los fluviales, que juegan la carta de la personalización gracias a que sus barcos transportan entre un 5% y un 10% de los pasajeros que embarcan en los grandes cruceros.

Holland American Line también se suma

En el caso de Holland American Line (HAL) su pase vip se llama Club Orange, un guiño a la herencia de los Países Bajos de esta naviera. Este comenzó a ser usado en los barcos Koningsdam y Nieuw Statendam, con la idea de extenderlo al resto de la flota.

“Estamos seguros de que hay pasajeros que no pueden pagar por los servicios de la exclusiva suite Neptuno pero que quieren una mejor experiencia a bordo en las comidas y los servicios”, explica Michael Smith, vicepresidente de HAL a Travel Weekly.

Con este pase los pasajeros pueden cenar en el restaurante que antes se destinaba al Culinary Arts Center en los barcos de la línea Pinnacle. La comida es similar al del salón principal, pero el ambiente es más íntimo.

Sus poseedores también tiene prioridad en el embarque y desembarque, prioridad en las reservas de los restaurantes, albornoces de mejor calidad y un servicio de mayordomo. El coste de este pase para sentirse como en un crucero vip es de 43 euros por persona y por día de viaje.

Los pases de Princess Cruises y Carnival

El Club Class de Princress Cruises y el pase Faster to the Fun de Carnival no son tan diferentes. En el caso del primero es un upgrade de la mini-suite y no se puede comprar por separado de la cabina contratada. Permite al pasajero tener acceso a los salones comedores sin espera y con una carta más amplia, albornoces de más calidad y prioridad para subir y bajar del crucero en las escalas.

En cuanto a la alternativa de Carnival es similar a los servicios de los pasajeros de las categorías Diamante o Platino, como prioridad para el check-in y desembarque, posibilidad de ser uno de los primeros en abordar el barco el día de la partida, prioridad en los horarios para las comidas y una línea de teléfono exclusiva para atender a las necesidades de los pasajeros.

 

 Artículo original de Cerodosbé.

Te puede interesar