El mercado laboral del futuro: una distopía de 2 millones de empleos sin ocupar, jóvenes víctimas de la robotización y jardineros de Minecraft

Ilustración sobre el futuro del trabajo y la automatización o robotización

Getty

En su icónico monólogo final de Blade Runner, el replicante Roy Batty decía haber visto "cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser...”. 

En 2022, todo eso suena extraterrestre, pero la realidad es que no hace falta ver coches voladores ni androides soñando con ovejas eléctricas para vaticinar una distopía muy próxima.

De cara a 2050, uno de cada 3 ciudadanos españoles tendrá más de 65 años. La jubilación de los baby boomers y generaciones siguientes habrán dejado más de 2,5 millones de empleados menos y más de 1,6 millones de vacantes sin cubrir. En parte, porque más del 85% de los trabajos que existirán todavía no se han inventado, mientras que más de la mitad de los que hoy conocemos habrán desaparecido o se habrán transformado por la digitalización. 

2050 suena lejos, pero quedan menos de 30 años, apenas una generación de diferencia. ¿Está España preparada para el mercado laboral del futuro?

"España tiene numerosos retos. En las últimas décadas, el mercado de trabajo no ha funcionado del todo bien en comparación a nuestros homólogos europeos", explica Juan Ramón García, economista principal de BBVA Research para España y Portugal.

Por si parecía poco con los problemas estructurales que ya sufre el mercado español, como las elevadas temporalidad y tasas de desempleo, o la precarización del trabajo juvenil, en unas décadas se vienen unos cuantos más:

  • La jubilación de los baby boomers: 3,7 millones de empleados entrarán en edad de jubilarse en los próximos años.
  • La desaparición de más del 50% de los puestos de trabajo como hoy los conocemos.
  • La aparición de nuevas profesiones y el reto de encontrar empleados que puedan cubrirlas.

En Business Insider España analizamos con expertos del sector cómo será la postal del mercado laboral del futuro:

¿El fin del paro juvenil? Los 'baby boomers' dejarán un vacío de 2,5 millones de empleos

Camarera joven de un bar limpiando las mesas

Ahora mismo, España es líder europeo en desempleo y temporalidad juvenil. Cerca del 40% de los menores de 24 años están en paro y el 66% de quienes trabajan tienen contrato temporal.

Por eso, saber que para 2050 se habrán jubilado alrededor de 3,7 millones de baby boomers suena a soplo de aire fresco para la generación millennial

Según proyecciones del Gobierno en su informe España 2050, la jubilación de los boomers se traducirá en 2,5 millones de puestos de trabajo por cubrir.

El drama de los 'millennials': 11 gráficos que ilustran la temporalidad y el desempleo de los jóvenes en España

2,5 millones de vacantes en el mercado laboral podrían dar salida a los 3 millones de parados actuales. ¿Significa esto que nos acercamos al final del paro? No necesariamente.

Es cierto que en el futuro habrá menos españoles en edad de trabajar. "En los próximos 5 a 10 años, por cada 5 personas que se jubilen, entrarán sólo 4 jóvenes", pronostica Raymond Torres, director de Coyuntura Económica de Funcas.

"Una disminución tan profunda de la población activa es algo inédito. Esto podría favorecer las tasas de inserción de jóvenes", coincide Marcel Jansen, profesor titular en la UAM, doctor en Economía e investigador en Fedea.

Pero el fin del paro no se hace realidad de manera automática. Hace falta que los perfiles profesionales se correspondan y aquí España tiene una debilidad enorme. 

Según cálculos de Cepyme, ahora mismo las empresas no consiguen cubrir 109.000 puestos de trabajo y eso a pesar de que hay 3 millones de personas sin empleo. "La pregunta es si no veremos una disminución en los niveles de empleo por las dificultades que encuentran las empresas de encontrar personal", puntualiza Jansen.

"El problema de desempleo juvenil en España no se va a solucionar porque los mayores se jubilen", subraya García, y arguye que el trabajo de mayores y jóvenes no es sustitutivo, sino complementario: "Aquellas economías con tasas más elevadas de desempleo de los mayores tienen también tasas más elevadas de jóvenes".

Las empresas no encuentran su 'media naranja': más de 1,6 millones de puestos sin cubrir para 2030

'El timador de Tinder'.

Si el mercado laboral fuera Tinder, no está claro quién lo tendría más difícil para hacer match, si empresas o trabajadores.

Las compañías no lo están teniendo fácil para encontrar a su media naranja. "Desde hace 20 años estamos viendo cómo el desajuste entre empresas y empleados va creciendo año tras año", señala Salvador Sicart, director de Tecnología de Hays España.

El problema, según explicaba recientemente el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, es que "la mayoría de las personas desempleadas que hay actualmente no son plenamente empleables". 

Más de la mitad de los desempleados en España no tiene ninguna formación y sólo un 37% dispone de grado universitario o de Formación Profesional. 

"Tenemos un número de vacantes muy elevado. Un 75% empresas sufren dificultades para encontrar trabajadores", confirma Juan Ramón García, y avisa que "lo peor que podría suceder es que el envejecimiento de la población provocara un descenso en los empleos y que éste no pudiera cubrirse porque los jóvenes no tengan cualificación para esos puestos".

De hecho, el número de puestos veteranos sin cubrir en España podría estar entre 1,6 y 2 millones para 2030, según un estudio de ManpowerGroup.

Una batalla mundial por el talento: faltan sanitarios, profesores e ingenieros

ilustracion boxeo batalla pelea

El mundo se ha convertido en el campo de una batalla internacional por el talento y España va tarde. 

Según datos de Randstad, el 55% de las empresas españolas ya tienen un problema genuino de déficit de talento. Un déficit que se agrava en ciertas profesiones: le pasa al 73,7% de las empresas de educación y formación, al 73,5% de Sanidad y servicios médicos, al 71,4% de las de ingeniería y al 70% de las dedicadas a márketing y publicidad.

Esto ocurre, en parte, por la baja formación de quienes se encuentran en el mercado en búsqueda activa de empleo: de los 3 millones de parados, el 60% no tiene formación.

A medida que disminuye la cualificación, disminuye la tasa de actividad. En universitarios, por ejemplo, la tasa de actividad es cercana del 80%, mientras que en personas con baja cualificación está próxima al 40%. En España, ahora mismo la tasa de actividad no llega al 60%, lejos del 74,3% de media en la UE.

"La formación supone la puerta definitiva al empleo y las empresas van a tener que hacer un gran esfuerzo para convertirse en atractivas para el talento. Los países europeos ya comienzan a ser competidores", añaden desde Randstad.

Los mejores cursos de logística, un trabajo cada vez más demandado

"España está ausente en esta batalla por el talento", avisa Jansen. Otros países, como Alemania, se han volcado en atraer a inmigrantes y, especialmente, a jóvenes muy cualificados, a los que ofrecen condiciones laborales competitivas. 

"En España, en cambio, tenemos condiciones muy malas; más allá de las multinacionales, pocas empresas compiten realmente por talento a nivel internacional. Los salarios no son adecuados y hace falta aumentar el peso de los sectores de alto valor añadido, y atraer talento donde pueda haber cuellos de botella", añade Jansen.

Nuevas profesiones: jardinero de Minecraft, minero de criptomonedas, controlador de drones...

Metaverso.

Cuesta imaginarlo, pero la mayoría de profesiones que reinarán en sólo unos años todavía no existen. La OCDE estima que el 65% de los niños que actualmente asisten a la escuela infantil terminarán realizando un trabajo que aún no existe, como jardinero urbano vertical o controlador de drones.

En España, en sólo 8 años, el 85% de los empleos que existirán no se han inventado todavía, según pronostica Randstad. Pero es que este mismo año, en 2022, el Foro Económico Mundial ya predice que surgirán 133 millones de trabajos nuevos.

Jardinero en Minecraft, minado de criptomonedas, comercial en el metaverso..."Vamos a un nuevo mercado de trabajo en el que las profesiones en auge, muy vinculadas a perfiles tecnológicos, pasarán de representar el 16% actual a un 27% del mercado de trabajo", apuntan desde Randstad.

"Muchos de estos trabajos emergentes estarán mejor pagados y serán menos repetitivos que los que sustituyen, pero los trabajadores necesitarán un nuevo conjunto de competencias para realizarlos", predice el Gobierno en su informe España 2050.

VIDEO

Business Insider: noticias, consejos y listas

Como apunta Carlos Victoria, economista investigador de EsadeEcPol, habrá profesiones ligadas a dos desafíos clave para la economía del futuro, como son la transición ecológica y la transformación digital, pero también al envejecimiento de la población: aquellos relacionados con la economía de los cuidados.

"La mayor parte de la financiación de los fondos europeos del plan de recuperación se ha puesto en transición ecológica y transformación digital. Aquí están los futuros empleos para los jóvenes", explica Victoria. 

Juan Ramón García recuerda cuando en 2007 apareció el primer iPhone: "Nadie imaginaba que sólo la tecnología asociada al dispositivo podría suponer 1,7 millones de puestos de trabajo en Europa (relacionados con el ecosistema iOS)".

Cómo declarar criptomonedas en la campaña de la renta

"Es obvio que en el futuro habrá una demanda inmensa de profesiones relacionadas con sectores digitales, no solo programación o análisis de datos, sino en general derivadas de la aplicación de competencias digitales a sectores tradicionales, como la telemedicina, energía, reciclaje o economía circular", añade Victoria.

Por otro lado, están las nuevas profesiones (o su mayor demanda) derivadas del envejecimiento demográfico. Para 2050, uno de cada 3 españoles tendrá más de 65 años. "La demanda de personal sanitario ha aumentado. La Organización Internacional del Trabajo sugiere que podrían crearse 475 millones de puestos en este sector en 45 países para 2030", apunta el Gobierno.

Además, puntualiza Victoria, "no sólo se trata de vivir más años, sino de vivir mejor. El progreso también significa bienestar. Uno querrá estar más sano, tener ocio y, para que esto suceda, necesita ser cuidado". 

Habrá una expansión de servicios de bienestar no sólo en el sentido habitual, relacionados con profesiones sanitarias, tino también de profesiones ligadas a la persona y antes no tan solicitadas, como psicólogos.

Los jóvenes, víctimas de los robots

robot camarero hostelería

Pedir sushi en un restaurante de Tokio y que te lo traiga un robot en bandeja ha dejado de ser una escena futurista, las aspiradoras autónomas estilo Conga empiezan a conquistar hogares en todo el mundo y Glovo ya ha anunciado que repartirá con robots en el madrileño barrio de Salamanca.

"En Japón ya empezamos a ver una parte del personal robotizado, muchos bancos han recortado plantillas y cerrado sucursales, con los envíos por correo y reparto también se están amortizando muchos puestos de trabajo...", comenta Jesús Ruiz-Huerta, director de Laboratorio de la Fundación Alternativas.

La colonización digital es un proceso imparable que podría poner en riesgo hasta un 36% de los puestos de trabajo actualmente existentes en España, según BBVA Research.

"Todos tenemos cierto riesgo de que nuestras tareas se vean en parte automatizadas", reconoce García. Pero los jóvenes tienen más papeletas.

,,,,,,,,,,,,,

 "El riesgo de digitalización es comparativamente elevado para los asalariados menores de 27 años (31 años en el caso de los trabajadores por cuenta propia) y reducido para los mayores de 57 años", señala un informe de la casa de análisis de la entidad.

¿Ni vivienda ni pensión? Cómo es el futuro que le espera a los jóvenes, la generación olvidada

Traductores o asesores legales, también en peligro de extinción

A primera vista, podría parecer que sólo los puestos de trabajo más rutinarios están en peligro de extinción. Pero esa es una corriente que ya empezó con la tercera revolución industrial. 

"Con cambio tecnológico actual, el de la cuarta revolución, el rango de automatización se amplía incluso a tareas abstractas, como el diagnóstico médico, el asesoramiento legal, la conducción autónoma o la traducción", avisa García. Se trata de profesiones para las que sí hace falta cualificación, y que ahora podrían sustituirse por el papel de la inteligencia artificial.

El secreto para sobrevivir a tu propio empleo

Pero, entonces, ¿es posible asegurarse la supervivencia en el empleo? Quizás no en una profesión concreta, pero sí en el mercado de trabajo.

"Antes, se exigían competencias en ofimática o de retentiva, pero eso ahora puede hacerlo un robot. Ahora, como no sabes a qué te dedicarás ni si terminarás haciendo el mismo trabajo toda tu vida, se piden otras competencias", apunta Sicart. 

Según las proyecciones del Gobierno, para 2030 algunas de las competencias más demandadas por los trabajadores serán competencias blandas, llamadas soft skills, como el pensamiento crítico, la creatividad y la inteligencia emocional: "El cuidado personal y los servicios domésticos son ejemplos de funciones difíciles de automatizar y para las que los humanos, y no las máquinas, están especialmente cualificados".

"La mecanización en profesiones con relación muy directa también puede ser difícil. Hay un componente humano, de confianza, que por ejemplo hace difícil pensar en la mecanización de las peluquerías", añade Ruiz-Huerta.

Por un lado, están las habilidades cognitivas, relacionadas con profesiones STEM (acrónimo en inglés de los términos ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), y que cada vez se demandan en más sectores. "En tecnologías de la información tienes ingenieros informáticos y matemáticos, pero también a lingüistas. Se ha roto la vinculación entre titulación y competencia", apunta Victoria.

"La probabilidad de automatización disminuye con el grado de responsabilidad en la empresa, el nivel educativo, la disposición a participar en acciones formativas y la adopción de nuevas formas de trabajo –como el teletrabajo–, y es comparativamente reducida para los ocupados en educación, sanidad, servicios sociales, TIC, energía y actividades científico-técnicas", añade el Gobierno.

Esa ruptura hace que profesionales de distintas áreas tengan que adquirir habilidades similares, relacionadas con la aplicación de la tecnología.

Por otro lado, están las habilidades no cognitivas, que cita el Gobierno en su informe. "Como es difícil prever qué tipo de profesiones tendremos en 10 o 15 años, cada vez van a ser más necesarias las competencias interpersonales, de resiliencia y resolución de crisis", añade Torres.

Una empresa sabe para qué te contrata hoy, pero dentro de 5 años puede necesitarte para una función muy diferente. Esta versatilidad es la gran cualidad que se busca hoy y se necesitará siempre, que cumple una función complementaria al cambio tecnológico, y que garantiza que la misma persona pueda ocupar posiciones diferentes a lo largo de su vida. 

Otros artículos interesantes:

Los países nórdicos se clasifican sistemáticamente como los países más felices de mundo y su filosofía del trabajo tiene mucho que ver: 2 reclutadores finlandeses explican qué tenemos aprender de su cultura

Las huellas de la reforma laboral: 6 gráficos que demuestran que ya se notan sus efectos en el empleo y 3 que lo desmienten

El drama de los 'millennials': 11 gráficos que ilustran la temporalidad y el desempleo de los jóvenes en España

Te recomendamos