Pasar al contenido principal

Cómo serán las bodas tras el confinamiento: el sector nupcial denuncia la incertidumbre existente y demanda medidas concretas para asegurar los enlaces que quedan de 2020

cómo seran las bodas tras el coronavirus
Una pareja de novios celebra su boda en Nápoles (Italia) en mitad de las medias de confinamiento asumidas por el país frente al coronavirus, el 20 de marzo de 2020. Ciro De Luca/ Reuters
  • El sector de las bodas es uno de los más afectados por la crisis derivada por el coronavirus.
  • Aproximadamente entre el 85% y el 90% de las bodas afectadas por el confinamiento se han aplazado, lo que está llevando a que estos profesionales tengan reservado 2021 con enlaces que cobraron en 2019, mientras que ven dificultadas para generar nuevos ingresos.
  • Asimismo los matrimonios planificados para más allá del verano aún se ven peligrar por la falta de medidas concretas sobre cómo deberán realizarse las bodas en las distintas fases de la desescalada, según denuncia el sector.
  • Con lo poco que se conoce hasta el momento es de esperar que las bodas más inmediatas tras el confinamiento pasen a ser más íntimas y sencillas, donde elementos como la barra libre o el baile puedan verse sacrificados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si pasar un cumpleaños solitario en casa como consecuencia del confinamiento puede ser desalentador, imagina que algo similar sucediera en tu boda

Pocos eventos, junto a la Navidad, pueden ser menos incompatibles con todo lo que implica mantenerse a salvo del contagio; el distanciamiento social y el uso de mascarillas parecen no tener cabida en lo que se entiende por una boda.

En Nueva York, por ejemplo, para evitar al máximo los riesgos, todas aquellas parejas que no quieran esperar al fin de la pandemia pueden casarse por videochat. Las apps de videollamadas se han convertido en este confinamiento en la herramienta para recrear la sensación de cercanía; Por lo que, por qué no ir más allá y retransmitir tu enlace en streaming. 

"La transmisión en vivo de bodas se está convirtiendo en mainstreaming" aseguraba a The New York Times, Vishal Joshi, fundador y CEO de Joy, una plataforma de planificación de eventos con sede en San Francisco (EEUU) que recientemente ha comenzado a ofrecer transmisión en vivo gratuita de bodas.

A pesar de ello, esta solución no parece que pueda convencer a buena parte de las parejas.

En España, la mayoría de los enlaces que se han visto comprometidos por el coronavirus han optado por retrasarse, quizá con la esperanza puesta en poder celebrarlos después con mayor normalidad.

Pero, cómo serán las bodas tras el coronavirus es algo que aún es difícil de conocer. 

A esta misma pregunta intentó darle respuesta el pasado mes de abril la división de novias de Carolina Herrera Nueva York a través de un encuentro virtual con algunos de los expertos más reputados de este ámbito. Entre las principales conclusiones a las que llegaron, es que es de esperar que los enlaces en el futuro, al menos en 2021, tiendan a ser más íntimos, atemporales en lo que refiere a las tendencias y pequeños de lo habitual.

Leer más: Así son las bodas en tiempo de cuarentena: videollamadas, balcones y videojuegos

¿Pero qué sucede con lo que queda de la temporada de 2020? El sector mantiene la esperanza de retomar cierta normalidad a partir del verano, pero es consciente de que a pesar de ello se impondrán algunas medidas. El problema, denuncian, es la incertidumbre de no saber aún protocolos detallados de cómo se van a poder celebrar estos enlaces.

"Necesitamos medidas para poder tener un poco de tiempo y adaptar todo, y también para poder comunicarlo a los novios y proveedores", demanda Jessica Palacios al frente de Esencias de boda, firma que ofrece servicios de wedding planner y atelier para novias e invitadas.

El "estado de alarma" en el que se encuentran actualmente muchas parejas debido al desconocimiento de no saber exactamente cómo va a ser su boda, está llevando a estos a mover, anular y reservar varias fechas para un mismo evento, cuando quizá ni sea necesario.

Algo que puede llevar al sector a verse golpeado aún más gravemente por la crisis generada a raíz del coronavirus.

Los profesionales del mundo de las bodas se unen para que se reconozcan las necesidades de su sector 

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, el número de matrimonios celebrados en España en 2018 fue de 167.613. Si cada boda tiene un coste medio en nuestro país de unos 20.500 euros, siguiendo cifras de Bodas.net, puede entonces estimarse que la industria nupcial en España mueve en torno a casi 3,5 millones de euros al año.

En cuanto a puestos de trabajo, de manera directa se podría hablar de unas 350.000 y de manera indirecta de entorno a 900.000 personas vinculadas a este ámbito, de acuerdo a los datos ofrecidos por Oscar Tudela, presidente de la recién creada Asociación Nupcial Española (ANE).

No es la única agrupación en este ámbito nacida al abrigo del virus. La Asociación de Profesionales de Bodas en España (APBE) presidida por Isaac Amselem, también ha comenzado su andadura recientemente, dispuesta asimismo a aglutinar a todos los proveedores de servicios vinculados a la bodas.

Que ambas iniciativas hayan surgido prácticamente a la vez no es casualidad. El coronavirus ha hecho que las expectativas económicas para 2020 hayan perdido su valía, impactando con dureza en la mayoría de industrias, incluyendo el de las bodas. Pero a diferencia de otros como el turismo o la restauración, el sector de las bodas no está consolidado y por tanto no es reconocido tampoco como tal. 

Leer más: Estoy preparando mi boda: esto es lo que me hubiera gustado que me recomendaran para planificarla mejor y ahorrar dinero

Lo que ha llevado, según consideran los profesionales vinculados a esta industria, a que no se les haya tenido en cuenta de manera concreta a la hora de establecer pautas de actuación en cada una de las fases de desescalada.

Por ello demandan un plan de acción concreto para su sector, que recoja y entienda las peculiaridades que tiene este, remarca Tudela, ejemplificando que una tienda de vestidos de novia no puede equipararse al funcionamiento de una tienda normal o una finca de bodas a un restaurante en lo relativo a tiempos y organización.

"Tenemos unas peculiaridades y deben ser atendidas porque sino el sector va a sufrir mucho y lo que no es justo es que esta crisis se lleve por delante muchas empresas que son perfectamente viables, que estaban haciendo muy buen trabajo y que estaban dando empleo de manera directa e indirecta a casi un millón de personas", comenta.

Por ello una de las demandas comunes de ambas asociaciones es "saber cuál será la 'nueva normalidad' y si se tienen previstos protocolos y medidas de actuación concretas y perfectamente pautadas"  que puedan transmitir a novios y proveedores, puntualiza Amselem.

Cabe remarcar que sus declaraciones fueron realizadas días antes de publicarse en el BOE lo contemplando sobre cierta flexibilización en lo relativo a la fase 2 para la transición hacia una nueva normalidad.

La Fase 2 contempla la celebración de bodas, pero con restricciones

A partir de la fase 2 podrán celebrarse bodas para un número limitado de asistentes.

Como recoge lo publicado por el BOE el pasado 16 de mayo, el aforo para estos eventos se limita "a un máximo de 100 personas en espacios al aire libre o de 50 personas en espacios cerrados."

Al buscar restricciones más concretas que puedan afectar al desarrollo normal que se esperaría en una boda, lo cierto es que surgen algunas dudas.

El Artículo 10 del BOE impone que "durante la celebración de las ceremonias se deberán cumplir las medidas de higiene y prevención establecidas por las autoridades sanitarias relativas al mantenimiento de la distancia social, higiene de manos y etiqueta respiratoria."

Lo que hace pensar que esto implica que durante la ceremonia debería llevarse mascarilla y mantener una separación entre asistentes de 2 metros. 

cómo seran las bodas tras el coronavirus
Remo Casilli/Reuters

En cuanto las celebraciones tras la ceremonia, este mismo artículo remite al capítulo IV relativo a los establecimientos de hostelería y restauración. En este apartado lo que marca la orden es que "deberá asegurarse el mantenimiento de la debida distancia física de dos metros entre las mesas o, en su caso, agrupaciones de mesas. La mesa o agrupación de mesas que se utilicen para este fin, deberán ser acordes al número de personas, permitiendo que se respeten la distancia mínima de seguridad interpersonal." 

Por último en esta fase no se contempla la vuelta a la actividad de discotecas y bares nocturnos de ocio. ¿Debe interpretarse esto cómo una prohibición del baile y la llamada "barra libre" en las bodas?

La incertidumbre generada pone en riesgo las bodas que quedan de 2020, "algo que el sector no puede permitirse"

De acuerdo a los datos del portal Bodas.net recogidos por Diario Financiero el número de enlaces afectados por el confinamiento podría llegar a los 17.000 en España. Aunque estas estimaciones fueron elaboradas para el periodo comprendido entre el 16 de marzo y  finales de abril, lo que supone solo un 10% de las bodas anuales en nuestro país.

La mayoría de estos eventos que no han podido celebrarse han sido movidos a otras fechas.

"Por lo que nos han dicho los afiliados aproximadamente entre el 85% y e 90% de las bodas se aplazan, el resto son cancelaciones", afirma el presidente de ANE. 

Algo que tiene su cara positiva, pero también negativa, en relación a las peculiaridades que definen el sector.

"La mayoría de las parejas que han aplazado, muchos lo han hecho a partir del año que viene y eso afecta a todo el sector muchísimo porque nosotros no podemos vender bodas en 2021 porque ya tenemos bodas que hemos cobrado en 2019" explica Palacios.

A esto se suma, que ante la incertidumbre que denuncia el sector, muchos de los profesionales están llevando a cabo medidas extraordinarias en las que una misma boda cuenta con varias posibles fechas en relación con lo que vaya sucediendo. 

"Para una boda que cobramos el año pasado estamos bloqueando días y estamos dejando de vender, por eso es por lo que necesitamos saber. Yo ahora mismo hay bodas que tengo bloqueadas con 3 fechas: una en septiembre, una en diciembre y una en junio de 2021 para posibles escenarios", afirma la wedding planners.  

"Es imposible asumir tantísimos gastos sin tener ingresos que los sostengan", alerta a este respecto Amselem.

Por otro lado están los novios que se casan en lo que queda de 2020 y que aún no se han visto afectados, —entre ellos los que lo hacen en septiembre, el mes en el que más bodas se celebran en nuestro país, lo que conlleva que aún podría mantenerse parte de la temporada.

Pero el perjuicio de no tener claro a estas alturas en qué condiciones se podrán llevar a cabo las bodas está haciendo peligrar también estos enlaces, explican desde el sector.

"Esto quiere decir, por ejemplo, que en agosto se podrán celebrar ya bodas, pero no se van a celebrar porque como no se hizo la previsión adecuadamente los novios habrán decidido aplazar seguramente. Y eso es un drama que se debería poder evitar. No nos podemos permitir que estas bodas que estaban planteadas no se realicen" advierten desde ANE.

¿Si vas a casarte tras el confinamiento esto es lo que puedes esperar encontrar?

cómo serán las bodas tras el coronavirus
Aly Song/ Reuters

Esencias de bodas abrió su tienda para novias e invitadas el pasado lunes. Y desde entonces están trabajando todo bajo cita, permitiendo a las novias acudir con un límite de 3 personas.

"Más allá de las medidas estipuladas para el trato en el comercio, la ropa es desinfectada con vapor y la aislamos en otro almacén para que la prenda esté ahí 48 horas, por lo que nosotros ahora hacemos pruebas en días alternos para dar ese margen" explica Palacios.

Ambas asociaciones confirman por su parte estar trabajando en el desarrollo de protocolos de actuación para adelantarse y dar la máxima seguridad a clientes y profesionales.

Las fincas son de los sectores más afectados en lo que a restricciones se contempla, "pero se han movido de manera ágil y todos los que conocemos en la asociación ya han habilitado los espacios para poder ofrecer celebrar las bodas con total seguridad", afirma Tudela.

Señala que a este respecto algunos ejemplos incluyen "máquinas de ozono para la desinfección de los salones y  protocolos de desinfección antes y después del evento para que no haya ningún tipo de contaminación cruzada entre celebraciones", explica.

Es de esperar que bajos las restricciones indicadas actualmente en el BOE los enlaces más inmediatos pasen a ser eventos más reducidos y sencillos, en los que los invitados se reduzcan al mínimo y se sacrifiquen aspectos como la barra libre o los grandes festejos. Es decir, las bodas como las conocíamos hasta antes del coronavirus tardarán.

Pero si bien habrá que encarar ciertas restricciones desde las asociaciones hacen un llamamiento de calma para los novios.

"Habrá ciertas limitaciones pero al final estoy convencido que vamos a poder celebrar eventos, bodas, cumpleaños, porque ahora más que nunca necesitamos todos celebrar, reunirnos, estar con los nuestros", remarca Tudela.

"Cambiarán cosas, pero estamos trabajando para que esta nueva normalidad, sea lo más parecido a lo que estamos acostumbrados", afirma Amselem, e incide en la idea de que más allá de las circunstancias, "las bodas serán como siempre, muy emotivas y llenas de amor."

Y además