El sindicato de Google dio el pistoletazo de salida a un año histórico para el activismo de Silicon Valley: los expertos anticipan qué puede pasar en 2022

Un empleado de Google sostiene una pancarta con el lema de la firma 'Don't be evil' durante la huelga de 2018.
Un empleado de Google sostiene una pancarta con el lema de la firma 'Don't be evil' durante la huelga de 2018.

Katie Canales/Business Insider

  • El 4 de enero de 2021, unos 200 trabajadores de Google crearon el sindicato Alphabet Workers Union (AWU). 
  • La formación de AWU dio inicio a un año de activismo sin precedentes dentro de las grandes empresas tecnológicas, aunque algunos expertos dudan sobre hasta qué punto ha sido un éxito.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hace ahora un año, un pequeño grupo de unos 200 empleados de Google revelaron que habían hecho algo sin precedentes entre los trabajadores de alta cualificación de las big tech: se habían sindicado.

El Sindicato de Trabajadores de Alphabet (AWS, por sus siglas en inglés) lleva el nombre de la empresa matriz de Google y ha marcado un punto de ruptura entre la cúpula directiva y una base de empleados cada vez más frustrada.

AWU dijo entonces que presionaría para que se produjeran cambios en asuntos como la brecha salarial, el acoso sexual y la necesidad de garantizar que Google desarrolla tecnología de forma ética.

Pero aunque el grupo ha cuadruplicado su tamaño hasta llegar a unos 800 empleados desde entonces, ese número se ha estancado, y su número de miembros sigue siendo una gota en el océano entre los aproximadamente 150.000 empleados de Google en todo el mundo. Como tal, AWU funciona como un sindicato minoritario, lo que significa que no tiene derechos de negociación colectiva y no está reconocido oficialmente por la empresa.

Para algunos empleados, el sindicato era una organización muy bienvenida después de años de organización informal y protestas dentro de las filas de la empresa por cuestiones como el trabajo de Google con los militares y su supuesta falta de actuación ante las denuncias de acoso sexual.

Algunos trabajadores de Google, junto con activistas de empresas como Apple, atribuyen al sindicato el inicio de un año histórico para el activismo de los empleados en las grandes empresas tecnológicas, incluyendo la protesta de los trabajadores contra el acoso sexual y la discriminación en Apple, un levantamiento entre los trabajadores de los almacenes de Amazon y las revelaciones de la denunciante de Facebook, Frances Haugen.

Sin embargo, algunos miembros de Google afirman que el sindicato no ha aprovechado el impulso de sus primeros meses y sostienen que sus primeros errores socavaron su capacidad para desafiar a un gigante de la industria tecnológica. 

Trabajadores de Google en 10 países se alían para reclamar un giro ético a la compañía: así está poniendo en alerta a las multinacionales tecnológicas el sindicalismo transfronterizo

Hemos preguntado a expertos y a personas de dentro de la empresa qué creen que ha conseguido AWU en 2021, qué necesita mejorar y qué hay que tener en cuenta para el año que viene.

Un portavoz de Google ha remitido a Business Insider a declaraciones anteriores de la empresa sobre la AWU, así como a un enlace a una columna de opinión del Wall Street Journal escrita por un abogado que ha representado a empresas tecnológicas en conflictos laborales titulada El falso sindicato de Google insulta al movimiento obrero.

Un primer sindicato de este tipo y una batalla difícil 

A primera vista, los empleados de Google, predominantemente con estudios universitarios y muy bien pagados (y que también disfrutan de una serie de beneficios extra de la empresa al margen del salario), parecen muy diferentes de los sindicatos de trabajadores del acero, mineros del carbón y obreros de la industria para los que se redactaron las leyes sindicales hace casi un siglo en Estados Unidos y el resto del mundo. 

Y aunque los líderes de las campañas sindicales de hoy han cambiado, también lo han hecho sus demandas. 

AWU dice que ha dado a los empleados una plataforma para exigir a sus pagadores que se atengan a principios éticos más elevados, renunciando a contratos militares, por ejemplo, o adoptando posiciones políticas más abiertas

Las presiones públicas que puede ejercer sobre la empresa han dado lugar a algunos éxitos. El sindicato señaló la atención que ha suscitado el trato que Google da a los trabajadores temporales, contratistas y proveedores externos (TVC), que constituyen aproximadamente la mitad de la plantilla de la empresa. 

La política de Google en relación con los trabajadores temporales y contratados ha sido muy polémica en los últimos años, y los críticos se quejan de que se trata de una mano de obra de "segunda clase" a la que se le niegan las ventajas y los privilegios que se conceden a los verdaderos empleados de Google.

"De cara al año que viene, mi visión es simplificar la narrativa en torno a este tema y decir: 'Oye, estamos luchando por cuestiones de igualdad y salario en lo que es fundamentalmente un lugar de trabajo desigual'", dice Parul Koul, presidente ejecutivo del sindicato, a Business Insider.

"Personalmente, no creo que nuestro trabajo haya terminado mientras haya dos niveles de empleo", añade Ashok Chandwaney, miembro de AWU.

El pasado martes, aniversario de la formación del sindicato,  los miembros de una tienda física de Google Fiber dijeron que querían sindicarse, y AWU presentó una solicitud formal ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales de Estados Unidos para que la apruebe. El sindicato está representado por Communications Workers of America, pero como sindicato minoritario no tiene poder de negociación con la dirección. Aun así, algunos empleados que no son miembros del sindicato dijeron que lo apoyaban.

"Hace que se sienta un poco más como una familia el saber que hay gente que vela por los demás en todo el mundo corporativo", explica un empleado, que no es miembro del sindicato. "Es un poco como una red de seguridad".

Aun así, uno de los mayores retos de la AWU sigue siendo convencer a los trabajadores de Google de que un sindicato tiene sentido. Uno de los empleados, que no forma parte del sindicato, explica que siente que AWU no habla en nombre de todos los googlers, el nombre informal con el que se suele designar a los empleados de la compañía.  "Me parecen un lobby demasiado movido por sus propios ideales dentro de Google", afirma.

Los acuerdos de confidencialidad de las grandes empresas tecnológicas muestran hasta dónde llegan los gigantes de Silicon Valley para silenciar y controlar a sus empleados

Además, al tratarse de un sindicato minoritario con sólo unos cientos de miembros, algunos empleados que no forman parte de AWU siguen preguntándose si el sindicato tendrá fuerza cuando se produzcan problemas mayores en la empresa. 

Algunos empleados actuales y antiguos con los que ha hablado Business Insider subrayan los primeros errores del sindicato, como el lanzamiento fallido de una alianza internacional de empleados de Google, "Alpha Global", que se desmoronó casi tan rápido como se anunció, síntoma de la desorganización del grupo. 

Entre bastidores, personas cercanas a AWU explican que las tensiones entre los principales miembros también han aumentado. Chewy Shaw, ingeniero de Google, fue en un momento dado uno de los miembros más destacados de AWU, ocupando la vicepresidencia del consejo ejecutivo del grupo. Incluso fue coautor de un artículo de opinión en The New York Times con Koul, el presidente ejecutivo, el día que se creó el sindicato.

Sin embargo, según dos fuentes, Shaw fue destituido de su puesto en el consejo ejecutivo de AWU a finales del verano pasado, en medio de una serie de desacuerdos con otros miembros. Shaw no ha respondido a las preguntas de Business Insider para este reportaje.

"Creo que han tenido algunos problemas iniciales", explica a Business Insider un empleado de Google que no está afiliado a AWU. "Se propusieron un gran reto al enfrentarse a esta empresa, y respeto su compromiso con la causa".

Y añade: "¿Realmente conseguirán tanto? No lo tengo claro". 

Las personas ajenas a la empresa dicen que AWU ha contribuido a inspirar la ola de activismo tecnológico de 2021

AWU apareció en medio de una nueva ola de activismo de los empleados en Google. En diciembre de 2020, la compañía metió la pata en otro desastre en materia de comunicación con el despido de Timnit Gebru, una destacada investigadora en el campo de la IA ética que denunció haber sido despedida por la compañía por ser coautora de un trabajo de investigación sobre los riesgos de los sesgos de los algoritmos.

"Creo que podemos entender el anuncio de AWU como un catalizador de gran parte del aumento de la organización de los trabajadores tecnológicos que tuvo lugar en 2021", explica Veena Dubal, profesora de derecho y experta en relaciones laborales, a Business Insider, describiendo la formación de un sindicato en una empresa como Google como "realmente algo sin precedentes."

"Espero que veamos incluso más novedades en 2022", afirma Dubal. "No solo la organización sostenida de los empleados más cualificados del sector tecnológico, sino entre esos trabajadores y sus compañeros de menor cualificación".

Cher Scarlett, una antigua ingeniera de Apple que lideró una campaña sin precedentes en la que se pedía a los empleados pasados y presentes que compartieran relatos de bullying, acoso y discriminación en el trabajo, explica a Business Insider que este sindicato de trabajadores de Google fue lo que inspiró su iniciativa.

"Es cierto en cualquier situación, cuando la gente se siente silenciada u oprimida, o tiene miedo de hablar. Una vez que ven que otras personas adoptan una postura y reciben apoyo por ello, eso les da mucha fuerza", comenta Scarlett. "Da a la gente la confianza y la legitimación que necesita para dar la cara".

Google pagó 100 millones de euros a un ingeniero estrella de conducción autónoma: años después renunció, se fue a un competidor y acabó en la cárcel

En los meses siguientes, los empleados del sector tecnológico demostraron que podían ser un fuerte adversario para las empresas en las que trabajaban, ya que se hizo pública una larga lista de enfrentamientos entre empleados y directivos.

Mallika Balakrishnan es cofundadora de No Tech For Tyrants (No a la tecnología para los tiranos), un movimiento estudiantil que anima a los graduados a no aceptar trabajos en Google tras finalizar sus estudios. Ella explica a Business Insider que la noticia de la irrupción de AWU el pasado mes de enero fue "estimulante".

"La AWU está dando un ejemplo importante al poner de relieve la lucha conectada de todos los empleados de Alphabet, no sólo de los empleados que desempeñan un tipo específico de función", subraya Balakrishnan a Business Insider.

Y añade: "Teniendo en cuenta los recursos que una empresa como Google puede dedicar a aplastar los esfuerzos de organizarse en un sindicato, es enorme ver que la AWU ha despegado de la forma en que lo ha hecho".

"Si puede ocurrir en Google, ¿por qué no en cualquier otro lugar?".

Otros artículos interesantes:

Estas 33 fotos resumen la asombrosa evolución de Google: de un dormitorio de Stanford a la dominación mundial

Google se gastó 100 millones al año en globos aerostáticos gigantes para llevar internet a todo el mundo: así fracasó el proyecto, contado desde dentro

15 exempleados de Google explican cómo descubrieron que había llegado la hora de dejar su puesto en el gigante de Silicon Valley

Te recomendamos

Y además