Pasar al contenido principal

España no descarta crear una aplicación europea para evitar más contagios de coronavirus cuando acabe la cuarentena: así son las apps que desarrollaron otros países

  • El Gobierno estudia qué apps pueden ser más útiles para garantizar la seguridad y evitar nuevos contagios durante la fase desescalada de los confinamientos por coronavirus.
  • La ministra Nadia Calviño confirmó el jueves que hay "ejemplos en el ámbito internacional" que tendrán que adaptarse a los estándares europeos de protección de datos.
  • Se refería así a las apps como la de Singapur o República Checa, capaz de rastrear tus movimientos y tus contactos cercanos para prevenir nuevos positivos de COVID-19.
  • En China, una app impedía a los ciudadanos tomar el transporte público o entrar en establecimientos si el código que tienen que enseñar su móvil alertaba de contagiado.
  • Colectivos de derechos digitales y civiles alertan en manifiestos de los estigmas que este tipo de apps pueden provocar, aunque el debate está muy abierto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una vez se doblega la curva de contagios por coronavirus, llega la hora de hablar sobre cómo los gobiernos del mundo irán rebajando las restricciones propias del confinamiento.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya confirmó la semana pasada en una comparecencia en el Congreso de los Diputados que el Gobierno de España ya está trabajando en esos "escenarios futuros", sobre los que no quiso hacer ningún tipo de predicción.

Sin embargo, cada vez suena con más fuerza la posibilidad de que se desarrollen nuevas aplicaciones para poder trazar mejor a los contagiados y a los infectados por coronavirus asintomáticos. Estas apps serían distintas a las herramientas de autodiagnóstico que ya están disponibles en nuestro país: la primera en llegar fue Coronamadrid y se fueron sucediendo varias versiones como la app catalana, vasca o aragonesa. También llegó más recientemente la española Asistencia COVID-19.

Leer más: "No podemos permitir que la pandemia sirva como pretexto para una vigilancia indefinida": El manifiesto que exige a gobiernos de todo el mundo preservar la privacidad personal

Estas otras aplicaciones que sí trazarían de forma más efectiva a los ciudadanos ya se han dado en países como Singapur o en República Checa. El Ejecutivo checo liberó el código de su versión en un repositorio en GitHub, una plataforma de Microsoft para desarrolladores.

La app que es capaz de alertarte si te cruzas con un contagiado de coronavirus

El funcionamiento de estas apps era mucho más novedoso y lo contaba El Confidencial en este artículo: básicamente tu dispositivo móvil emitiría 'fogonazos' de Bluetooth para sondear qué otros dispositivos hay a su alrededor con la misma app instalada. La app exige a los ciudadanos notificar su estado de salud, de tal modo que si te cruzas con un contagiado por coronavirus, lo sabrías porque tu móvil te alertaría.

No es algo tan extremo como lo que se ha probado en China, donde la administración creó una app con la que tenías que enseñar una suerte de códigos QR a las autoridades para que estas te dejasen salir de casa o ir a hacer la compra. En caso de que tu estado de salud sea el de un positivo por coronavirus, la autoridad que registre tu código lo sabría, por lo que serías denunciado ante las fuerzas del orden.

El pasado miércoles, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, comparecía en rueda de prensa y, a preguntas de Business Insider España, ratificó que conoce los "ejemplos internacionales" de estas apps para desescalar las medidas de confinamiento. Calviño, eso sí, advirtió que de desarrollarse más aplicaciones, estas se harían bajo los rigurosos estándares de protección de datos y privacidad que rigen en la Unión Europea, el GDPR.

"Estamos trabajando en el ámbito de la Unión Europea para ver qué aplicaciones pueden ser más útiles [en la fase de desescalada], inspirándonos en algunos ejemplos que tenemos en el ámbito internacional, pero adaptándolos a las normas de protección de datos personales, privacidad y la intimidad de las personas, ámbitos en los que la Unión Europea tiene los estándares más altos del mundo", apuntó la ministra.

Leer más: El tratamiento de datos en apps sanitarias o el control tecnológico avivan el debate: qué pasará con los derechos digitales tras la crisis del coronavirus

De este modo, el Gobierno español también salía al paso de una demanda de las autoridades europeas: la de crear una app de autodiagnóstico estándar para todo el continente, de tal modo que lo más importante en la app sea la protección de la privacidad de los usuarios.

Por ahora, España solo traza a sus ciudadanos a través de un estudio de movilidad llamado DataCOVID-19, con datos presumiblemente anonimizados y que les facilitan las operadoras de telecomunicaciones al Ejecutivo. De este modo, la administración es capaz de saber si las medidas de confinamiento se están siguiendo y si están teniendo éxito en función de a qué antenas de telefonía se están conectando tus terminales.

La geolocalización por GPS también la puede recopilar el Gobierno a través de su app de autodiagnóstico, pero en su aviso de privacidad se explicita que es opcional y solo se hace con el propósito de que el programa te derive al sistema sanitario público que te corresponda según la comunidad autónoma en la que vivas.

Leer más: Así te evalúa el algoritmo de la app de diagnóstico de coronavirus: 15 puntos si tienes fiebre y 0 puntos si tienes dolor muscular

Mientras el debate no ha hecho más que empezar, la preocupación aumenta en colectivos en defensa de los derechos digitales y de la privacidad. Un manifiesto reunión más de un centenar de firmas de organizaciones civiles de todo el mundo, en el que se exigía que los gobiernos garantizaran la anonimización de los datos de los usuarios trazados por este tipo de apps.

X.net, un colectivo en defensa de derechos digitales que opera en España, también se sumó a esta reivindicación en un reciente artículo publicado en InfoLibre. En él, X.net recordaba que anonimizar los datos extraídos de los ciudadanos podía compararse con una receta de cocina. No basta que el Gobierno diga que anonimizará los datos recopilados. Es necesario que también explique cómo lo hará.

Y además