Pasar al contenido principal

Cómo te afecta la nueva normativa de Madrid si tienes un piso en Airbnb (o si vas a alquilar)

Un piso de Airbnb
Pixabay

El Ayuntamiento de Madrid está decidido a aplicar desde el próximo mes de octubre la regulación aprobada a nivel estatal el pasado diciembre que afecta a las plataformas digitales de alquiler turístico. Entre otras, a algunas tan conocidas como Airbnb, HomeAway o Windu.

La normativa, con la que Hacienda pretende acabar con el fraude fiscal en este tipo de alquileres turísticos ─a los que la plataforma no aplica IVA actualmente, sino que depende del usuario regularizar el pago de tasas─, supone una serie de cambios drásticos que afectan especialmente a las compañías que ofrecen estos servicios, pero también a quienes ponen en alquiler o subarrendan una vivienda.

En este sentido, la nueva normativa pretende identificar a los usuarios de estas plataformas para poder reclamarles el pago de tributos, algo que hasta ahora sucede en escasas ocasiones. Por otro lado, la nueva regulación de los alquileres turísticos limita el acceso a poner en alquiler las viviendas que no cumplan una serie de requisitos, lo que podría acabar con más de un 90% de este tipo de alquileres en Madrid, tal y como aseguraba hace unas semanas José Manuel Calvo, concejal de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento.

¿En qué afectará a las plataformas que ofertan alquileres de pisos turísticos en Madrid?

En primer lugar, el consistorio obligará a las plataformas que ofertan alquileres de pisos turísticos en Madrid, como por ejemplo Airbnb, a identificar a cesionarios y cedentes, detallar la vivienda alquilada y el importe del subarrendo, siguiendo las directrices de la regulación estatal.

Así, en el texto publicado en el BOE el pasado diciembre, se especificaba que "con fines de prevención del fraude fiscal se establece una obligación de información específica para las personas o entidades, en particular, las denominadas plataformas colaborativas, que intermedien en la cesión del uso de viviendas con fines turísticos".

Leer más: Madrid, la capital europea donde más ha crecido el alquiler de pisos en Airbnb

"Las personas y entidades que intermedien entre los cedentes y cesionarios del uso de viviendas con fines turísticos situadas en territorio español en los términos establecidos en el apartado siguiente, vendrán obligados a presentar periódicamente una declaración informativa de las cesiones de uso en las que intermedien", continuaba el texto.

Es decir, que las plataformas como Airbnb, HomeAway o Windu no podrán ejercer como meros intermediarios entre demandantes y ofertantes de alquileres, sino que deberán velar por el cumplimiento de las obligaciones fiscales de sus usuarios ofreciendo información detallada sobre la actividad de los mismos.

¿Cómo te afectará si tienes un piso en alquiler en plataformas como Airbnb?

Por otro lado, quienes estén utilizando este tipo de plataformas para poner sus pisos en alquiler deberán proporcionar todos los datos fiscales y catastrales que cada plataforma les exija ─en aplicación de la normativa─ para poder optar a seguir utilizando sus servicios.

En este sentido, cuando se utilicen este tipo de plataformas se obligará a los usuarios a cumplir con la tributación correspondiente. En este caso, al tratarse de pisos turísticos, se deberá abonar un 10% de los ingresos en concepto de IVA, un tasa impositiva que ya están abonando los servicios hoteleros de Madrid.

Leer más: Así quiere Competencia ordenar las leyes autonómicas sobre pisos turísticos de Airbnb

Además, será de carácter obligatorio acreditar la propiedad de la vivienda subarrendada a través de la referencia catastral o la escritura de la misma, con el fin de identificar al propietario y de conocer sobre qué piso está operando. El fin es el mismo: tener controlados los ingresos para exigir la tributación correspondiente.

También será necesario informar del período del alquiler vacacional, para evitar casos de subarrendo de vivienda habitual enmascarados como alquileres de pisos turísticos a través de este tipo de plataformas.

Así, la norma afectará especialmente a aquellas viviendas turísticas que se alquilen más de 90 días al año: sólo aquellas que dispongan de una entrada y salida directa a la calle ─algo extremadamente inusual en Madrid─ podrán operar como pisos turísticos. Eso sí, sólo en las cuatro zonas en las que el ayuntamiento ha definido la aplicación de la normativa.

¿Cómo afectará a quienes van a alquilar?

Como se informaba el pasado diciembre, la nueva normativa obligará a la identificación de aquellas que alquilen pisos turísticos a través de este tipo de plataformas. Principalmente, porque sin un registro detallado, a través de estas plataformas podrían colarse personas que quisieran pasar desapercibidas, algo que preocupa a las autoridades especialmente en el contexto de la lucha antiterrorista.

Una medida que implica más control por parte de este tipo de plataformas, que deberán llevar un registro actualizado e informar periódicamente a las autoridades competentes.

Leer más: Airbnb quiere a Ada Colau como aliada

Por otro lado, según un estudio elaborado por Colliers International EMEA en colaboración con La Haya Hotelschool, "empiezan a tener impacto" en las cifras de crecimiento de las reservas en Airbnb las medidas puestas en marcha por los organismos municipales y autonómicos para controlar la oferta de viviendas turísticas en Barcelona y también en Madrid.

De este modo, según el citado estudio, los precios de los pisos turísticos podrían sufrir un repunte a partir de la implementación de la nueva regulación, ya que la reducción de la oferta mediante la regulación generará una variación al alza del precio medio por habitación o vivienda vacacional. Lo que, en última instancia, afectará a quien vaya a alquilar, ya sea a un servicio hotelero o a través de este tipo de plataformas.

Te puede interesar