Pasar al contenido principal

Así trabajan los equipos de 'limpieza extrema' cuando se encuentran en zonas que han estado expuestas al coronavirus

  • Existen equipos que se encargan de limpiar escenas del crimen, deshechos radiactivos o zonas de riesgo biológico. Ahora son reclamados también para eliminar cualquier presencia del coronavirus en diferentes estancias.
  • Estos trabajadores van hasta las empresas y hogares donde se han confirmado casos de coronavirus para llevar a cabo un profundo proceso de desinfección.  
  • En concreto, Steri-Clean es una empresa especializada en la limpieza de la escena del crimen y ahora se ha colocado en primera línea para ayudar a acondicionar los espacios infectados con el coronavirus antes de que puedan volver a ser utilizados. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Cory Chalmers: nos da miedo. No sabemos si realmente el COVID-19 sigue por ahí todavía, así que tenemos que actuar como si estuviera en casi todos los casos en los que nos metemos ahora mismo 

Narrador: a raíz de los hechos acontecidos por la pandemia, las empresas que limpian de todo, desde escenas del crimen hasta derrames químicos y residuos radiactivos, están siendo reclamadas para desinfectar las áreas de diferentes puntos calientes del coronavirus Estos trabajadores van a las empresas y a los hogares donde se han documentado casos confirmados de COVID-19, que en algunos casos llevan a la muerte, poniéndose en riesgo de ser infectados con el virus. 

Son un grupo de trabajadores esenciales que a menudo suelen pasar desapercibidos pero que están en la primera línea del brote. Para ver lo que se necesita para estar en la primera línea, seguimos a Cory Chalmers, el CEO de Steri-Clean, una compañía que se especializa en el riesgo biológico y limpieza de la escena del crimen. Durante un día, nos ha enseñado lo que es ser un profesional de la limpieza durante el brote. 

Chalmers: nos han llamado para que acudamos a un hogar de una señora que había fallecido. La última vez que el hijo habló con ella sufría de una terrible tos y los síntomas del COVID-19, y lo luego no habló con ella durante una semana, así que fue hasta allí para ver cómo estaba y la encontró muerta, desafortunadamente. Lamentablemente, ella estuvo tendida en el suelo por lo menos unos cuantos días, lo que resulta en una etapa temprana de descomposición, que puede dar lugar a bacterias, incluso si no hay un virus presente, por lo que se puso en contacto con nosotros para que le ayudáramos a limpiar los restos biológicos y hacer la casa segura. 

Leer más: El lucrativo y desconocido negocio de la 'limpieza extrema': hasta 3.500 euros al día por retirar 150 kilos de heces humanas o limpiar cadáveres

Narrador: los servicios de desinfección como Steri-Clean limpian los lugares que se sospecha que están contaminados por el nuevo coronavirus. Eso incluye cruceros, oficinas, almacenes, fábricas, cafeterías y las casas de los fallecidos, como esta mujer, que puede haber tenido COVID-19. 

Chalmers: he pasado muchos de mis días limpiando casas y negocios, coches de policía. No hay muchos recursos aquí. Mi día a día ha cambiado definitivamente en este último mes, más o menos.

Narrador: antes de entrar en un espacio potencialmente contaminado, Chalmers y su equipo se visten con un equipo de protección similar al de los trabajadores de la salud que están en primera línea. Aunque el CDC no ha confirmado ningún caso de alguien infectado por el nuevo coronavirus que viva sobre una superficie, aún recomienda  desinfectar las superficies regularmente. Y los investigadores han descubierto que el virus puede vivir en ciertas superficies durante horas e incluso días. 

Chalmers: usamos monos completos, que son desechables. También son resistentes a las salpicaduras. Usamos máscaras N95, respiradores, así que estamos completamente encapsulados.  No podemos respirar ninguna de las partículas que están por ahí fuera, flotando. Usamos forros en los zapatos. Usamos guantes dobles. Los pegamos con cinta adhesiva a la costura. Así que, realmente no permitimos que nada entre en este traje o bajo nuestra máscara, porque tenemos que quitarnos esto e irnos a casa al final del día. No queremos llevar nada a casa con nosotros. 

Narrador: con su máscara puesta, Chalmers entra al espacio contaminado y primero retira cualquier ropa o material sucio de todas las superficies. 

Chalmers: había mucha sangre, lo cual es poco común, pero tenía una tos bastante fuerte, así que terminando cortando mucha de la alfombra donde había sangre y fluidos corporales, la silla en la que estaba sentada, parte de la cama haciendo seguro que la familia pudiera entrar allí. 

Narrador: después de deshacerse de los deshechos de riesgo biológico, el equipo de Chalmers frota las superficies contaminadas con un producto a base de alcohol o lejía. Este paso elimina las biopelículas.

Chalmers: básicamente es la materia invisible que, con solo tocarla repetidamente con las manos, se acumula en las superficies, y está llena de gérmenes y bacterias que se agrupan. Y así, esos grupos compiten con nuestro spray desinfectante que ponemos sobre las superficies. 

Narrador: el trabajo que hace Steri-Clean tiene que ser minucioso. Para confirmar que las superficies están limpias, Chalmers utiliza monitores de ATP para probar la actividad celular, ya que hasta ahora no hay ninguna prueba de que detecte el virus COVID-19 en las superficies. 

Chalmers: cuando medimos con el ATP las distintas superficies, se trata de energía almacenada. Cada célula la tiene. Sabremos que si hemos reducido la actividad celular en esa superficie, habremos hecho un buen trabajo de limpieza.

Narrador: una vez que una superficie ha pasado la prueba del monitor ATP, Chalmers puede ir al siguiente paso, la desinfección, que alcanzará a cualquier virus presente, no solo al COVID-19. 

Chalmers: nos preocupa no solo limpiar algo visible para que la familia no tenga que verlo, sino que también queremos que sea seguro para ellos entrar ahí si hubo algún virus, patógenos y cosas que también son invisibles en las superficies. 

Narrador: el equipo de Chalmers sigue un estricto proceso aprobado por el CDC para aplicar desinfectantes de grado hospitalario y registrados por la EPA que dicen matar los patógenos emergentes. Chalmers rocía desinfectante en todas las superficies y puntos de contacto, dejándolo reposar durante el tiempo de permanencia adecuado antes de limpiar la superficie. Eso incluye los pomos de las puertas, los interruptores de la luz, los teclados, los respaldos y los brazos de las sillas, además de todas las superficies horizontales, como mesas, mostradores y escritorios. Si se seca antes del tiempo de permanencia obligatorio, entonces el desinfectante es ineficaz.  

Y lo hacen con pistolas electroestáticas, sistemas de pulverización mecánica y nebulizadores de mano Los sistemas de nebulización de habitaciones enteras se utilizan en los espacios más grandes para llenar las habitaciones con una neblina de desinfección invisible. En casos más pequeños como este, el equipo de Chalmers utiliza pistolas electroestáticas para poner una carga eléctrica en la niebla para que se envuelva en la parte posterior de las superficies y las cubra uniformemente. Desde su primera llamada relacionada con el COVID-19 a principios de marzo, la compañía ha trabajado en docenas de casos.

Chalmers: durante todo este tiempo, hemos llegado al punto en el que el 99% de nuestras llamadas estaban relacionadas con el COVID-19. Todas las llamadas que nos llegaron. No creo que el COVID-19 desaparezca. Lo que creo es que va a cambiar nuestra industria, porque creo que es algo con lo que nos vamos a ir encontrando con el transcurso de los años.

Y además