Los dos factores esenciales para transportar alimentos correctamente, según un experto

Tupperware
fcafotodigital

Getty Images

  • Los alimentos propios de la dieta mediterránea requieren una temperatura y envase adecuados a la hora de su transporte, para exprimir al máximo sus beneficios.
  • Además, su correcto proceso de conservación también ayuda a proteger del deterioro del producto y previene de la contaminación microbiana propia de los envases.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La dieta mediterránea es conocida a nivel mundial por sus beneficios para la salud, desde la prevención de enfermedades cardiovasculares y metabólicas hasta su contribución a la pérdida de peso.

Sus alimentos clave son las verduras y hortalizas, el pescado y las carnes blancas, siempre con un poco de aceite de oliva virgen extra.

Sin embargo, en muchas ocasiones la temperatura a la que se cocinan y el envase donde las conservas o transportas podría influir en gran medida en su resultado final.

Estos son los beneficios científicamente probados de la dieta mediterránea.

Esto se debe a que existen muchos factores que podrían contaminar la comida, como el propio ambiente, una mala manipulación, otros alimentos o incluso podría sufrir algún tipo de golpe.

Los alimentos calientes deben ser transportados en un envase estilo termo, para así mantener su temperatura cálida de 60 °C o superior.

Pero si no tienes un recipiente de estas características siempre puedes refrigerarlos previamente hasta llegar a unos 4 °C y colocarlos en la nevera al llegar a tu destino. Esto también vale para alimentos ya fríos de por sí.

Piensa que siempre puedes recalentar la comida en el microondas, por lo que es una buena alternativa.

Todos los motivos por los que la dieta mediterránea es considerada una de las mejores por la mayoría de nutricionistas.

Para conservar los alimentos fríos una vez que sales de casa lo ideal sería utilizar neveras portátiles con hielo o paquetes de gel congelado para que no pierdan el frío. 

Además, es importante separar en distintas neveras las bebidas de los alimentos perecederos para que estos últimos no se estropeen.

En la línea de los envases existen distintos tipos en función de su material, ya que pueden ser de plástico, vidrio, aluminio, papel o cartón y hojalata.

Sin embargo, estos recipientes que protegen del deterioro y la contaminación microbiana tienen que ser aptos para el transporte de alimentos, es decir, que no traspasen sustancias tóxicas a la comida.

Estos son los efectos nocivos de las sustancias químicas que se encuentran en la comida o en los envases, según una reciente investigación científica.

Por tanto, antes de elegir uno hay que estar bien seguro de que están bien desinfectados, enjuagados y escurridos y que no cuentan con ninguna grieta. 

Si se trata de transportar frutas, verduras y hortalizas cortadas se recomienda usar bolsas herméticamente cerradas o envases del estilo termo para conservar la temperatura de unos 12°C e introducirlas en una nevera al llegar al destino.

Pero antes de eso hay que asegurarse de que hayan pasado por un proceso de selección, lavado y desinfección, seguido de un adecuado enfriamiento para evitar la proliferación de microorganismos capaces de sobrevivir en entornos sin oxígeno.

Si sigues estos consejos tus alimentos llegarán a la comida familiar o al trabajo en perfecto estado y podrás aprovechar al máximo los alimentos típicos de la dieta mediterránea.

LEER TAMBIÉN: Estos son los beneficios científicamente probados de la dieta mediterránea

LEER TAMBIÉN: Todos los motivos por los que la dieta mediterránea es considerada una de las mejores por la mayoría de nutricionistas

LEER TAMBIÉN: 8 juguetes sexuales que gustan mucho más que el Satisfyer

VER AHORA: Qué es Twitch y por qué está tan de moda