Pasar al contenido principal

Cómo tributa la vivienda habitual en la declaración de la Renta

Una pareja desembala sus cajas en su nueva casa
Una pareja desembala sus cajas en su nueva casa. Getty Images
  • Si eres propietario de tu vivienda habitual, estás obligado que hacerlo constar en la declaración de la Renta, a pesar de que ya no están vigentes la mayoría de ventajas fiscales al respecto.
  • Solo quienes compraron casa antes del 1 de enero de 2013 tienen derecho a una deducción en la declaración.
  • Si has vendido tu vivienda habitual en 2018, el dinero que hayas obtenido de esa operación también está sujeto a impuestos, salvo que seas mayor de 65 años o lo reinviertas en una nueva casa.

Uno de los capítulos más importantes de la declaración de la Renta es el referido a la vivienda habitual. Si vives de alquiler, podrás disfrutar de deducciones fiscales en 15 de las 17 autonomías, mientras que si tu casa es de tu propiedad el margen de ventajas fiscales se reduce, aunque no del todo.

Dentro de los datos que requiere la Agencia Tributaria sobre la vivienda, el más importante es la referencia catastral, que permite ubicar el inmueble de acuerdo a los criterios del Estado. Es importante verificar que estos datos sobre tu vivienda habitual figuran correctamente en el borrador, para evitar tener que corregir ese dato en una declaración complementaria o, en el peor de los casos, afrontar una multa de 100 euros.

Leer más: Cuántos impuestos hay que pagar por tener una casa

Qué deducciones hay en la declaración de la Renta sobre la vivienda habitual

En principio, la deducción por vivienda habitual quedó derogada en 2013, aunque sin efectos retroactivos. Así, todavía podrán disfrutar de ella quienes hayan comprado su casa antes del 1 de enero de 2013 y quienes hayan pagado obras de rehabilitación de la vivienda o de adecuación a una persona discapacitada antes 2013 y que hayan concluido antes de 2017.

En caso de cumplir estas condiciones, tendrás derecho a disfrutar de una deducción de hasta el 15% de las cantidades que hayas invertido en la compra o en las obras, con un límite de 9.040 euros anuales. Esto es lo que fija la normativa estatal, aunque hay dos excepciones, País Vasco y Navarra.

Así, si vives en estas dos comunidades, las condiciones son distintas al tratarse de autonomías de régimen foral. En ambas se puede solicitar la deducción aunque la casa se comprase después de 2013 y cuentan con características propias:

  • País Vasco ofrece una deducción general del 18% con un límite de 1.530 euros, que es del 23% hasta un máximo de 1.955 euros para familias numerosas y jóvenes.
  • Navarra ofrece una deducción del 15% hasta una base de 7.000 euros anuales en la declaración individual o de 15.000 euros en la conjunta.

Leer más: Cuánto debes ahorrar cada mes para pagar la entrada de una vivienda antes de los 35

Qué se considera vivienda habitual para disfrutar de estas deducciones

Para Hacienda, es necesario que tu casa cumpla con una serie de criterios para considerarla tu vivienda habitual y poder disfrutar de la deducción estatal, además de haberla comprado antes de 2013. Así, la vivienda debe ser tu residencia habitual por un periodo de al menos 3 años y debes habitarla de forma continuada hasta 12 meses después de la compra o las obras realizadas.

Esta definición excluye las segundas residencias, que tributan como ingreso por renta imputada y no cuentan con ventajas fiscales, y las viviendas no habituales que estés alquilando, que tienen su propio régimen de tributación y, en algunos casos, pueden ser objeto de deducciones o reducciones del IRPF.

Y además