Pasar al contenido principal

Cómo tributan los CFDs en la declaración de la Renta

Traders preocupados en el parqué de la bolsa de Wall Street
Reuters
  • Los contratos por diferencias o CFDs son productos financieros derivados que ofrecen una rentabilidad que hay que hacer constar en la declaración de la Renta.
  • Como las acciones y otros productos de ahorro e inversión, los CFDs tributan como rentas del ahorro, pagando entre un 19 y un 23% según su cuantía.
  • Las liquidaciones diarias respecto a los cambios en el precio de los CFDs deben incluir ganancias o pérdidas patrimoniales, por lo que pueden compensarse con el resultado del resto de tus inversiones.

Los CFDs son, probablemente, uno de los productos financieros más complicados de entender para los profanos de las finanzas. Los contratos por diferencias son un producto derivado que te permite beneficiarte de los cambios de valor de un activo sin necesidad de poseerlo y, como las acciones, ofrecen como rentabilidad la diferencia entre el precio de compra y el de venta, pero liquidados de forma diaria.

La suma de todos los resultados de esas liquidaciones diarias al cabo del año fiscal consta en tu declaración de la Renta y se suman al cómputo de ganancias y pérdidas patrimoniales. De este modo, un buen rendimiento de una inversión en CFDs puede compensar las pérdidas en Bolsa o en otro producto financiero similar de cara a Hacienda.

Leer más: Cómo ganar dinero cuando baja una acción o un índice bursátil

Cómo integrar la diferencia de los CFDs en la declaración de la Renta

Al estar integradas como rentas del ahorro en el cálculo del ajuste anual del IRPF, la diferencia que recibas de CFDs tributa igual que el resto de productos de inversión. El cálculo debe hacerse teniendo en cuenta los gastos de corretaje, las comisiones y los intereses, salvo los que pagas como comprador.

Si has obtenido pérdidas, no tienes que tributar por ellas dado que tu patrimonio no ha aumentado. Además, debes plasmarlas en tu declaración pero no es obligatorio compensar las ganancias de 2018 con las pérdidas del mismo año, dado que la ley contempla que puedes compensar el resultado en los cuatro años siguientes a haber sufrido pérdidas.

Si has conseguido ganancias una vez integrado el saldo final de nuestras operaciones con CFDs en la base imponible del ahorro, tributarán como otros productos de inversión, es decir, un 19% de IRPF por los primeros 6.000 euros recibidos, un 21% hasta 50.000 euros y un 23% a partir de esa cantidad.

Y además