Pasar al contenido principal

Cómo tributan las cuentas bancarias en la declaración de la Renta

Carteles de bancos en sucursales.
Reuters
  • Dentro de tu declaración de la Renta se recoge el dinero que tienes en tus cuentas bancarias y su rentabilidad se considera rendimiento de capital mobiliario, formando parte de la base del ahorro.
  • El IRPF que se te aplicará por esa rentabilidad, que oscila entre un 19% y un 23%, dependerá de la cantidad o los regalos que hayamos recibido por parte de la entidad bancaria.
  • Tu banco te enviará una notificación con el interés obtenido a través de tus cuentas, que en los últimos años ha ido tendiendo a la baja.

Desde la crisis económica, la banca está inmersa en un proceso de reestructuración que ha tenido tres víctimas destacadas: sus oficinas, sus empleados y la rentabilidad que ofrecen los productos de ahorro que ofrecen, como cuentas nómina, cuentas corrientes y depósitos.

Así, si hace 10 años era habitual ver ofertas con una rentabilidad en torno al 5% TAE, actualmente la mayoría no llegan a remunerar un 0,5% o han sido sustituidas por regalos.

Aunque sea escasa, esa rentabilidad, como cualquier otro ingreso que recibes al cabo del año, lleva aparejada la responsabilidad de tributar por ella, en este caso en la declaración de la Renta, en la que se considera rendimiento de capital mobiliario y forman parte de la base del ahorro.

Leer más: Guía para elegir los mejores productos de inversión según tu perfil de riesgo

Cómo tributan los rendimientos bancarios

Los intereses o incentivos que recibas de tu entidad por tener tu dinero en una de sus cuentas bancarias llevan aparejados una retención, que oscila entre un 19% y un 23%, dependiendo de la cantidad o los regalos que hayamos recibido por parte del banco.

Desde la reforma fiscal de 2015, los impuestos sobre el ahorro se han reducido considerablemente, configurándose tres topes de rentabilidad:

  • Un 19%, si has recibido hasta 6.000 euros en 2018.
  • Un 21%, si has recibido hasta 50.000 euros.
  • Un 23%, a partir de 50.000 euros.

Hay que tener en cuenta que estas retenciones son progresivas, por lo que si has recibido una rentabilidad en 2018 de 55.000 euros, pagarás un 19% por los primeros 6.000 euros, un 21% por los 44.000 euros que superan el primer tope y un 23% por los 5.000 euros que superan el segundo.

Además, en caso de que la cuenta tenga varios cotitulares, Hacienda repartirá proporcionalmente entre ellos los rendimientos recibidos.

Leer más: Por qué sube el precio de la vivienda: 7 razones que lo explican

Cómo tributar un regalo del banco

En algunas entidades, compensan la falta de incentivos financieros de sus cuentas remuneradas con otro tipo de alicientes, con regalos como televisores de pantalla plana, asistentes de voz o directamente dinero en metálico en concepto de bienvenida.

En todos esos casos, estás obligado a tributar por los regalos recibidos de la misma manera que por el rendimiento, y en las mismas condiciones.

Para saber cuánto hay que pagar en la declaración de la Renta por estos obsequios, es necesario traducirlos en su valor a euros. De esto se encarga el banco, que incluye en su notificación de información fiscal la valoración de los regalos o cantidades entregadas y las retenciones a cuenta que llevan aparejados según su valor, que normalmente serán de un 19%.

Te puede interesar