Pasar al contenido principal

Cómo tributan las opciones, futuros y warrants en la declaración de la Renta

Productividad con el ordenador portátil
Getty Images
  • Los productos derivados como opciones, futuros y warrants están entre más complejos del mercado, pero es sencillo incluir sus ganancias en la declaración de la Renta.
  • Los ingresos que genera la compraventa de estos productos financieros deben incluirse en la declaración de la Renta como ganancia patrimonial, como gran parte de los rendimientos de inversiones.
  • Solo se tributa por la diferencia entre el valor de entrada en una opción, un futuro o un warrant y el de salida.

Del mismo modo que existen distintos perfiles de inversor dependiendo de su grado de aversión al riesgo, también hay varios tipos de productos financieros según su grado de complejidad. Precisamente, los productos derivados como opciones, futuros y warrants están entre más complejos del mercado.

Las opciones ofrecen al inversor derechos de compraventa sobre otro activo, como acciones, materias primas o índices, entre otros, en una fecha futura por una cantidad determinada, sin que esos derechos le obliguen a adquirirla. Los warrants tienen un funcionamiento similar, aunque solo se pueden vender warrants con derecho a venta, llamadas calls, y comprar con derecho a compra, llamadas puts.

Leer más: Cómo tributan las criptomonedas en la declaración de la Renta

Mientras, los futuros son contratos vinculantes de compra o venta de una cantidad concreta de cualquier activo subyacente por un precio concreto, pero definiendo que la operación se hará en una fecha concreta posterior a la de la firma. Dado que su cotización oscila a diario, cuando se alcance la fecha de finalización ganarás o perderás la diferencia de valor que se haya registrado.

Cómo incluir productos derivados en la declaración de la Renta

El resultado total de tu actividad de compra y venta de opciones, futuros y warrants durante 2018 debe figurar en la sección de tu declaración de la Renta en la que se permite la compensación de ganancias o pérdidas patrimoniales. De este modo, puedes equilibrar el resultado del ajuste anual del IRPF con los rendimientos de otras inversiones.

Leer más: Cómo tributa la segunda vivienda en la declaración de la Renta

Si has obtenido pérdidas, puedes compensarlas con hasta un 25% de tus rendimientos de capital mobiliario. Además, debes plasmarlas en tu declaración pero no es obligatorio compensar las ganancias de 2018 con las pérdidas del mismo año, dado que la ley contempla que puedes hacerlo en los cuatro años siguientes a haberlas sufrido.

Si has conseguido ganancias una vez integrado el saldo final de nuestras compras o ventas de productos derivados en la base imponible del ahorro, tributarán como otros productos de inversión, es decir, un 19% de IRPF por los primeros 6.000 euros recibidos, un 21% hasta 50.000 euros y un 23% a partir de esa cantidad.

Te puede interesar

Lo más popular