Pasar al contenido principal

Cómo tributan la renta fija y las Letras del Tesoro en la declaración de la Renta

Trabajadores de un fondo de inversión atienden a sus clientes ante el ordenador
Getty Images
  • Hacienda considera los intereses que generan la renta fija y las Letras del Tesoro como rendimientos de capital mobiliario por los que se tributa en la declaración de la Renta.
  • Esas ganancias tributan sobre los mismos porcentajes que otros productos de inversión, es decir, entre un 19% y un 23% dependiendo de su cuantía.
  • Además, hay diferencias en la tributación de Letras y Bonos u Obligaciones del Tesoro, dado que en las primeras se paga impuestos por la diferencia entre valor de compra y de venta, y en las segundas también se tributa por el rendimiento de amortización.

Por regla general, se considera que los inversores en renta fija responden a un perfil más conservador o más alejado del riesgo de otros productos financieros. Eso se debe a que se tratar de deuda emitida por administraciones públicas o empresas con una rentabilidad establecida antes de la compra y que siempre debe remunerar a un interés siempre positivo.

Por ello, se considera muy probable que recuperes toda tu inversión más un porcentaje de rentabilidad una vez que venza la letra, el bono o la obligación que has comprado. Esta fiabilidad la otorga el hecho de que el inversor se convierte en acreedor de un gobierno, un organismo público o una compañía privada que vende su deuda en el mercado.

Leer más: Cómo tributan las criptomonedas en la declaración de la Renta

Sin embargo, conviene recordar las advertencias de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que asegura que "una de las creencias erróneas más extendidas es pensar que invertir en renta fija es invertir sin riesgos". De hecho, distingue un riesgo de mercado, otro vinculado a la liquidez del producto en caso de venta y por impago de toda o una parte de la inversión por parte del emisor.

Cómo incluir la renta fija en la declaración de la Renta

Precisamente, las rentas que genera una inversión de este tipo, ya sean intereses, cupones, amortizaciones o una diferencia positiva entre el valor de compra y el de venta, están sometidos a pagar IRPF. Por lo tanto, estos rendimientos deben incluirse en la declaración de la Renta como rendimientos del capital mobiliario.

De este modo, los porcentajes impositivos que se aplican a las ganancias de la renta fija son los mismos que están establecidos para el resto de productos de inversión. Así, se gravará un 19% de IRPF por los primeros 6.000 euros recibidos, un 21% hasta 50.000 euros y un 23% a partir de esa cantidad.

Leer más: Cómo tributa la vivienda habitual en la declaración de la Renta

Sin embargo, el concepto que está sometido a impuestos depende de la duración del producto. Así, distinguimos entre deuda a corto y a largo plazo para saber qué hay que incluir entre los rendimientos de capital en la declaración de la Renta:

  • Letras del Tesoro: estos productos vencen en plazo de 3, 6, 12 o 18 meses, por lo que está sometida a IRPF la diferencia entre su valor nominal y el que recibirás en su vencimiento.  
  • Bonos y Obligaciones del Tesoro: para estos productos, con vencimientos de entre 2 y 5 años en el caso de los bonos y entre 5 y 30 años para las obligaciones, existen dos tipos de rendimientos sometidos a impuestos, por un lado los intereses o cupones recibidos durante su vigencia y el rendimiento de amortización o venta de este producto.

Y además