Cómo está usando Sanitas la visualización de datos para mejorar nuestro entendimiento de la salud

Médico consultando ordenador
Sanitas
  • Disponer de información médica agregada se ha demostrado, con la epidemia de la COVID-19, como un elemento muy útil a la hora de diseñar políticas de salud pública eficientes.
  • Compañías como Sanitas llevan desde 2017 aglutinando esta clase de información para mejorar su propia operativa pero, también, para ofrecer informes y tendencias sobre salud a los profesionales médicos, científicos y población en general.
  • Además, la empresa está inmersa en otro proyecto para democratizar la monitorización en remoto de sus pacientes mediante wearables y otros dispositivos conectados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La epidemia provocada por la COVID-19 ha puesto sobre la mesa las limitaciones de los actuales sistemas sanitarios y, especialmente, de la necesidad de contar con más información y datos precisos sobre los que poder tomar decisiones cruciales en un ámbito tan sensible como es nuestra salud. Un área, la que escenifica la confluencia de lo médico y las Tecnologías de la Información, que no es nueva ni inexplorada, contando dentro de nuestro país con proyectos muy ambiciosos en esta dirección.

Es el caso de Sanitas, una de las casas de la sanidad privada con más solera del territorio nacional -fue fundada en 1954- y que en la actual presta servicio a 16,5 millones de asegurados, de los que 10,6 millones lo son de sus seguros de salud. Perteneciente ahora a la multinacional Bupa, Sanitas se marcó hace varios años sustentar su crecimiento a hombros de la transformación digital en todos los terrenos de su operativa.

Por ejemplo, Sanitas cuenta con un departamento especializado en transformación digital y del que dependen treinta profesionales, entre ingenieros de datos, ingenieros de Big Data y científicos de datos. Además, en 2017, la firma que dirige Iñaki Ereño anunció su estrategia de Big Data con el propósito de mejorar su capacidad de predicción de demanda de sanitarios y para anticiparse a posibles picos de actividad.

"Los modelos anteriores eran descriptivos, se limitaban a extraer datos que describían la realidad. Pero ahora hablamos de modelos predictivos, que nos permiten planificar mejor los recursos que tenemos en nuestras clínicas en momentos puntuales, como las urgencias de los fines de semana, en base al histórico de información y otras fuentes externas, como la climatología. Ahora mismo estamos en desviaciones de 0,1, cuando antes era un caballo de batalla para nosotros", nos explica el propio Ereño.

Leer más: Esta es la clave que ha impulsado la transformación digital de Sanitas

El proyecto DataSalud

En ese mismo año 2017, Sanitas dio vida a la que quizás sea su iniciativa icónica en este campo: el proyecto DataSalud. Se trata de una plataforma de visualización de toda la información que aglutina la compañía en su día a día, procesada y analizada de modo que resulten estudios e informes que ayuden al público en general (y a los propios profesionales médicos e incluso científicos) a entender las tendencias, hábitos o causas de muchos de los retos a los que se enfrenta la sanidad en estos momentos.

Yolanda Erburu, directora ejecutiva de Comunicación, RSC y Fundación Sanitas, explica al respecto que "pensamos que era una oportunidad para poner esa información al servicio de la sociedad, puesto que nosotros tenemos capacidad para gestionar esos datos y para sacar conclusiones de ellos. Creímos que era también importante hacer un gesto y contribuir a la sociedad con este conocimiento que viene de nuestros clientes. Por otro lado, creo que desde el punto de vista de compañía es una manera de estar en el mundo y de ser relevantes no sólo para nuestros clientes, sino también para la sociedad, haciendo accesible toda esta riqueza de conocimiento".

Para obtener estos estudios, Sanitas emplea datos anonimizados o agregados con el consentimiento previo de los pacientes. En concreto, su particular data lake está conformado por los alrededor de 40 millones de actos médicos al año que acontecen en sus cuatro hospitales, 20 centros médicos multiespecialidad, 16 centros de bienestar, 180 clínicas dentales, 46 residencias de mayores y 3 centros de día. Una información que se cruza con los datos obtenidos de estudios demoscópicos o indicadores de salud de fuentes institucionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Sanidad, las consejerías de Salud o el Instituto Nacional de Estadística (INE). A partir de todos ellos, los expertos en ciencia de datos establecen tendencias, patrones o alteraciones que puedan ser significativas desde un punto de vista de salud pública.

Para poder hacer lo más accesible posible toda esa información, Sanitas no sólo está publicando esos datos en forma de informes con poso académico, sino que está haciendo sus "pinitos en el periodismo de datos porque creo que es parte de nuestra obligación como equipo de comunicación, ofreciendo a los medios información relevante, en línea con nuestro propósito como organización", añade Erburu.

Para muestra, un botón. Entre las últimas publicaciones que han surgido del proyecto DataSalud encontramos análisis que explican cómo el estado de alarma ha agravado las patologías bucodentales de más del 13% de la población o cómo las enfermedades cardíacas, respiratorias y oncológicas previas pueden cuadriplicar la posibilidad de ingreso por COVID-19. 

Un paso más: la salud conectada

Pero si DataSalud busca sacar provecho de los datos de salud de cara al interés general, otra iniciativa de Sanitas busca obtener más información en tiempo real de sus clientes para ayudarles en su seguimiento médico. 

Se trata del programa Salud Conectada, lanzado en 2018 y que cuenta con más de 1.000 usuarios en nuestro país, cuya utilidad radica no sólo en digitalizar gran parte de los procesos de atención médica sino también en monitorizar la salud de las personas en remoto.

Para ello, se utilizan wearables de toda índole -desde pulseras inteligentes hasta espejos conectados o televisores-  cuyos datos son recogidos por la firma sanitaria y analizados por un plantel de 100 médicos que realizan el seguimiento de la evolución de los pacientes que no se tienen que mover de su propio domicilio.

Por supuesto, toda esa información se incorpora al historial clínico del usuario, de manera que alimente y complemente el resto de información obtenida por pruebas presenciales.

LEER TAMBIÉN: Esta es la clave que ha impulsado la transformación digital de Sanitas, según uno de sus principales ejecutivos

LEER TAMBIÉN: "No quiero ser protagonista, pero sí reivindicar el papel de los que estamos detrás de los médicos", el mensaje de una limpiadora de un centro de salud de Badajoz

VER AHORA: “España necesita un cambio radical en el modelo educativo" si quiere capacitar a los alumnos para tener éxito profesional en el futuro, según el presidente de ISDI

    Más:

  1. Salud
  2. Big data
  3. Trending