He creado un NFT a partir de una foto que he tomado dando un paseo por la mañana: así ha sido el proceso y cuánto me ha costado hacerlo

Toby Hazlewood

Toby Hazlewood

  • Toby Hazlewood ha acuñado como NFT una foto que tomó de un paseo matutino.
  • A pesar de ser un novato en blockchain, la ha promocionado en redes sociales y blogs hasta que ha conseguido venderla.
  • El proceso le ha resultado complejo, pero ha aprendido mucho sobre cómo funciona el negocio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La primera vez que oí hablar de los tokens no fungibles (NFT, por sus siglas en inglés) fue cuando el artista Beeple vendió uno por 69 millones de dólares.

Al trabajar en ciberseguridad, llevaba años oyendo hablar de criptomonedas y blockchain. Pero hace poco que me interesé por los activos digitales.

Asombrado por la cantidad de dinero que movía, en marzo decidí crear y vender un NFT propio a pesar de ser un novato en blockchain en ese momento.

Estaba intrigado, me preguntaba si podría ganar dinero con este aparente boom.

Sabía que se podía acuñar un NFT por cualquier creación digital, ya fuera el primer tuit de Jack Dorsey o la obra del artista británico Damien Hirst. También sabía que los NFT eran tokens digitales que obran en propiedad de una persona y han sido creados en una red de blockchain en lugar de la propia obra de arte.

Las NFT pueden venderse a compradores que perciben el valor y el estatus de poseer una obra de arte original junto con el correspondiente código de blockchain que, en conjunto, conforman un NFT.

Algunas NFT, como CryptoPunks, son bastante simplistas y sugieren que los compradores se sienten atraídos por las inversiones especulativas tanto como por el atractivo de las propias obras.

Los expertos en criptomonedas anticipan que shiba inu sufrirá pronto un bajón y no superará a dogecoin: estas 3 'altcoins' están en el radar por su alto rendimiento

Eso me convenció de que no tenía que intentar vender una obra de arte. Así, decidí acuñar un NFT a partir de una fotografía que había tomado mientras caminaba una mañana en mi condado natal inglés de Staffordshire. 

Suelo hacer fotos de la fauna, los paisajes y los amaneceres cuando salgo a caminar cerca de mi casa, pero nunca pensé que podría ganar dinero con ellas.

Sin embargo, la imagen que elegí había ganado un premio en un concurso fotográfico de mi lugar de trabajo, así que pensé que podría venderse.

Para acuñar un NFT en la blockchain de Ethereum necesitaba una cartera de criptomonedas que contuviera precisamente los tokens conocidos como ethereum.

Elegí MetaMask como cartera por su ubicuidad entre la comunidad de NFT. Descargué su aplicación, tomando nota de la clave de recuperación única de 12 palabras generada durante la configuración y manteniéndola en secreto. 

Después, creé una cuenta en la bolsa de Coinbase a través de su aplicación enviando fotos de mi documento de identidad para la verificación en línea.

Una vez que deposité unos 200 dólares en Coinbase, compré el equivalente en ethereum y lo envié a mi monedero MetaMask, lo que se hace generando una dirección única que se copia y se introduce en la bolsa.

Un usuario de Coinbase pierde más de 10 millones de euros en criptomonedas en 10 minutos tras caer en una estafa

Este proceso de puesta a punto me llevó menos de una hora.

Con los ethereum en mano, estaba ya listo para acuñar y listar mi NFT. Lo hice en OpenSea, que se autodenomina el "primer y mayor" mercado de estos activos.

Me pareció que las plataformas grandes y de buena reputación limitan las posibilidades de ser estafado y ayudan a maximizar el alcance a los compradores.

Publicar allí es como vender en eBay. Se sube el archivo original (en mi caso, el JPEG de mi foto), se añade una descripción y se elige entre fijar un precio o vender mediante subasta.

OpenSea proporciona un código QR que debes escanear para vincularlo a tu monedero de criptomonedas y así poder pagar y ser pagado. Pide regularmente una verificación digital durante todo el proceso de acuñación, confirmando cada paso.

Los creadores eligen una tasa de comisión de hasta el 10% para futuras ventas de sus NFT, lo que les da un beneficio financiero cada vez que cambia de manos. He optado por recibir una comisión del 4%. Si mi comprador revende mi NFT, obtendré el 4% de los ingresos.

Esto se aplica de forma programada en la blockchain a través de lo que se denomina "contrato inteligente".

También hay que pagar las tasas de "gas" de Ethereum, que cubren la potencia de cálculo necesaria para ejecutar transacciones de la cadena de bloques como la acuñación.

Estas son significativas gracias al auge de los NFT y al volumen de personas que compiten por recursos de la red.

La última estafa con criptomonedas: el token de ‘El juego del calamar’ desaparece tras dispararse un 75.000%

Las tasas varían significativamente según la hora del día. Cuando envié mi acuñación por la noche, se me cotizaron tarifas de gas equivalentes a 140 dólares. Cuando hice la misma solicitud a las 6 de la mañana del día siguiente, me cotizaron 94,33 dólares.

OpenSea se queda con el 2,5% del precio de cualquier venta, y se producen más gastos de gas cuando se acepta una oferta de un comprador. Tenlo en cuenta a la hora de fijar el precio si quieres obtener beneficios.

Pensando precisamente en el modo en que se han disparado los NFT, inicialmente puse el mío a la venta por 5 ethereums, es decir, unos 20.000 dólares. 

No hubo compradores, así que consideré la posibilidad de fijar un precio justo pero realista, especialmente tratándose de mi primera venta de NFT.

Después de 7 meses sin despertar ningún interés, bajé el precio a 0,015 ethereum, pensando que era mejor crear credibilidad vendiendo unas pocas piezas inicialmente. Al fin y al cabo, no me costó nada hacer la foto.

El marketing era crucial.

El cofundador de Apple, Steve Wozniak, advierte de que los gobiernos nunca cederán el control de las criptomonedas

Los compradores que participan en un mercado inundado como es el del NFT tienen con rangos de precio que van desde 50 dólares hasta más de un millón de dólares.

En Twitter hay florecientes comunidades de entusiastas, creadores e inversores de NFT. Las "ballenas" de las criptomonedas aparecen a menudo en Twitter y en Discord en busca de NFT para comprar. Ponte en contacto con ellos y promociona el tuyo descaradamente.

Construí mis seguidores en Twitter publicando artículos en Medium sobre la cultura de las NFT y promoviendo la mía. Una semana después de haber bajado el precio, un influencer de NFT me ofreció la cantidad que pedía.

Una vez que pagué otra cuota de 40 dólares en ethereum, la recaudación llegó a mi cartera y la NFT pasó a la del comprador. El comprador tuiteó diciendo que mi manera de escribir había sido un factor importante en su decisión de compra.

Puede que acuñe otras fotografías. Estoy explorando formas de acuñar algo basado en texto, y me estoy embarcando en un proyecto con otro creador en el que queremos juntar mis escritos con sus ilustraciones para venderlo como NFT.

Acuñar y vender mi primera NFT supuso un gran esfuerzo. Después de todos los gastos, casi me sale lo comido por lo servido. Pero lo más importante es que he conseguido credibilidad al hacer una venta y ahora entiendo el proceso.

Otros artículos interesantes:

5 consejos para invertir en criptomonedas de Enrique Moris, que con 28 años tiene un patrimonio de 10 millones de euros

Coinbase lanzará su propio mercado de NFT a finales de 2021

Elon Musk retuitea un meme y al cabo de 2 días se vende como NFT por 17.000 euros

Te recomendamos

Y además