Así es como los viajes espaciales pueden cambiar el cerebro de los astronautas

Astronauta saludando

REUTERS

Los astronautas se exponen de muchas maneras al viajar al espacio. Una de las cuestiones de las que menos se habla, pero que está muy presente, es el cómo afecta a su salud. Pasar largos periodos de tiempo en el espacio puede ocasionarles cambios en el cerebro.

Un equipo de investigadores ha analizado los cambios estructurales que se producen en el cerebro tras un viaje al espacio de una duración aproximada de medio año. Las principales alteraciones se han detectado en la materia blanca. Esta parte del cerebro es la encargada de gestionar las comunicaciones tanto dentro del cerebro como del resto del cuerpo.

Según el estudio, que ha sido publicado en Frontiers in Neural Circuits, el cerebro tiene la capacidad de adaptarse a los cambios. Para estudiar su funcionamiento después de un vuelo espacial, los investigadores han utilizado una técnica de imagen cerebral llamada tractografía que ofrece una especie de esquema tridimensional del cerebro.

¿Cómo ser astronauta? Con estos 6 requisitos (casi) cualquiera podrá viajar al Espacio

Es la primera vez que se utiliza este método para detectar los cambios en la estructura del cerebro en el campo de la astronomía. Para ello, han hecho pruebas en 12 cosmonautas varones, antes y después de sus respectivos vuelos. Durante los siete meses posteriores al viaje se les ha realizado varios escaneos de seguimiento.

Ante lo que vieron en un principio, los investigadores pensaron que habían detectado cambios en el cuerpo calloso, la autopista central que conecta los dos hemisferios del cerebro. Sin embargo, tras un análisis más profundo, descubrieron que se trataba de la expansión de los ventrículos, sistema por el que circula el líquido cefalorraquídeo.

"Los cambios estructurales que descubrimos inicialmente en el cuerpo calloso están causados por la dilatación de los ventrículos, que inducen cambios anatómicos en el tejido neuronal adyacente", ha explicado Floris Wuyts, neurocientífico de la Universidad de Amberes, en Bélgica.

Estos son los riesgos para la salud de viajar al espacio, según el estudio más grande publicado hasta la fecha

Los cambios en el cerebro son algo más común de lo que uno podría creer. En la vida cotidiana nos ayuda a aprender nuevas habilidades, crear recuerdos o adaptarnos a nuevos entornos. Eso último es lo que ocurre con los astronautas.

El estudio ha demostrado la capacidad del cerebro por adaptarse, en el caso de los astronautas, al estado de ingravidez, entre otras cosas. El cerebro se reconstruye transformando sus conexiones hasta seis meses después.

La exposición prolongada a las diferencias que hay en el espacio respecto a la Tierra pueden derivar en problemas si no se tiene cuidado. El cuerpo humano se ha desarrollado bajo las particularidades del planeta. La gravedad, entre otras cosas, afecta en gran medida a los seres humanos.

Otros artículos interesantes:

Una réplica de Chernóbil podría proteger a los astronautas de la radiación del espacio

El turismo espacial está a punto de despegar: así se aseguran Virgin Galactic, Blue Origin y SpaceX de que los cuerpos de los turistas sobrevivan al viaje

Estos son los efectos que tienen el espacio y la radiación solar sobre el cuerpo humano

Te recomendamos