Un ucraniano de 35 años describe cómo es la vida ahora mismo en Kiev: "Mantenemos nuestras casas a oscuras para que nadie pueda ver dónde disparar"

Michael Rud.
Michael Rud.

Michael Rud. 

Este artículo se basa en una conversación con Michael Rud, de 35 años, científico ucraniano y especialista en espectáculos de fuego residente en Kiev. La conversación se ha editado para facilitar la lectura.

Soy un hombre de 35 años que vive en Kiev con mi madre, mi padre y dos gatos. Antes de la guerra, era un especialista en espectáculos con fuego en mi tiempo libre. He viajado por toda Ucrania y durante el verano pasado actué en unos 15 festivales.

Aquellos meses justo después del confinamiento fueron una época muy feliz para mí, pero ahora parece un recuerdo lejano. Recuerdo que pensaba que el momento más duro de la pandemia fue algo bastante malo, pero no es nada comparado con lo que está viviendo nuestro país en estos momentos. Quiero compartir mi historia y lo que está ocurriendo a mi alrededor para ayudar a la situación de nuestro país en lo que pueda.

Estas protecciones en forma de erizo buscan impedir que los tanques puedan acceder a nuestro barrio.

Intento ser positivo y mantener mi buen humor. Pero es muy difícil lidiar con lo que sucede a mi alrededor. De vez en cuando hacemos bromas entre nosotros, a menudo sobre Rusia, pero sobre todo hablamos de la guerra y de dónde han caído las últimas bombas.

Además, hacía mucho tiempo que no tenía noticias de un amigo mío en Járkov y me estaba preocupando, pero acabo de enterarme de que están bien.

Antes de que empezaran los ataques rusos hice una escapada para ir a esquiar a los Cárpatos.

El día antes de la guerra estaba en los Cárpatos, donde fui a esquiar con mi padre. Ahora se ha convertido en una moda compartir en Instagram la última foto que hiciste con tu móvil antes de que empezara la guerra. Esa fue la mía.

En el camino de vuelta a Kiev, vimos dos aviones combatiendo. O eso es lo que pensé que estaba pasando. También podría haber sido un avión al que le perseguía un cohete. No pude ver como acabó. 

Vi dos aviones que parecían estar combatiendo.

Desde mi ventana en la capital de Ucrania puedo oír los misiles. También puedo ver los destellos de las explosiones. Aunque ahora mismo están bastante lejos, todavía se pueden ver y sentir los estruendos y las vibraciones. Cuanto más oscura es la tarde, más fácil es ver los destellos, por lo que la noche es especialmente difícil de sobrellevar.

Nuestras ventanas solían estar iluminadas por la noche, pero ya no lo están. Mantenemos nuestras casas a oscuras para que nadie pueda ver dónde disparar.

12 cosas que no sabías de Volodímir Zelenski, presidente de Ucrania: el actor que siguió los pasos de su personaje de ficción

También los oímos más fácilmente porque nuestra ciudad está muy tranquila ahora. Antes estaba llena de gente que venía del trabajo, salía de compras, iba al gimnasio o al cine. Ahora mismo no hay coches en las carreteras y las calles están absolutamente vacías.

Mucha gente ya se ha ido de Kiev. Quizá volver a Kiev después de mi viaje fue un error, pero no lo sé. Nadie sabe qué es lo mejor en este momento.

La gente intenta ayudarse de cualquier manera posible. Mucha gente, incluido yo mismo, está donando dinero o equipamiento al ejército. Algunas personas están comprando comida para los ancianos, acogiendo mascotas abandonadas y ofreciendo ayuda gratuita, como sesiones de terapia por teléfono

Personas que nunca fueron amigas antes de esto están ayudando a otras a huir de ciudades peligrosas y ofreciendo comida y refugio a soldados y personas normales. Otros están levantando esas vallas antitanques "erizo" que aparecen en la foto de arriba. 

También ayudamos intentando contar al mundo lo que está ocurriendo a través de YouTube e Instagram. Nosotros también estamos en el frente de guerra. 

La vista desde mi ventana.

Muchos ucranianos se sienten desesperados e indefensos

Tenemos refugios antibombas, pero no está claro si son más seguros que permanecer en nuestras casas. Yo diría que no son refugios profesionales, sino más bien improvisados.

Así que pienso quedarme aquí, en mi casa de Kiev. Creo que la mayoría de la gente que conozco también está optando por refugiarse en su hogar.

¿Cuál es el problema de Ucrania y Rusia? Claves para entender por qué Putin ha comenzado la guerra

Por ahora tenemos algo de comida en la nevera, así que estaremos bien durante algún tiempo. Las tiendas estuvieron cerradas todo el día de ayer. Hoy he salido, pero había una cola enorme, así que he decidido no ir. Habría tenido que hacer tres horas de cola y no estaba seguro de que les quedara comida para entonces.

Una amiga de mi madre ha ido hoy a otra tienda de nuestro barrio y ha podido comprar cosas como huevos y pan, pero ha tenido que esperar más de dos horas. Mucha gente está intentando comprar todos los alimentos a la vez, lo que hace que las cosas sean aún más difíciles.

Si Ucrania no recibe más ayuda, no sé qué pasará con nosotros

Por supuesto que queremos que las fuerzas rusas se vayan, pero no pueden irse sin más. Eso no es realista. Quieren cambiar el gobierno aquí, o quieren más territorios.

Estamos en una situación muy difícil porque tienen números y tecnologías de combate sofisticadas. Todo nuestro país teme un ataque aéreo. Tenemos miedo de que nuestro mundo caiga sobre nuestras cabezas. Intentamos tener esperanza. 

Esperamos que todo se recupere, pero nuestras infraestructuras ya están dañadas: nuestros aeropuertos y torres de telecomunicaciones han sido atacados.

Las sirenas antiaéreas que indican la inminencia de un ataque suenan durante todo el día y la noche, probablemente las oímos 20 veces al día. Sentimos decepción, incredulidad y, por supuesto, un enorme miedo. Mi madre siente mucho pánico, sobre todo desde que fracasaron las negociaciones con Rusia.

Me preocupa que la guerra se prolongue meses o incluso años

Hay que parar esto en una semana o menos, o la gente huirá de Europa, y nuestra economía se resentirá aún más. Lo único que queremos es que Rusia se vaya para poder reconstruir y volver a trabajar.

Esta es una guerra real, aunque todavía no se llame oficialmente así en todas partes, y ya ha unido al pueblo ucraniano.

Los oligarcas y sus familiares, medios, 'youtubers' o plataformas cripto: cómo organiza Ucrania a sus milicias de voluntarios en el frente digital y cuáles son sus objetivos

Parece que las fuerzas rusas realmente pensaban que vendrían aquí y que nuestro pueblo los recibiría con alegría. Pero nuestro ejército lo está haciendo bastante bien y, lo más importante, creemos en él. Somos un pueblo fuerte.

Y le decimos a Rusia, de la manera más descortés posible, que se vaya a la mierda. Sólo queremos que se vayan y construyan su mundo ruso en su propio maldito país, no en el nuestro.

Otros artículos interesantes:

Cómo enviar ayuda humanitaria a Ucrania: así puedes donar dinero y acoger refugiados

12 cosas que no sabías de Volodímir Zelenski, presidente de Ucrania: el actor que siguió los pasos de su personaje de ficción

Ucrania pide desconectar a Rusia de internet, una medida que no pillaría al Kremlin por sorpresa: Putin ya probó en 2019 su propia 'Runet'

Te recomendamos