11 fotos que ilustran el fin de bloqueo de Wuhan, epicentro del primer brote del coronavirus, y su lenta vuelta a la normalidad

Enfermeras abrazándose
Reuters / Aly Song
  • Los habitantes de Wuhan, foco en el que se originó el primer brote de coronavirus, dicen adiós al bloqueo total de la ciudad que se decretó el pasado 23 de enero.

  • 76 días la ciudad vuelve a estar conectada con el resto del país, aunque con ciertas limitaciones: solo se puede salir de allí con un código QR que garantiza que la persona no tiene síntomas.  

  • El Gobierno sigue animando a la gente a recluirse en sus casas y los puestos de vigilancia en las entradas de los edificios de apartamentos siguen controlando las entradas y salidas de las personas.

  • La ciudad, de 11 millones de habitantes, ha registrado más de 50.000 casos de COVID-19 según unas discutidas cifras oficiales que hablan de 2.571 fallecidos.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cintillo especial Coronavirus

Parecía que no iba a llegar nunca el momento pero, 76 días después, los habitantes de Wuhan se han despedido este miércoles del encierro total decretado el pasado 23 de enero por las autoridades chinas para aislar el primer brote de coronavirus.

Los 11 millones de habitantes de Wuhan, más los que quedaron allí atrapados por el confinamiento, pueden salir de la ciudad tras la recuperación de las conexiones de transporte con el resto de China.

Pero solo en teoría porque para poder salir hace falta un "código de salud" a través de un código QR en el teléfono móvil que garantiza que la persona en cuestión no presenta síntomas; de hecho, los controles de temperatura y de salud seguirán realizándose en las calles para evitar la vuelta del brote.

Algunas de las zonas más afectadas, explica The New York Times, siguen restringiendo los accesos para que la gente no salga de sus casas y el Gobierno anima a la población a seguir en casa el mayor tiempo posible.

Muchos comercios han vuelto a abrir, pero en los negocios más grandes se mantienen los controles de temperatura en la puerta y se sigue vigilando el aforo para que no se produzcan aglomeraciones.

A continuación puedes ver en imágenes cómo vive Wuhan el fin de su aislamiento y cómo intenta volver poco a poco a la normalidad tras la crisis del coronavirus.

La venta de billetes de tren para este primer día del fin del aislamiento indica que más de 55.000 personas abandonarán Wuhan este mismo miércoles.

Fila de viajeros en la estación de tren de Hankou, Wuhan.
Fila de viajeros en la estación de tren de Hankou, Wuhan.
Reuters / Aly Song

Casi el 40% de los viajeros se desplazará hacia el delta del río de las Perlas, una zona en la que se sitúan megaurbes como Cantón o Shenzhen, en la frontera con Hong Kong.

Fuente: CNN.

El aeropuerto, cerrado desde que el 23 de enero se impusiera la cuarentena, ha retomado los vuelos. Pero solo de forma parcial.

Personas en el aeropuerto internacional de Wuhan.
Personas en el aeropuerto internacional de Wuhan.
Reuters / Aly Song

No habrá vuelos directos a la capital china y, además, los aviones no irán llenos para prevenir contagios: la ocupación se limitará al 50% del pasaje.

Fuente: La Vanguardia.

Los controles de temperatura en las estaciones de tren, autobús y aeropuertos son obligatorios para todo el que quiera salir de Wuhan.

El staff del aeropuerto comprueban la salud a los pasajeros mediante un código QR.
El staff del aeropuerto comprueban la salud a los pasajeros mediante un código QR.
Reuters / Aly Song

Los pasajeros tienen que acreditar que están sanos por medio de certificados médicos o códigos QR en sus móviles, generados por apps que controlan su historial de fermedades, movimientos y contactos.

Fuente: ABC.

Los operarios siguen desinfectando zonas comunes para evitar nuevos contagios.

Un trabajador desinfectando el Aeropuerto Internacional de Wuahn-Tianhe.
Un trabajador desinfectando el Aeropuerto Internacional de Wuahn-Tianhe.
Reuters / Aly Song

En Wuhan todavía quedan 445 contagiados por coronavirus "activos" de los 1.190 que hay en todo el país según las cifras oficiales. 

Fuente: La Vanguardia.

Leer más: Consejos para no contagiarte con coronavirus cuando vayas al supermercado a hacer la compra

Las autoridades siguen animando a la gente a quedarse en casa; los que se atreven a salir lo hacen con mascarillas e incluso con trajes de protección completos.

Para evitar posibles contagios todo el mundo lleva mascarillas en Wuhan.
Para evitar posibles contagios todo el mundo lleva mascarillas en Wuhan.
Reuters / Aly Song

Fuente: The New York Times.

Y la tecnología sigue jugando un papel fundamental para frenar la propagación del coronavirus.

Se controla la temperatura de las personas mediante cámaras térmicas.
Se controla la temperatura de las personas mediante cámaras térmicas.
Reuters / Kim Kyung-Hoon

Además de las aplicaciones en los teléfonos móviles, en los espacios públicos los operarios vigilan con cámaras para que no se produzcan grandes aglomeraciones y controlan la temperatura corporal de los ciudadanos.

La vigilancia no se ha retirado ni en los grandes espacios públicos ni en los barrios residenciales.

Las fuerzas policiales se encargan de que exista cierto control en el tránsito de los habitantes de Wuhan.
Las fuerzas policiales se encargan de que exista cierto control en el tránsito de los habitantes de Wuhan.
Reuters / Aly Song

Las grandes barreras levantadas durante el confinamiento siguen rodeando muchos complejos de viviendas en Wuhan: los residentes solo pueden salir con el código sanitario verde en su app o con documentos que demuestren una razón justificada para salir a la calle.

Fuente: Al Jazeera.

Leer más: China ocultó la auténtica magnitud del coronavirus al falsificar el número de muertos y contagiados, según informes de la inteligencia de Estados Unidos

Las conexiones por carretera también se han recuperado y los atascos han dado un ápice de normalidad a primera hora.

Policías retirando las berraras que aislaban Wuhan.
Policías retirando las berraras que aislaban Wuhan.
Reuters / Stringer

Wuhan se ha levantado este miércoles con una imagen que había quedado olvidada desde finales de enero: los atascos de coches han reaparecido a primera hora, especialmente en los alrededores de la principal estación de tren.

Por otro lado las barreras que cortaban los accesos de la ciudad para evitar que ningún coche pudiera entrar o salir sin permiso de las autoridades se han levantado. Eso sí, también es necesario mostrar el código QR que acredita el buen estado de salud de todo el que quiera salir de la capital.

Fuente: Scmp.

"Ahora que se ha levantado el cierre, solo quiero volver con mi familia".

Médicos emocionados ante el fin de la cuarentena en Wuhan.
Médicos emocionados ante el fin de la cuarentena en Wuhan.
Reuters / Aly Song

Muchas personas quedaron atrapadas en Wuhan con el bloqueo total decretado el 23 de enero, algunas lejos de sus seres queridos. 

Es el caso de Zhou Zhen, un pinche de cocina de 19 años que trabaja en un restaurante en Wuhan y volvía a su ciudad natal, Nanning, en la provincia de Jiangxi, tras pasar dos meses encerrado en el dormitorio de la empresa.

Fuente: ABC.

La normalidad total tardará tiempo en volver a Wuhan.

Personas escaneando el código QR que indica su estado de salud.
Personas escaneando el código QR que indica su estado de salud.
Reuters / Aly Song

Luo Ping, un funcionario de Wuhan especializado en epidemiología, explicó a la cadena de televisión nacional CCTV el pasado domingo que el fin del aislamiento marca un "reinicio completo" de las actividades económicas y sociales de la ciudad, pero al mismo tiempo dejó claro que la ciudad se enfrenta a un enorme desafío.

"El aumento del movimiento de personas eleva el riesgo de nuevos contagios. Algunos residentes han bajado la guardia y no llevan mascarillas cuando salen a la calle", advirtió. "La reapertura de Wuhan no significa que esté todo limpio, ni tampoco que se relajen las medidas de prevención y control de epidemias dentro de la ciudad".

En los últimos días han ido reabriendo tiendas, también los populares tenderetes en la calle para comprar verduras, alcohol, cigarrillos y otras mercancías sin necesidad de entrar a espacios cerrados, y cada vez se puede ver a más gente en los parques que rodean al río Yangtsé. Los autobuses públicos y el sistema de metro han vuelto a funcionar, aunque a menudo viajan con pocos pasajeros.

El 94% de los negocios han vuelto a abrir sus puertas, pero todavía no está claro el nivel de actividad que mantienen estos días y, sobre todo, hasta qué punto sufrirán las heridas económicas de una tragedia sanitaria que, según las cifras oficiales, ha costado la vida a 2.571 personas.

Fuente: CNN, The New York Times

Otros artículos interesantes:

Los médicos instan a hablar sobre la muerte en tiempos de coronavirus

Compra online en Dia: mantiene su servicio online y el reparto a domicilio durante la cuarentena

Las ayudas del coronavirus tienen una cara oculta: tributan en la renta y tendrás que pagar impuestos por ellas