“Si una compañía no se adapta a un modelo de trabajo digital, lo tendrá muy difícil para sobrevivir una década”, según Alberto Rodríguez de Lama, CEO de Mioti

ALBERTO RODRÍGUEZ, MIOTI

Mioti

  • ¿Son conscientes las empresas de la necesidad de digitalizarse? ¿Podrán asumir la inversión? ¿Tienen formación suficiente? Para responder a estas y otras cuestiones, hablamos con Alberto Rodríguez de Lama, CEO de MIOTI.
  • MIOTI es la primera escuela tecnológica aplicada a los negocios. Ofrece formación tanto para compañías que necesitan digitalizarse como para particulares que quieren adentrarse en el mundo digital.

A día de hoy, hablar del futuro de las empresas es hablar de tecnología. Según la encuesta ‘Global Capital Confidence Barometer’ llevada a cabo por la consultora EY en 46 países durante los meses de febrero y marzo del pasado año, el 72% de los ejecutivos ya reconocía que su compañía había puesto en marcha programas de transformación tecnológica. Actualmente la conciencia es aún mayor y en medio del escenario que ha dejado a su paso el Covid-19, la digitalización se ha convertido en una pieza fundamental para sortear esta crisis.

La pandemia ha motivado que un 38% de las organizaciones de todo el mundo hayan acelerado sus planes de transformación digital, según el estudio ‘Skills Revolution Reboot’, presentado en el Foro Económico Mundial. Ahora, alrededor de este asunto surgen muchas preguntas: ¿son conscientes todas las empresas de la necesidad de digitalizarse? ¿Podrán asumir la inversión? ¿Tienen formación suficiente los directivos y los empleados para abordar este cambio? 

Para responder a estas y otras cuestiones, hablamos con Alberto Rodríguez, CEO de MIOTI, la primera escuela tecnológica aplicada a los negocios, que considera que sobrevivir sin tecnología en el modelo económico actual, es prácticamente imposible: “Hace 30 años la tecnología era algo exclusivo y elitista, que solo las grandes empresas podían integrar, actualmente la tecnología está al alcance de cualquier empresa, estudiante, autónomo o estudiante”.

La prueba del fuerte cambio estructural que ha acelerado la pandemia está en los datos. Según un estudio de LinkedIn, los empleos de profesionales formados en inteligencia artificial y data science han aumentado un 64% durante 2020. Y es que la digitalización no consiste únicamente en poner un código QR para acceder a una carta en un restaurante o mantener una reunión por Google Meet, va mucho más allá: nuevos modelos de negocio donde la tecnología está omnipresente, automatización de procesos, ciberseguridad, internet de las cosas… Vivimos en una economía de datos y de algoritmos en la que la valoración de las empresas más exitosas estará basada en sus activos intangibles”.

Alberto Rodríguez de Lama está convencido de que las empresas que no se adapten a este nuevo contexto no sobrevivirán. En su opinión, la principal fuente de ventaja competitiva en estos momentos es, precisamente, la capacidad de adaptación: “Para Daimler, BMW ha dejado se ser el competidor principal, ahora lo son Uber o Google, y hace poco, Cepsa decía en una entrevista que ve como competidores a Apple o Tesla, el mundo está cambiando rápidamente”, reflexiona. 

“Si una compañía no se adapta a un modelo de trabajo digital, basando su modelo productivo en nuevas tecnologías, lo tendrá muy difícil para sobrevivir no ya a largo plazo, sino en la próxima década”, Alberto Rodríguez, CEO de Mioti 

Alberto Rodríguez, CEO de Mioti_2

Queda claro que digitalizarse es necesario, pero requiere de grandes inversiones a las que no todas las empresas pueden hacer frente, al menos con recursos propios. De hecho, aunque el 78% de las pymes considera la digitalización importante, solo un 23% invierte en ello, según la Confederación Española de la Pequeña y la Mediana Empresa.

En este contexto, Rodríguez de Lama comenta que “no hay retorno sin inversión, y si antes un empresario invertía en aumentar su capacidad de producción, hoy la decisión es la misma, pero incluyendo una partida importante para integrar tecnología”. En todo caso, para contribuir al impulso, el pasado mes de diciembre el Consejo y el Parlamento Europeo llegaron a un acuerdo provisional para la puesta en marcha de un programa que promoverá la digitalización en las empresas: “Europa Digital”

¿En qué consiste este programa? “Básicamente aporta financiación para implantar en las compañías tecnologías avanzadas, desde la Inteligencia Artificial hasta herramientas de Ciberseguridad de última generación”, explica el CEO. Europa pondrá en marcha esta iniciativa mediante una serie de centros europeos de innovación digital distribuidos por toda la geografía europea. Serán puntos de encuentro entre administraciones que necesiten soluciones tecnológicas y compañías (sobre todo pymes) que dispongan de soluciones listas para su comercialización, según explica Rodríguez de Lama.

¿Tenemos la formación suficiente para abordar el cambio?

El CEO de MIOTI afirma que los primeros que tienen que concienciarse de la necesidad de este cambio y formarse, son los directivos de las propias empresas. “Las compañías quieren servir al cliente del siglo XXI con directivos y Consejos de Administración del siglo XX”, dice Alberto Rodríguez de Lama.

“Los directivos son los primeros que deben conocer y experimentar con nuevas tecnologías si pretendemos que ese cambio cultural se transmita hacia abajo”.

Por este motivo, la formación es la principal fórmula que pone sobre la mesa: “Los perfiles ejecutivos tienen que dotarse de conocimientos tecnológicos para plantear soluciones y transformar sus modelos de negocio en todos los sectores”. En este sentido, ¿qué está haciendo MIOTI? “Hemos diseñado programas ejecutivos para que los directivos aprendan a identificar y a desarrollar oportunidades de negocio en internet de las cosas, inteligencia artificial, data y eBusiness, e incorporen las capacidades necesarias para liderar ese proceso de cambio en sus organizaciones”. 

En cuanto a los empleados, hay dos pilares: los nuevos perfiles que se demandarán, y los antiguos trabajadores. Respecto a los primeros, “posiblemente lleguen con unos conocimientos tecnológicos actuales y una actitud hacia el cambio positiva”, según el CEO de MIOTI, pero ¿qué ocurrirá con los empleados que lleven más tiempo en la compañía y manifiesten resistencia al cambio? “El mejor antídoto contra culturas inmovilistas en las compañías es la educación, formar a los empleados en nuevas tecnologías contribuirá a eliminar miedos y a facilitar la transición hacia nuevos procesos productivos y nuevos modelos de negocio digitales”, añade. 

Son muchos los que piensan que a los perfiles senior les costará más adaptarse que a los junior. Pero la experiencia de MIOTI no es precisamente esta: “Enseñar habilidades digitales a un ejecutivo con experiencia de negocio es mucho más fácil que enseñar a una persona joven a ser experto en un negocio o industria”, dice Rodríguez de Lama. En todo caso, en MIOTI adaptan sus programas ejecutivos para que los ejecutivos y mánagers comprendan los beneficios y las opciones que proporciona la tecnología, así como sus componentes, explicados de forma sencilla, como afirma el CEO.

Para llevar esto a cabo e implantar una nueva mentalidad en las nuevas generaciones, son las propias universidades las que “tienen que aplicar su propia medicina”, según Rodríguez de Lama, que manifiesta que el cambio no consiste en impartir clases a través de zoom: “Tienen que incorporar tecnología a todos los niveles para mejorar el proceso de aprendizaje, facilitar la labor a los profesores y utilizar simuladores para mejorar la comprensión de problemas complejos, entre otras técnicas”, concluye Rodríguez de Lama.

Otros artículos interesantes:

¿Cómo integrar la tecnología en la empresa? MIOTI forma en Data Science e Internet de las Cosas y conecta empresas con nuevos talentos