Pasar al contenido principal

Las bolsas mundiales se exponen a nuevas caídas generalizadas por el coronavirus: los analistas de JP Morgan, Capital Group y Vontobel señalan los mejores sectores para refugiarse a largo plazo

Así te afectan las comisiones al invertir
Reuters
  • Goldman Sachs se suma al pronóstico de que el mercado puede sufrir más al señalar que el pesimismo pronto tomará la delantera en la confianza de los inversores y desencadenará caídas en la bolsa de más del 20% en los próximos tres meses.
  • En este sentido, advierte de que los riesgos financieros, económicos y políticos enturbian las perspectivas sobre las bolsas.
  • Los expertos de JPMorgan, Capital Group o Vontobel AM señalan los segmentos en los que refugiarse en el largo plazo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia del coronavirus está llevando a los mercados al terreno de lo desconocido. Especialmente, en los meses que están por venir. Muchas firmas de análisis resaltan que lo peor aún no se habría descontado en la cotización de los índices y que aún queda un coletazo bajista que sufrir.

Entre ellos, Goldman Sachs se suma a este pronóstico al señalar que el pesimismo pronto tomará la delantera en la confianza de los inversores y desencadenará caídas de más del 20% en los próximos tres meses.

El apoyo fiscal y monetario durante las últimas semanas de la pandemia de coronavirus evitó con éxito una crisis financiera, pero el retorno a la normalidad económica “aún está muy lejos y los inversores se han apresurado”, según resume David Kostin, estratega jefe de la entidad estadounidense.

En este sentido, advierte de que los riesgos financieros, económicos y políticos enturbian las perspectivas sobre las bolsas. Principalmente, por 5 factores que pueden fomentar los retrocesos: la congelación en los planes de recompras de acciones por parte de las compañías, los dividendos decrecientes, los riesgos políticos, los acuerdos comerciales entre Estados Unidos y China, o la posibilidad de nuevos rebrotes del COVID-19.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

Hay segmentos del mercado donde refugiarse a largo plazo

Si las personas continúan el distanciamiento físico, si las empresas toman medidas de precaución, y si la llegada del clima de verano significa que el coronavirus se desvanece sin una segunda ola, “las acciones podrían continuar aumentando a medida que los inversores se centran en el repunte económico”, matiza el experto de Goldman Sachs.

Según Eduardo Lecubarri, jefe global de inversión en empresas de pequeña y mediana capitalización de JPMorgan, en una nota distribuida a clientes institucionales, señala que no se sorprendería si el próximo tramo bajista excede los mínimos de marzo, ya que los inversores “observan el progreso de la reapertura en Estados Unidos y Europa”

¿Y dónde invertir ante este clima? Lecaburri recomienda centrarse en acciones que ya hayan rebotado al menos un 40%, pero “con balances sólidos y en industrias que no están estructuralmente dañadas por la crisis del coronavirus”.

En opinión de Nicholas Grace, gestor de renta variable de Capital Group, en un informe al que ha tenido acceso Business Insider España, el COVID-19 impulsará tendencias como “el aumento del proteccionismo y el nacionalismo”. Para sacarles partido serán necesarios un “horizonte de inversión a largo plazo y una selección de valores bottom-up.

Las posiciones hacia la inversión extranjera directa procedente de China han cambiado y ya estamos asistiendo a una incipiente propensión de los países a proteger a sus “campeones nacionales”. En Europa, Alemania y España también han endurecido sus reglas, imponiendo un límite del 10% para las compañías de importancia estratégica. La preocupación es que las compañías extranjeras “aprovechen las débiles valoraciones del mercado de renta variable para aumentar posiciones a través de fusiones y adquisiciones”, comenta Grace.

Leer más: 3 cosas que debes entender sobre invertir para ganar dinero en bolsa

Las tendencias en consumo marcan el camino

Siguiendo este hielo, para Matthew Benkendorf, CIO de Vontobel Quality Growth, en un informe del que se ha hecho eco Business Insider, a largo plazo, no se debería esperar que los patrones de consumo cambien “de manera significativa” una vez que los riesgos para la salud disminuyan. 

Si bien el sector de hostelería (bares o restaurantes) está obviamente sufriendo a causa de los confinamientos, Benkendorf dice ser positivo con “las compañías de bebidas alcohólicas y gaseosas”. Por tanto, empresas como Constellation Brands, Coca-Cola y Pepsi tienen poder de marca, ventajas competitivas y “pueden beneficiarse de una tendencia hacia más productos de primera calidad”. 

Desde Vontobel AM esperan ver “mayores beneficios y un mejor flujo de caja a medio y largo plazo”, y las valoraciones “siguen siendo atractivas”. Desde su punto de vista, el mercado está “subestimando enormemente el negocio del off-trade a corto plazo”.

La tecnología y la innovación también serán “ganadores relativos a largo plazo”, tal y como describe Grace. La banca online, el comercio electrónico, el streaming y las empresas de juegos y apuestas en internet han “experimentado un aumento”. Si bien habrá un cierto retroceso en el uso de la tecnología tras el confinamiento, se observa una clara aceleración de alternativas online y cree que estos cambios serán permanentes.

En cuanto al sector de la atención de la salud, las empresas expuestas a los servicios esenciales podrían experimentar las recuperaciones más rápidas. Por ejemplo, los procedimientos médicos no pueden retrasarse indefinidamente, lo que a su vez apoyaría “el sector de tecnología médica, incluyendo nombres como Medtronic y Boston Scientific”, analiza Benkendorf.

Y, dentro de la tecnología de la información, tampoco es probable que las empresas reduzcan el uso de los sistemas de software ERP, dejando a empresas como Microsoft “particularmente bien posicionadas”, añade el experto de Vontobel.

Por último, otra tendencia importante que puede verse es el paso de la desregulación a la regulación y el aumento de la intervención gubernamental. No sólo se podrían ver impuestos mucho más altos a nivel individual y corporativo, sino también “mucha más regulación en las empresas”, argumenta el gestor de Capital Group. 

Anteriormente, se aumentó la intervención en el sector bancario en términos de niveles de capital Tier 1, retribuciones a los CEO, así como distribuciones de dividendos y recompra de acciones. Se espera que esta tendencia se extienda a otras industrias y afecte a una franja de las empresas. Las industrias que han recibido apoyo de los gobiernos “se someterán, especialmente, a un escrutinio regulatorio”, concluye Grace.

Y además