Pasar al contenido principal

Comparamos tres sistemas de conducción autónoma y... este es el ganador

Prueba en el interior de un vehículo con funciones de conducción autónoma.
Mira: sin manos. Matthew DeBord/BI
  • Probamos el sistema Autopilot de Tesla, el Super Cruise de Cadillac y el Drive Pilot de Mercedes.
  • Todos tienen sus ventajas y desventajas.
  • En nuestra opinión, el coste extra de Super Cruise merece la pena.

Todavía es pronto para los vehículos autónomos sin conductor. Es cierto: hemos visto varios proyectos cercanos a la autonomía completa en algunas pruebas experimentales. Waymo lleva varios años con ellos, Uber lanzó su propio sistema en Pittsburgh (EE. UU.) en 2016, y hace relativamente poco General Motors mostró los avances de su división Cruise a los medios de comunicación.

El énfasis aquí sin embargo siempre es experimental: este tipo de sistemas todavía no juegan un papel relevante en la vida diaria de los consumidores y conductores.

Pese a ello, durante el año pasado hemos podido probar algunos sistemas que  que lo juegan. Estos son los tres que más destacan: Tesla, Cadillac y Mercedes.

Tesla Autopilot

Un vehículo Tesla equipado con su sistema de conducción autónoma Autopilot
Matthew DeBord/BI

Autopilot lleva más tiempo en funcionamiento que los otros dos sistemas que comparamos. A diferencia del Super Cruise de Cadillac, el sistema de Tesla no obtiene su información de los detallados mapas generados por LIDAR. En lugar de eso, el vehículo se guía a través de una serie de cámaras, radares y sensores que le permiten obtener una visión 360º de todo lo que rodea al automóvil.

En teoría, el sistema de Autopilot se puede utilizar en diferentes situaciones de conducción. La compañía responsable, Tesla, sostiene que puede utilizarse incluso en malas condiciones meteorológicas gracias a que no se basa en una imagen por LIDAR.

Por las veces que lo he usado, considero que funciona mejor en las grandes autopistas donde el tráfico se mueve a una velocidad constante. Pero también puede funcionar en lo que llamaría autopistas pequeñas y otro tipo de carreteras con varios carriles, algo así como un control de crucero adaptativo muy avanzado.

En la actualidad, el sistema se basa en lo que Tesla llama "Enhanced Autopilot", una especie de Autopilot "mejorado". La conducción autónoma completa o total está ya en el horizonte de la compañía, que asegura que cuenta con la combinación adecuada de software y hardware para ofrecerla. El sistema Autopilot supone hoy un extra de 5.000 dólares (unos 4.214 euros) que se suman al coste del vehículo. Si se adquiere con un vehículo en propiedad, el coste del sistema asciende a 6.000 dólares (unos 5.057 euros).

El sistema Autopilot exige al conductor que retome el control del vehículo cada cierto tiempo con una luz parpadeante en el panel de control. Si ignoras los avisos, el coche desactiva automáticamente la modalidad autónoma hasta que completes un ciclo de carga, lo que significa que necesitarás conectar el vehículo a una estación de carga incluso si todavía queda energía en las baterías.

Autopilot puede cambiar de carril y aparcar sin necesidad de un conductor. También puede sacar el vehículo del garaje y en general empezar a actuar como lo haría un chófer robótico. Por ahora, el sistema se puede usar de manera efectiva con tráfico intermitente, donde las paradas son constantes, y en carreteras convenciales. Se trata por tanto de lo más parecido al mejor control de crucero adaptativo disponible en el mercado.

 

¿Qué pensamos de Autopilot?

Interior de un Tesla equipado con su sistema de conducción Autopilot
Benjamin Zhang/Business Insider

No te recomiendo que imites lo que hago en la foto, una captura de un vídeo de cuando probamos por primera vez Autopilot durante su presentación. Durante mis últimos trayectos con Autopilot, siempre mantengo las manos en el volante.

Autopilot es de largo mucho más ambicioso que Super Cruise, pero en la práctica todavía resulta algo incómodo. De todos modos, hay que tener en cuenta que el sistema también aprende sobre la marcha gracias a los datos que comparte con el resto de Autopilot de la compañías y la madre nodriza en Carolina del Norte (EE. UU.) 

Por tanto, y al menos en teoría, el sistema debería poder beneficiarse de futuros efectos de red hasta igualar o superar las funcionalidades del sistema Super Cruise una vez llegue y consiga la aprobación regulatoria la autonomía total. La ventaja clave es que Autopilot podría ser "manos libre" en muchas más situaciones que Super Cruise.

Cadillac Super Cruise

Cadillac Super Cruise con funciones de vehículo autónomo
Matthew DeBord/BI

El sistema Super Cruise es un extra de 5.000 dólares (unos 4.214 euros) de Cadillac solo disponible para sus modelo CT6, el sedán estrella de la marca a la venta por unos 70.000 dólares (unos 59.000 euros) en su versión premium. Si adquieres directamente la versión platino del modelo, unos 82.000 dólares (unos 69.120 euros), el sistema viene de serie

Super Cruise solo estará dispuesto a cumplir con su deber si se cumplen las siguientes condiciones: la velocidad de crucero adaptativa está activada, el sistema de colisión frontal está preparada para alertar y frenar, el vehículo circule por una autopista de acceso limitado, las cámaras y los sensores de radar no estén cubiertos, obstruidos o dañados, el sistema detecte que el conductor permanece atento, las líneas del carril estén los suficientemente visibles sin borrones por el tiempo u otros factores... y entonces, solo entonces, la función de "Teen Driver", de conductor supervisor, se activará.

En lo que respecta a que "el conductor permanece atento", Super Curise utiliza una cámara montada sobre la dirección para controlzar cómo de atento estás. El sistema se desconecta si tus ojos se alejan del salplicadero. Por tanto, y aunque es posible distraerse y asumir conductas de riesgo como mandar mensajes y comprobar Instagram, el sistema terminará por pillarte.

Cadillac y General Motors han utilizado LIDAR para mapear y medir cerca de 209.214 kilómetros de autopistas. Super Cruise empieza por tanto con un horizonte digital muy detallado. Por ejemplo, el sistema no se pondrá a disposición del conductor si la carretera utilizada no se adecúa la las condiciones establecidas por, entre otras razones, obras.

¿Qué pensamos de Cadillac Super Cruise?

Interior de un Chrysler equipado con el sistema de conducción autónoma Super Cruise
Matthew DeBord/BI

Conduje un CT6 equipado con Super Cruise desde la ciudad de Nueva York hasta Washington D.C., unos 370 kilómetros. El coche se encargó de todo durante cerca de la mitad del viaje.

El funcionamiento de Super Cruise, en mi limitado tiempo de prueba y siempre que el sistema estuvo dispuesto a funcionar, fue espléndido. Se trata de un enfoque superconservador del nivel 2 de autonomía, el cual establece que el conductor debe supervisar el sistema pero puede llegar a quitar sus manos del volante siempre que esté preparado para recuperar el control en caso de necesidad.

Mercedes-Benz Drive Pilot

Un Mercedes Benz equipado con funciones de conducción autónoma circula por la carretera
Mercedes-Benz

Drive Pilot, el sistema de Mercedes-Benz, es el perdedor previsible de esta batalla. Tampoco es justo: solo pude probar el sistema brevemente a bordo de E400 Coupé y sin tiempo en autopista como en los casos de Autopilot y Super Cruise.

Drive Pilot combina todas las funciones de asistencia al conductor de la marca –el mantenimiento de carril, la velocidad de crucero adaptativa y el frenado de emergencia– y añade otras como coma la conducción autómatica y el cambio de carril automático sin olvidarse de poner los intermitentes.

Piensa en él como una versión simplificada de Autopilot. El sistema de Mercedes te permite quitar las manos del volante durante breves periodos de tiempo (digamos, unos 15 segundos) antes de alertarte para que recuperes el control. Hice algunas pruebas con la funcionalidad durante un breve periodo de tiempo para comprobar cómo reacaccionaba el coche. En cualquier otro caso, no recomendaría conducirlo sin manos. Tampoco Mercedes: su objetivo con ProPilot es tan solo ofrecer el siguiente nivel de asistencia a la conducción.

En el E400 Coupé que probamos, la tecnología venía incluida dentro de un paquete de mejoras de 10.200 dólares, unos 8.598 euros.

¿Qué pensamos de Drive Pilot?

Interior de un Mercedes Benz equipado con su sistema de conducción autónoma Drive
Mercedes-Benz

Lo siento. Por razones de seguridad, no hay selfi sin manos al volante esta vez.

Drive Pilot sorprende y resulta bastante impresionante en algunas situaciones. Me recordó al Autopilot de Tesla en autopista, al coger las rectas y las curvas de forma correctar y cambiar de carril con facilidad.

Es cierto que tenía unas expectativas realmente bajas (Mercedes nunca ha presentado su tecnología como algo cercano a la conducción autónoma), pero, en la práctica, el sistema ofrece una buens sensación de tranquilidad y confianza. De entre los sistemas de conducción autónoma enfocados en el control de crucero y no en la conducción sin manos, pensé en su momento que Drive Pilot era el mejor con diferencia.

Y el ganador es... ¡Cadillac Super Cruise!

Un Cadillac Super Cruise frente al Capitolio de Estados Unidos.
Cadillac

Mantengo el mismo veredicto de mi  cara a cara original entre Autopilot y Super Cruise.

Super Cruise hace una cosa realmente bien. Aparte de eso –la conducción sin manos en autopistas–, no confiaba para nada en el sistema. Pero una vez más, Cadillac no lo diseño para generar confianza en la carretera.

He añadido otro nivel de reflexión a mi trabajo sobre la conducción autónoma. La pregunta ahora es: "¿Quién pagaría por ello?".

Puedo conseguir Super Cruise por mernos de 100.000 dólares (unos 80.300 euros) y confiar con seguridad en que se desenvolverá sin problemas en las principales autopistas. Me podría llegar a plantear pagarlo. Con Autopilot, y dado que el hardware del sistema ya está integrado en los nuevos vehículos, quizá esperase a que Tesla mejore el sistema antes de soltar la pasta.

En cuanto a Drive Pilot, y a pesar de que es el manta que sobresale, no es mucho mejor que los buenos controles de crucero antiguos por lo que me vería obligado a pensar seriamente el gasto que supone.

Por tanto, tenemos ganador: ¡Super Cruise!

Te puede interesar

Lo más popular