La compleja ingeniería que esconden los avisperos: así es por dentro un nido de avispas

  • Los avisperos son fácilmente identificables: seguramente hayas visto uno alguna vez colgado de un árbol o en el exterior de una casa. 
  • Aunque estas estructuras pueden parecer relativamente sencillas, si echas un vistazo más de cerca a su interior podrás ver las diferentes partes del nido y observar cómo ayuda a las avispa a criar a su siguiente generación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Michael Mills: esto es un nido de avispas. Cuando están en plena naturaleza, algunos de estos avisperos se construyen bajo tierra utilizando arcilla o barro. Puede que estés más familiarizado con los avisperos hechos con papel, los que se construyen con masilla y pulpa y se encuentran, normalmente, pegados en edificios o en árboles. Y este tipo de avisperos pueden llegar a ser mucho más grandes. Según el libro Guinness de los Récords, el mayor avispero jamás documentado medía 3 metros de largo y 4 metros de ancho. Ahora, todos estamos muy acostumbrados a evitar esta clase de avisperos: las avispas dan un poco de miedo. Hoy vamos a ver qué hay dentro de un nido de este tipo. Hay muchos factores muy interesantes que hacen que estas estructuras sean perfectas para las avispas y sus crías. Así que vamos a partir por la mitad un nido. Es bastante fácil. La parte más difícil está en la parte superior, donde se puede ver que las celdas son más densas y más anchas. Si puedo hacer que lo veas un poco a escala... Voy a ponerlo al lado de mi cabeza. Es como un teléfono móvil de la década de los 90. La clave de este tipo de nidos es el pedicelo o la raíz. Es la base sobre la que se construye el avispero. Estas son las celdas. Las avispas son un poco como las mariposas. Son lo que se denomina insectos holometábolos, lo que significa que pasan por una metamorfosis antes de convertirse en adultas y estas celdas son, básicamente, cunas.

Petrovicheva: las celdas están abiertas cuando se crean por primera vez. La reina pone su huevo aquí y luego lo sella.

Mills: tienen una forma similar a la de un cilindro hueco, o como un lápiz de colores, y todo tiene su sentido.

Petrovicheva: las paredes del hexágono sostienen las otras celdas. Además, son un espacio compacto, por lo que se pueden colocar muchas más celdas en un espacio muy, muy pequeño, sin dejar de tener una estructura muy robusta.

Mills: también tienen el tamaño perfecto para que quepan tanto la larva como todos su compañeros de habitación. 

Petrovicheva: normalmente hay algo de comida colocada alrededor del huevo y, en cuanto este eclosiona, ya tiene alimento a su disposición. Los zánganos se mueven de celda en celda en un movimiento circular, asegurándose de que cada larva tiene la comida que necesita. Algunas especies de avispas desmenuzan los insectos para las crías, pero otras avispas van incluso mucho más allá. Las avispas albañiles dejan caer orugas enteras para que sus hijos se las coman vivas, mientras que las avispas cazatarántulas las atrapan, las pican y paralizan como festín de cumpleaños para sus descendientes. Otras especies ponen sus huevos en el interior de sus presas y, una vez que las larvas eclosionan, la comida está servida, solo tienen que masticar.

Estos son los insectos que viven dentro de ti, dejando huevos bajo tu piel que podrían ser clave para varias investigaciones científicas

Petrovicheva: una vez que la larva está lista para la metamorfosis, se convierte en pupa dentro de la celda y luego se transforma en adulta allí mismo.

Mills: dado que las celdas son tanto la cuna como el capullo para estas crías de avispa, el avispero tiene que mantener una temperatura estable dentro de la elevada humedad que hay ahí dentro. Esto quiere decir que tienen que lograr el mayor aislamiento posible. Para este tipo de nidos, las cúpulas están casi siempre hechas de secreciones salivales, material vegetal, papel o cartón.

Petrovicheva: cogen madera, la mastican y la mezclan con saliva para hacer un adhesivo que luego van colocando en capas finas. Cuanto más densas sean las capas, más fuerte y sólida será la estructura. Después de construir la base del núcleo, la reina recubre todo el nido con una envoltura, son estas hojas delgadas de pulpa macerada.

Mills: esta capa protege el panal, o cada capa de celdas, limitando la entrada a un pequeño agujero. Los científicos creen que esto ayuda a mantener la temperatura y la humedad interna de la estructura. Y se pueden añadir más conos con más pedicelo, algo así como ampliar una mansión con pequeñas escaleras que las avispas pueden utilizar para ir de una zona a otra. Ahora, imagino que la pregunta que te haces es esta: “¿Hay miel dentro de un avispero?”. Y la respuesta es no. Aunque tanto las abejas como las avispas polinizan las flores, las abejas realmente cultivan el néctar para convertirlo en miel, la fuente de alimento para sus larvas. La mayoría de las avispas, sin embargo, son carnívoras y prefieren una dieta de insectos recién masticados, lo que significa que no encontrarás miel en sus avisperos, pero sí muchos bichos muertos. La próxima vez que veas uno de estos nidos y sientas la tentación de derribarlo, quizás tengas que pensártelo. Esas avispas se esfuerzan mucho para construir una cuna para sus bebés. No hay que hacerles daño.

LEER TAMBIÉN: 7 picaduras de insectos que indican que deberías ir al médico

LEER TAMBIÉN: Matar mosquitos: el nuevo plan de Google para erradicar enfermedades

LEER TAMBIÉN: 11 enfermedades que pueden transmitirse de animales a humanos

VER AHORA: Los 10 vídeos más vistos en Youtube en España este año 2020