Google estudió el comportamiento de la generación Z y lo que ha descubierto es alarmante

Adam Rogers
| Traducido por: 
Ilustración hábitos generación Z

Alexsl, Tovovan/Getty Images, Abanti Chowdhury/BI

  • Un nuevo estudio revela cómo se comportan los miembros de la generación Z en su hábitat natural: internet.
  •  La generación Z aborda la mayor parte de su experiencia digital en lo que los investigadores denominan modo 'timepass', es decir, buscando no aburrirse.

La generación Z ha alcanzado la mayoría de edad nadando en una maraña de contenidos digitales. Todos los días navegan entre memes, fotos, redes sociales, chats con sus amigos, vídeos, influencers influenciando, artículos de noticias procedentes de tropecientos sitios de la red. ¿Cómo seleccionan los adolescentes y los adultos más jóvenes toda esa basura digitalizada para determinar qué es importante, útil o verdadero?

A mucha gente le encantaría saberlo. Las redes sociales quieren usuarios jóvenes. Los medios de comunicación quieren suscriptores. Los políticos quieren votos. Los profesores quieren saber por qué sus alumnos no leen libros. Parece que a todo el mundo le interesa entender a los chavales de hoy en día.

Durante los dos últimos años, los investigadores de Jigsaw, una filial de Google dedicada a la política y la polarización en internet, han estudiado cómo los jóvenes de la generación Z digieren y metabolizan lo que ven en la red. Los investigadores esperaban que su trabajo proporcionara uno de los primeros estudios etnográficos en profundidad sobre la "alfabetización informacional" de la generación Z. Pero en cuanto empezaron, su suposición más fundamental sobre la naturaleza de la información digital se vino abajo.

En una semana de investigación, descartamos el término "alfabetización informacional", relata Yasmin Green, directora ejecutiva de Jigsaw. Resulta que los gen Z no siguen "un camino lineal que les lleve a evaluar la veracidad de cualquier cosa". En lugar de eso, se dedican a lo que los investigadores llaman "sensibilidad informativa", una práctica "socialmente informada" que se basa en "la heurística popular de la credibilidad". En otras palabras, la generación Z sabe distinguir entre noticias sólidas y memes generados por inteligencia artificial. Simplemente no les importa.

Los resultados de Jigsaw ofrecen una visión reveladora de la mentalidad digital de la generación Z. Mientras que las generaciones mayores se esfuerzan por verificar la información y citar las fuentes, los de la generación Z ni siquiera se molestan en hacerlo. Se limitan a leer los titulares y a desplazarse rápidamente a los comentarios para ver lo que dicen los demás. Dejan la determinación de la verdad y la importancia en manos de influencers de su misma opinión y confianza. Y si un artículo es demasiado largo, se lo saltan. No quieren ver cosas que les obliguen a pensar demasiado o que les alteren emocionalmente. Si tienen un objetivo, según Jigsaw, es aprender lo que necesitan saber para mantener la calma y la conversación en los grupos sociales que eligen.

"La vieja guardia dice: 'Sí, pero al final te tiene que importar la verdad'", dice Green. "La opinión de la generación Z es: 'Puedes decirme tu verdad y lo que crees que es importante'. Lo que determina la relevancia de una afirmación no es una noción establecida de autoridad. Son las señales sociales que reciben de sus iguales".

La generación de TikTok se informa a través de una mezcla de fuentes alternativas, desde 'influencers' que comentan noticias hasta supuestos 'reporteros'.

La investigación de Jigsaw no pretende ser estadísticamente significativa. No encuestaron a un gran grupo de usuarios de la generación Z sobre sus hábitos digitales. En su lugar, se basaron en intensas entrevistas con un puñado de jóvenes de 13 a 24 años de una gama representativa de demografías, clases y géneros. Hicieron lo que hacen los antropólogos sobre el terreno: buscar profundidad cualitativa en lugar de datos cuantitativos.

Lo que escucharon les sorprendió. Los jóvenes básicamente dicen que no ven diferencia entre conectarse a internet para leer noticias o para interactuar socialmente. La generación Z aborda la mayor parte de su experiencia digital en lo que los investigadores denominan modo 'timepass', buscando no aburrirse. Si quieren responder a una pregunta o aprender algo nuevo, es posible que recurran a un motor de búsqueda, pero adquieren nueva información principalmente a través de sus redes sociales, que son depuradas algorítmicamente para reflejar lo que les interesa y en quién confían. En resumen, han creado sus propios filtros para procesar una avalancha de información digitalizada. Sólo aparece lo importante, y si algo aparece, debe ser importante.

La generación Z ha explicado a los investigadores que pasa la mayor parte de su vida digital en modo 'timepass', es decir, con contenidos ligeros y sin obligaciones.
La generación Z ha explicado a los investigadores que pasa la mayor parte de su vida digital en modo 'timepass', es decir, con contenidos ligeros y sin obligaciones.

Jigsaw y Gemic

No leen artículos largos. Y no se fían de nada que contenga anuncios, muros de pago o ventanas emergentes pidiendo donaciones o suscripciones. "Si te dedicas a hacer clickbait, tienes cero fe en tu contenido", dice uno de los sujetos a los investigadores. "Y las fuentes de noticias —incluso CNN y The New York Times— hacen clickbait. Desecho esos artículos inmediatamente".

Para la generación Z, el mundo online se parece al comedor escolar jerarquizado de una película de adolescentes de los años ochenta. En lugar de escuchar a los viejos y estirados profesores, como la CNN y el New York Times, se guían por los influencers de internet: las abejas reinas y los quarterbacks (los 'bros') en la cima de la jerarquía social. La experiencia personal de los influencers los hace auténticos y hablan el lenguaje de la generación Z.

"Los miembros de la generación Z tienen un influencer favorito o un grupo de influencers en los que depositan su confianza, y luego son increíblemente leales a todo lo que dice ese influencer", explica Beth Goldberg, jefa de investigación de Jigsaw. "Se vuelve extremadamente costoso salirse del grupo de ese influencer, porque obtienen toda su información de ellos".

Nada de esto significa que la generación Z sea menos inteligente o aplicada que otras generaciones. Saben cómo investigar algo más profundamente. Es sólo que, por lo general, no les interesa. "Aprovechan esas habilidades de alfabetización crítica en una proporción muy pequeña del tiempo que pasan online", dice Goldberg. Si se están preparando para una discusión que saben que van a tener, o cuando tienen que tomar decisiones importantes en la vida sobre colegios o inversiones, están dispuestos a enfrentarse a la pesada tarea de buscar datos. Pero la inmensa mayoría de las veces, pasan el tiempo sin pensar en modo timepass". 

La veracidad no sólo no es lo más importante para ellos, sino que no les importa en absoluto.

Cuando uno de los sujetos de la encuesta compartió una imagen falsa de Donald Trump huyendo de la policía de Nueva York, los investigadores le preguntaron. "Se limitó a encogerse de hombros", dice Goldberg. Desde el punto de vista de los participantes, estaban utilizando sus habilidades de pensamiento crítico y alfabetización mediática. Al fin y al cabo, Trump se enfrentaba en ese momento a un juicio penal en Nueva York. Podría haber sido cierto.

Y cuando se trata de cosas como la dieta o el bienestar, la generación Z simplemente lo prueba en su propio cuerpo y ve si funciona. Lo perciben como una forma segura de hacer su propia investigación, sobre todo porque no hace daño a nadie más. Si esa nueva dieta o régimen de ejercicio "funciona" en su cuerpo, es más creíble que los datos que muestran sus efectos en toda una población.

En lugar de emprender un viaje más tradicional de búsqueda de información para responder a una pregunta concreta, la generación Z averigua las cosas dando tumbos por internet..
En lugar de emprender un viaje más tradicional de búsqueda de información para responder a una pregunta concreta, la generación Z averigua las cosas dando tumbos por internet..

Jigsaw y Gemic

Si se cuelan en los feeds de la generación Z cosas que suenan a hechos —afirmaciones sobre lo que constituye una dieta saludable, o lo que Trump haría como presidente, o si Ucrania o Rusia tienen la culpa de la invasión rusa de Ucrania— es probable que se vayan directamente a los comentarios. En parte porque saben que el populacho digital desenmascarará rápidamente cualquier noticia falsa. Pero también porque les preocupa si la noticia —o una reacción particular a ella— puede resultar cancelable.

"La cultura de la cancelación surgió mientras crecían. Se les entrenó y se les enseñó a actuar y a no actuar para evitarlo", dice Goldberg. "Obtienen información fiable de chats de grupos cerrados o seguidores con feeds privados, por lo que son capaces de interpretar que forman parte de un grupo interno y pueden interpretar señales sociales específicas". Para la generación Z, comprobar lo que dicen los demás en los comentarios no es superficial. Es una cuestión de vida o muerte social.

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees? Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Si esto suena como una generación que se creerá cualquier falacia que encuentre y nunca se suscribirá a un periódico, bueno, los investigadores de Jigsaw también se muestran preocupados por eso. Pero la buena noticia es que la generación Z no ve tantas falsedades intencionadas como podría pensarse. Los estudios demuestran que la mayor parte de la desinformación y la falsedad la produce y consume una minoría cada vez más reducida de usuarios que la buscan, y no se rocía algorítmicamente en los ojos de adolescentes crédulos que navegan por Internet. "Es muy poco probable que el consumo ocasional de tiktoks lleve a alguien a un oscuro rincón de odio o desinformación", afirma David Rothschild, economista de Microsoft Research que estudia el comportamiento en Internet. "Es muy probable que si llegan allí, hayan elegido llegar".

Hoy en día, todos consumimos menos contenidos informativos formales, como la televisión o los periódicos. Y al igual que la generación Z, todos confiamos cada vez más en nuestras redes sociales para que nos cuenten lo que está pasando. Un reciente estudio del Pew Research Center reveló que la mayoría de los usuarios de Facebook, Instagram, X y TikTok se informan con frecuencia. En X, la mayoría de las veces proceden de los medios de comunicación y los periodistas que realmente elaboran las noticias. En Facebook e Instagram, llegan a través de familiares y amigos cuyos puntos de vista, para bien o para mal, ya conoces. Pero en TikTok, con una base de usuarios desproporcionadamente joven, la fuente suelen ser los influencers. Estos agregan, analizan y digieren previamente lo que dicen otras fuentes. Tal vez por eso, los usuarios de TikTok, en comparación con otras plataformas, dicen que es poco probable que se sientan "agotados" por las noticias que ven. Alguien ya ha hecho el trabajo duro; ellos reciben el resumen ejecutivo.

Como podrían sospechar los miembros de la generación Z que evitan el clickbait, el interés de Jigsaw por su comportamiento online no es puramente académico. La filial de Google fabrica un software llamado Perspective que muchos medios de comunicación —incluido The New York Times— utilizan para moderar sus secciones de comentarios. La nueva versión de Perspective incorpora las últimas conclusiones de Jigsaw, elevando a la parte superior de la sección los comentarios que contienen sentimientos cálidos y agradables, como la curiosidad y la sensatez. El objetivo es llegar a los lectores de la generación Z allí donde se encuentran —desplazándose por los comentarios— y convertirlos en suscriptores. Estudiando a la generación Z en su hábitat natural, Jigsaw podrá tenderles mejores trampas.

Como miembro de la generación X, soy intrínsecamente escéptico ante los pronunciamientos generales sobre la nueva generación. Deberías haber oído algunas de las cosas que los boomers dijeron de nosotros. Pero confieso que me preocupaba la idea de que la generación Z revisara los comentarios para decidir qué creer. Así que, después de revolverme los sesos, pensé que era mejor comprobarlo. Para evaluar la investigación de Jigsaw, realicé una comprobación científica visceral: Consulté Google Scholar para ver cuántos investigadores habían citado el estudio. Se trata de una métrica estándar para saber cuánto se valora un artículo en una revista.

Y entonces me di cuenta: básicamente estaba comprobando los comentarios. Todos lo hacemos: buscamos muchos enlaces, reseñas de cinco estrellas, lo que dicen las respuestas. Todas ellas son formas válidas de navegar por el ecosistema socioinformativo moderno. Los chicos tienen razón y están bien.

Aun así, me pregunté qué pensarían los propios miembros de la generación Z de la investigación de Jigsaw. Convenientemente, dos de ellos viven en mi casa y me llaman papá. Así que les envié un mensaje con los resultados y un emoji de interrogación.

"Sí, me parece bien", respondió el más joven. "Pero ya sabes que no todos lo hacemos".

Me consideré afortunado: fue una respuesta más contundente que la de Goldberg. "Siempre compartimos los resultados finales con los encuestados", dice. Pero cuando Goldberg preguntó a sus sujetos qué pensaban de su investigación, fiel a sus conclusiones, lo único que obtuvo de respuesta fue el silencio grávido de los adolescentes mirando sus teléfonos. "No estoy seguro de cuántos de nuestros miembros de la generación Z leen nuestros artículos", concluye con pesar. Sin sección de comentarios, sin comentarios.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.