Pasar al contenido principal

Facebook no hubiera comprado WhatsApp por 19.000 millones de dólares de no ser por Beast, el perro de Mark Zuckerberg

La compra de WhatsApp de 19.000 millones no se hubiera producido de no haber sido por el perro de Mark Zuckerberg, Beast.
Facebook/Mark Zuckerberg
  • La compra de WhatsApp por parte de Facebook por la que la red social pagó 19.000 millones de dólares en 2014 no se habría producido de no ser por Beast, el perro de Mark Zuckerberg.
  • "Creo que mi perro Beast fue mi arma secreta", explicó durante una entrevista con la CNN.
  • Según Zuckerberg, las negociaciones fueron bastante tensas, pero cuando Beast saltó encima del regazo de Jan Koump, el cofundador del popular servicio de mensajería, un segundo después dijo algo como: "Vale, creo que todo está bien".

La compra de WhatsApp por parte de Facebook en la que la red social pagó 19.000 millones de dólares en 2014 no se habría producido de no ser por Beast, el perro ovejero húngaro de Mark Zuckerberg.

Durante una entrevista con Laurie Segall, de la CNN, Zuckerberg explicó cómo fueron las negociaciones con Jan Koum, el cofundador del servicio de mensajería, y cómo su perro le ayudó a cerrar el acuerdo.

"Creo que mi perro Beast fue mi arma secreta", señaló. "Hubo un momento de tensión y, entonces, Jan dijo: De acuerdo, tengo que pensar sobre este tema".

Zuckerberg dijo que se hizo el silencio durante unos minutos antes de que Beast empezara a pasearse por la habitación un tanto confundido.

"Estaba como: ¿Qué está pasando aquí? Estos dos están sentados aquí en silencio", describió el empresario.

Leer más: Estas 33 fotos resumen la fascinante historia de Facebook, de un dormitorio en Harvard a los bolsillos de 2.300 millones de personas

"En este momento Beast saltó sobre su regazo y, un segundo después, Jan empezó a acariciarle y dijo: Vale, creo que todo está bien".

Los dos llegaron a un acuerdo y Facebook compró la app de mensajería por la escandalosa cifra de 19.000 millones de dólares.

Beast sigue siendo un miembro muy querido de la vida de Zuckerberg y los suyos, hasta el punto de que tiene su propia página de Facebook en la que es conocido por su tendencia a 'arreglarse' para los grandes eventos, como por ejemplo Halloween.

En octubre de 2016, Zuckerberg publicó una foto de su hija Max con este lanudo amigo y dijo que la primera palabra que dijo fue "perro".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Max loves Beast. Her first word: dog.

A post shared by Mark Zuckerberg (@zuck) on

Sin embargo, la relación con los dos fundadores de WhatsApp no terminó tan bien como empezó.

Brian Acton, uno de los cofundadores, decidió dimitir en septiembre de 2017, después de varias discusiones con Zuckerberg y Sheryl Sandberg, la jefa de Operaciones de la compañía, sobre los distintos métodos de monetización que la multinacional quería aplicar en la app de mensajería. Acton le explicó a Forbes que estos dos ejecutivos "estaban de acuerdo en poner en marcha una serie de prácticas y principios éticos con los que él no estaba de acuerdo".

En medio del escándalo de Cambridge Analytica, Acton sorprendió a todo el mundo cuando se unió al movimiento #DeleteFacebook, a través de un tweet que decía: "Es el momento. #DeleteFacebook".

El otro cofundador de WhatsApp, Jan Koum —sobre el que Beast se abalanzó durante las negociaciones— decidió abandonar la compañía en agosto de 2018, por los mismos motivos que su compañero, según explicó en un reportaje publicado en The Wall Street Journal.

Sin embargo, dejar Facebook no fue precisamente gratis. De hecho, se estima que Acton y Koums tuvieron que pagar unos 1.300 millones de dólares.

Y además