Pasar al contenido principal

La compraventa de viviendas se desploma un 9% en junio: una señal de cómo ha afectado la ley de hipotecaria al mercado

Un operario desmonta un cartel de viviendas en venta en Madrid
Reuters
  • En junio entró en vigor la nueva ley hipotecaria que tiene como objetivo una mayor protección de los clientes que firman un préstamo sobre su vivienda. 
  • La normativa llevaba tres años de retraso en la transposición de una serie de directivas europeas relativas a los préstamos hipotecarios.
  • Bancos y notarios ya habían advertido de que este proceso de puesta en marcha habría afectado al mercado debido al proceso de transición de un modelo a otro. 
  • Ahora, los datos del INE ponen cifras a lo ocurrido: la compraventa de viviendas se desplomó un 9% respecto a las cifras de hace un año.
  • Descubre más historias en Business Insider. 

En junio entró en vigor la nueva ley hipotecaria que tiene como objetivo una mayor protección de los clientes que firman un préstamo hipotecario tras el torrente de casos han acabado llegando a los tribunales durante la crisis. Una normativa que llevaba tres años de retraso para ajustar a la ley española directivas europeas. 

Los bancos y los notarios ya habían alertado de que la entrada en vigor de la nueva norma había ralentizado el proceso de la concesión de hipotecas. Ahora, los datos del INE ponen cifras a lo ocurrido: la compraventa de viviendas se desplomó un 9% respecto a las cifras de hace un año. 

De esta manera, en junio se vendieron 40.961 viviendas según los registros de estadística volviendo a tasas interanuales negativas después de haber aumentado un 1,1% en mayo.

Esta caída de junio, según se observa en las cifras, se deben en gran parte al retroceso de las ventas de las viviendas usadas que baja un 9,2% suponiendo 33.756 transacciones durante el mes mientras que las compras de vivienda nueva bajan un 7,8% hasta representar 7.205 operaciones. 

Leer más: Los grandes bancos españoles logran ganancias millonarias en el primer semestre pero sus beneficios caen un 11%: esto es una muestra de cómo les afecta la llegada de los robots y la política monetaria europea

Estos datos se suman a los publicado el martes por el Colegio de Notarios donde apuntaban que los nuevos préstamos hipotecarios firmados en junio cayeron un 15,1% en términos interanuales, una caída del 11,3% si se corrige la estacionalidad, hasta suponer 31,499 nuevas hipotecas. 

La banca ya advirtió de la situación

La gran banca ya había advertido en las presentaciones de sus resultados del primer semestre que la entrada en vigor de esta nueva ley hipotecaria había tenido efecto en su negocio. Las entidades apuntaban que era algo puntual derivado del proceso de adaptación de los nuevos procesos y no tanto una paralización en la concesión de hipotecas. 

"No estamos endureciendo la concesión de hipotecas, cuando entra una ley en vigor hay un proceso de adaptación", explicó José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, al hablar de la firma de hipotecas durante el ese periodo.

Álvarez apuntó concretamente al cambio que incluye la ley que obliga a que se visite dos veces al notario antes de firmar el préstamo y que entre las visitas haya que dejar un plazo de tiempo de diez días. "Esto se une a un nuevo procedimiento, que es más largo, lleva más tiempo y al principio cuesta adaptarse", señaló al hablar del impacto de la nueva ley hipotecaria. 

La nueva ley contempla que se visite dos veces a los notarios. La primera vez para que este profesional compruebe que la entidad ha entregado la información necesaria al cliente sobre la hipoteca y se cerciore de que ha comprendido las condiciones del contrato. Después de esta visita deben pasar al menos 10 días para que el cliente vuelva a visitar al notario para proceder a la firma. 

La entrega telemática de la documentación a los notarios

Otro de los puntos de la nueva ley que han dificultado su proceso de adaptación ha sido el apartado en el que se obliga a la presentación telemática de la documentación a los notarios. La adaptación de las plataformas de la banca y de los notarios ha complicado el proceso.

De hecho, el ministerio de Justicia concedió una prórroga de mes y medio para que tanto como entidades como profesionales fueran adaptando sus sistemas al nuevo escenario. 

De esta forma, el ministerio explicaba en un comunicado que la moratoria quiere evitar que se paralicen las operaciones de préstamo "al no haberse completado la conexión informática de las plataformas telemáticas de algunas entidades de crédito para la remisión de la información precontractual a las notarías".

Y además