De la sal sin microplásticos al paté vegetal sin soja: dos jóvenes españoles crean una startup que quiere frenar el cambio climático cambiando lo que comes

Armand Folch y Rubén Roc, fundadores de De La Conca
Armand Folch y Rubén Roc, fundadores de De La Conca
De La Conca
  • Los ambientólogos Armand Folch y Rubén Roc crearon De La Conca en julio de 2018 al darse cuenta de que la alimentación es donde más impacto medioambiental tiene cada individuo.
  • La sal sin microplásticos es su producto estrella, pero también venden paté vegetal, infusiones, pasta condimentada y chocolate.
  • De La Conca cuida hasta el último detalle: el packaging está hecho con papel transparente que simula el plástico. 
  • Empezaron con 30.000 euros de ahorros propios y ayuda de familiares y, hace poco, Enisa les concedió un crédito de 120.000.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuidar la alimentación es crucial para ayudar a frenar el cambio climático (en la parte que está en manos de cada uno, al menos). Según un estudio, la contribución al cambio climático de la dieta de los hogares es de un 19%. 

La ganadería supone un 9% de las emisiones en España, siendo el factor principal el metano que expulsan los rumiantes durante la digestión. La agricultura, por su parte, es responsable del 11,6%, a lo que se suman auténticos desastres en otras partes del mundo como las plantaciones de palma o soja.

Conscientes de la situación medioambiental, Armand Folch y Rubén Roc decidieron crear una marca de alimentación respetuosa con el medioambiente para su Trabajo de Fin de Máster (TFM), que con el tiempo se ha convertido en un proyecto real y rentable.

Así nació De La Conca, una startup cuyos productos ya se pueden encontrar en grandes almacenes como Carrefour. De momento, tienen a la venta sal sin microplásticos, patés, infusiones, chocolate y pasta. 

Leer más: La mayor parte de la comida del futuro no procederá de animales y plantas sino de microorganismos y los inversores ya han tomado nota

"Rubén y yo éramos estudiantes muy conscientes de las problemáticas ambientales, sobre todo en países en vías de desarrollo: el aumento de las temperaturas estaba haciendo que mosquitos llegaran a las nuevas latitudes y aparecieran nuevas enfermedades, la intensidad de los monocultivos de soja en Argentina... Nos dimos cuenta de que la alimentación es donde más impacto tiene cada individuo", cuenta a Business Insider España el CEO de De La Conca, Armand Folch. 

De La Conca

Folch explica que una de las mayores preocupaciones de la empresa es la inserción laboral. "Según lo que necesitamos, empleamos a 3 ó 4 personas al día para hacer el etiquetado de nuestros productos, las mezclas de las sales, para preparar los pedidos...".

De La Conca se ha asociado con un centro especial de trabajo en Barcelona en el que hay 33 empleados, 30 de ellos con algún tipo de discapacidad. Estos trabajadores se suman a los 10 que componen el equipo de la startup.

La sal sin microplásticos, el producto estrella de la compañía 

"Hicimos un estudio para ver en qué categorías había más margen de mejora para ver dónde podíamos aportar más valor", explica Folch. La sal fue su primera apuesta: un estudio publicado por Greenpeace y la Universidad de Incheon (Corea del Sur) ha revelado que el 90% de las marcas de sal analizadas contiene microplásticos.

Leer más: Naifactory Lab, la startup española que crea lámparas y juguetes creativos con algo que tú tiras siempre a la basura: los huesos de aceituna

De La Conca extrae el producto de forma artesanal de un manantial alicantino en una mina fósil de 250 millones de años de antigüedad, por lo que no tiene ningún plástico. 

"En plena cuarentena nos entraban pedidos de Japón y Corea. Ahora la salud no tiene precio y si puedes ofrecer algo sostenible sin microplásticos... Hemos crecido mucho en exportación en los últimos meses", explica, y destaca que, dentro de Europa, Alemania es uno de sus clientes más potentes.

Asimismo, es una de las primeras marcas en eliminar la soja del paté vegetal. "Hace unos años todo lo que podían comer los vegetarianos o los veganos era tofu o seitán. Los patés no eran una excepción. Le ponían pimiento y algo que le diese un poco de color y sabor y ya estaba", cuenta Folch. "De esa manera puedes hacer muchos kilos, es barato pero nutricionalmente no es la bomba".

De La Conca elabora sus patés con legumbres, como garbanzos y alubias blancas, que se pueden encontrar a nivel local.

De La Conca

En el caso de las tabletas de chocolate y la pasta condimentada, encargan la elaboración a terceros. Para elegir al proveedor ideal hacen un estudio detallado de dónde están las instalaciones, cómo operan, su huella de carbono... 

Leer más: Así puedes calcular y reducir tu impacto en el cambio climático

El packaging: papel transparente de Japón

De La Conca es la primera startup en España que utiliza papel transparente para empaquetar sus productos. Este se consigue al decolorar y estirar la pulpa de madera obtenida en bosques controlados. El resultado es un hilo transparente 100% compostable con el que hacen las bolsas para las infusiones y en las de las sales.

Hasta ahora, encargaban este papel transparente a Japón en grandes bobinas para que el impacto fuera el mínimo posible, pero han encontrado un par de fabricantes en Murcia y otro de cerca de Barcelona.

A través del ecodiseño, han sido capaces de reducir al máximo las emisiones de carbono, tanto en la fase de producción como en la de distribución, entre otras. Las que no han podido eliminar las han compensado.

Leer más: Así puede evitar la industria de la moda el cambio climático: energías limpias en la fabricación de tejidos, reducir la sobreproducción y fomentar la economía circular

No obstante, Folch incide en que no basta con eliminar el plástico del envase y compensar algunas emisiones de carbono. De La Conca revisa constantemente su proceso en base a métricas por las que identifican dónde están teniendo más impacto y dónde tienen que mejorar. 

"Los clientes siguen siendo nuestros principales inversores"

De La Conca

La empresa se fundó en julio de 2018 con 30.000 euros de ahorros propios y ayuda de familiares y hace poco Enisa les ha concedido un préstamo de 120.000, aunque Folch asegura que los inversores principales siguen siendo los clientes

"Hasta hace unos meses era casi un proyecto final de carrera. Cobrábamos muy poco e íbamos reinvirtiendo los beneficios", comenta. Hace tres meses se mudaron a las oficinas de Barcelona Activa, en donde pueden estar hasta tres años, y están a punto de cerrar una ronda de inversión para que entren socios que aporten dinero, pero también valor

Leer más: Estas son las seis medidas para luchar contra la emergencia climática de 11.000 científicos que advierten de un “incalculable sufrimiento humano”

Folch explica que tiene todo el trabajo por hacer y que parece que es el momento de crecer y aportar por este tipo de alimentación sostenible. "El trabajo está en hacer ver al consumidor que realmente no estamos ofreciendo lo mismo. Que sí, son infusiones pero estas no van a soltar microplásticos en el agua caliente".

LEER TAMBIÉN: Naifactory Lab, la startup española que crea lámparas y juguetes creativos con algo que tú tiras siempre a la basura: los huesos de aceituna

LEER TAMBIÉN: El varapalo judicial a Glovo en España por los falsos autónomos estrecha el cerco sobre el modelo laboral de los riders en toda Europa

LEER TAMBIÉN: De Apple a Nvidia: una startup española desvela en qué están invirtiendo exactamente los millennials españoles ahora mismo

VER AHORA: Por qué EEUU quiere prohibir TikTok y qué busca Microsoft con su compra: las claves del culebrón tecnológico de este verano

    Más:

  1. Alimentación
  2. Medio Ambiente
  3. Better Capitalism
  4. Trending
  5. Top