Los conductores de reparto de Amazon en EEUU confiesan tener “guerra gigantesca” con la empresa: deben entregar hasta 375 paquetes al día

Repartidores de paquetes de Amazon

Rolf Vennenbernd/picture alliance via Getty Images

  • Los repartidores de Amazon tienen que entregar normalmente de 170 a 350 paquetes por turno.
  • Business Insider ha entrevistado a 3 repartidores que se han abierto acerca de las dificultades que afrontan en un trabajo frenético.
  • Los repartidores han confirmado muchas anécdotas publicadas anteriormente, incluyendo el haber meado en botellas de agua.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Antes de dejar su puesto como CEO de Amazon, Jeff Bezos construyó el imperio de su compañía sobre la base de una obsesión por complacer a sus usuarios. Pero para que un paquete llegue en cuestión de un par de días, ocurren muchas cosas entre bambalinas que no siempre saltan a la palestra.

Algunas veces, este compromiso con la rapidez llega a expensas de la dignidad humana, según cuentan 3 trabajadores estadounidenses de la empresa a Business Insider. Sus identidades y empleos se han podido comprobar, pero se ocultan sus nombres completos bajo su petición por miedo a posibles represalias por parte de la compañía.

Los 3 empleados conducen vehículos para empresas de envío socias de Amazon, o DSP por sus siglas en inglés. Las DSP son empresas con las que Amazon externaliza su servicio de envío de productos, pero con las que comparte su tecnología, conocimiento y branding.

Un día normal de trabajo para estos repartidores supone entregar entre 170 y 375 paquetes por día en un turno normal, no en picos de trabajo como la semana Prime de Amazon.

A veces, de hecho, sus paradas reglamentarias llegan cuando llevan más de 190 repartos, por lo que en turnos ajetreados, los conductores confirman rumores que se han discutido anteriormente: mear en botellas de agua es una parte normal del trabajo.

"Recurro a hacer pis en botellas, y otras mujeres lo hacen con embudos que desaguan en las botellas, para llegar a tiempo a mis envíos" detalla a Business Insider Valiere G, conductora de una empresa DSP de Amazon.

"Hacer eso en esas condiciones es extremadamente antihigiénico, y estamos ahí con todos esos paquetes y nuestra propia orina y fluidos corporales. Es antihigiénico para los clientes que reciben los paquetes", dice.

Otro repartidor narró en su momento a los periodistas de Business Insider Kate Taylor y Avery Hartmans que "tener la regla mientras trabajaba era una pesadilla", y que muchas veces no tenía más opción que cambiarse la compresa en la parte trasera de la furgoneta.

"Es una guerra enorme entre nosotros y Amazon que empezó Amazon", sostiene otro repartidor, Ryan. "Al final, Amazon ganará porque tiene el poder de despedir y controlar a cualquiera: a los repartidores, a los DSP, a cualquiera".

Amazon ha negado las acusaciones específicas sobre el pis en las botellas, llegando a veces a peleas tanto con activistas como con políticos. "No te crees de verdad el tema del pis en las botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto nadie trabajaría para nosotros", respondió el pasado marzo en un tweet la cuenta de relaciones públicas de la empresa al parlamentario estadounidense Mark Pocan.

La empresa se retractó más tarde de sus comentarios, indicando que "debían una disculpa al parlamentario, Pocan". El tweet, mantuvo la empresa, era incorrecto y no contemplaba la extensa red de repartidores de la compañía, centrándose tan solo en sus almacenes.

Amazon controla cada movimiento de sus trabajadores de almacenes porque Jeff Bezos piensa que la gente es "inherentemente vaga"

Al ser preguntados por Business Insider, Amazon ha matizado que da apoyo a sus conductores para que se tomen descansos cuando lo necesiten, y que la empresa está trabajando con sus socios de envío para "encontrar soluciones a estos problemas".

"Apoyamos el hecho de que los conductores se tomen el tiempo que necesiten para hacer descansos entre paradas, y además pueden usar la app de Amazon Delivery para localizar baños y gasolineras cercanas", argumenta un representante de la compañía.

"Nuestras rutas están planificadas para incluir descansos y tiempos de comida, permitiendo aun así que el 90% de trayectos terminen antes de lo estipulado por turno", prosigue el representante de Amazon.

"Nuestros conductores, como otros en la industria, afrontan dificultades a la hora de encontrar baños públicos, por lo que seguimos trabajando con nuestros DSP para encontrar soluciones a este problema".

Pese a ello, los problemas perduran incluso cuando distintos conductores intercambian furgonetas en mitad de su turno, aseguran los conductores.

"He conducido furgonetas que huelen muy fuerte a orina y he encontrado botellas llenas de pis en furgonetas", señala Valerie. "La peor parte es estar obligados a comer en esa misma furgoneta por culpa de las limitaciones de tiempo".

Una botella de orina que Valerie G, repartidora de Amazon encontró en una furgoneta de envío.
Una botella de orina que Valerie G, repartidora de Amazon encontró en una furgoneta de envío.

Valerie G

Los conductores afirman que es imposible hacer descansos para comer y beber

Otro conductor ha relatado a Business Insider que hacer descansos y mantener el ritmo marcado para los envíos supone tal lucha que tiene que conducir con una mano y comer con la otra.

"Gestionar descansos en condiciones es imposible por culpa de la cantidad increíblemente alta de paquetes y paradas que hay que hacer para entregarlos. Hacen imposible parar a comer por lo que a menudo como mientras conduzco, aunque me parece peligroso — especialmente mientras conduzco furgonetas grandes con cajas", defiende Ryan.

"Estoy harto y roto mentalmente desde que estoy aquí, me ha cambiado la personalidad", lamenta.

La presión parece estar surtiendo efecto en el ratio de rotación entre empleados de Amazon.

El New York Times ha informado que la rotación de Amazon este año era casi el doble que la de la media de la industria.

El dato no supone una sorpresa para algunos expertos, que sostienen que los efectos del trabajo físico duro que no conlleva recompensa puede ser completamente perjudicial para la salud mental y física de las personas.

"Si trabajas muchas horas y no te sientes satisfecho, además de no recibir las recompensas que te ayuden a sostener un estilo de vida ajetreado, acabarás agotado" explica el profesor de psicología de la universidad de Acadia, Michael Leiter.

"Los problemas estomacales, cardiacos, empiezan a acumularse y se instauran en las personas, que lo pasan realmente mal a nivel físico y mental".

Los repartidores han expresado su preocupación, pero no se hace nada al respecto

"Me he quejado a mis jefes bastantes veces, pero no sirve para nada más que para desfogarme", cuenta Ryan. "Sé que técnicamente no tienen poder para hacerle llegar esas quejas a Amazon, porque al igual que los repartidores, los DSP también son reemplazables".

Ryan atestigua haber tratado distintas formas de hacer el trabajo algo mejor tanto para él como para sus compañeros, pero piensa que ni a Amazon ni a los DSP les importa que la gente lo deje.

"No les importa el volumen de rotación porque cuando la gente se queda mucho tiempo, aprenden demasiado sobre el proceso. También comienzan a acumular lesiones, a frustrarse y a hablar", defiende.

Amazon reducirá la cantidad de inventario que destruye después de que se destapara que millones de sus artículos acaban en la basura cada año

Un repartidor de una DSP distinta ha contado a la periodista de Business Insider Hayley Peterson que no recibió ninguna muestra de simpatía de su supervisor cuando se cortó el dedo mientras hacía envíos.

Su jefe le "sugirió que terminara los envíos antes de volver a la estación o ir a recibir atención médica".

Los 3 repartidores de esta historia están de acuerdo: "Los DSP se han vuelto negligentes, para ellos somos desechables", cuenta Valerie.

"Nos tratan sin dignidad, de forma muy inhumana".

Otros artículos interesantes:

Soy un repartidor a tiempo parcial de Amazon: así hacemos trampas para saltarnos las estrictas normas y la vigilancia constante de la compañía

Amazon amplía sus servicios de logística: entrega paquetes hasta de su competencia