Pasar al contenido principal

Una confesión podría exonerar al protagonista de 'Making a Murderer', el exitoso documental de Netflix

Making a Murderer
Netflix

  • Un asesino de Wisconsin ha confesado ser el culpable de la muerte de Teresa Halbach, una fotógrafa cuyo caso se ha hecho famoso con el éxito de Netflix, Making a Murderer. 
  • El director Shawn Rech ha explicado que, durante la grabación de una segunda parte, un preso condenado por asesinato ha asegurado ser el autor del criminal. 
  • Tanto Rech como las abogadas del caso advierten que todavía no se puede probar la legitimidad de la declaración y el equipo de la serie ha dejado todas las pruebas en manos de la ley para que investiguen su veracidad. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Un asesino de Wisconsin ha confesado ser el culpable de la muerte de Teresa Halbach, una fotógrafa cuyo caso se ha hecho famoso con el éxito de Netflix, Making a Murderer

La serie documental dirigida por Moira Demos y Laura Ricciardi investiga el caso de Halbach, por el que fueron condenados Steven Avery y su sobrino Brendan Dassey. Teresa Halbach fue asesinada el 31 de octubre de 2005 después de visitar un terreno de Avery, pero tanto él como su pariente siempre han mantenido su inocencia.

Ahora, un equipo dirigido por Shawn Rech está trabajando en una segunda parte para la serie documental llamada Convicting a Murderer y durante el proceso, un asesino habría confesado ser el verdadero autor del crimen, según reveló el propio director a Newsweek. 

Rech señala que no pueden confirmar la legitimidad de la confesión, pero al tratarse de un asesino condenado han decidido pasar todas las pruebas a la policía y a los abogados del caso para que puedan investigarlo. 

"Habiendo estado en producción durante 20 meses, hemos descubierto una gran cantidad de información y pruebas que nos está llevando a la verdad. Nuestra investigación no termina aquí", añade.

Kathleen Zellner, abogada de Steven Avery, ha confirmado haber recibido la confesión, pero ha asegurado en Twitter que no sirve de nada a no ser que pueda ser corroborada. Una de las abogadas del equipo de Brendan Dassey también ha confirmado la existencia de la confesión pero no ha añadido ninguna valoración. 

Sin embargo, Ken Kratz, el fiscal que se encargó del juicio de Avery ha afirmado en la red social que la existencia de la confesión suponía una novedad para él y no haría comentarios hasta tener los detalles

Kratz, que ha visto como su reputación se tambaleaba tras la serie y tras ser acusado de acoso sexual, es también el autor de un libro sobre el caso, Avery: The Case Against Steven Avery and What "Making a Murderer" Gets Wrong, en el que acusa a la serie de Netflix de ocultar información. 

La serie de Netflix fue un éxito de la plataforma y tan solo 35 días después de su estreno ya acumulaba más de 19 millones de visualizaciones. 

Leer más: Estafa 14 millones a inversores para una supuesta película de Netflix con estrellas de Hollywood, pero le pillan en el último momento

El complejo caso Avery

Steven Avery de Making a Murderer
Netflix

Steven Avery pasó 18 años en prisión por una sentencia errónea por agresión sexual en 1985. Una prueba de ADN que relacionaba el caso con otro hombre consiguió que saliera de la cárcel en 2003. 

En 2005, Avery fue arrestado de nuevo por el asesinato de la fotógrafa de Wisconsin Teresa Halbach y fue condenado en 2007 y sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional.

El 31 de octubre de 2005, Teresa Halbach tenía planeado reunirse con Steven Avery en su casa para fotografiar un vehículo de su hermana para un anuncio y desapareció esa misma noche. 

Algunas pertenencias de Halbach fueron encontradas en la propiedad de Steven Avery, así como una bala con el ADN de la fotógrafa y sangre de Avery en su coche.

La defensa de Avery se ha basado en asegurar que todas las pruebas fueron plantadas por las autoridades, que querían procesarlo para evitar una demanda civil que el acusado había interpuesto por sus 18 años pasados en la cárcel. 

El sobrino de Avery, Brendan Dassey, que tenía 16 años en el momento del asesinato, fue imputado como colaborador del homicidio tras realizar una confesión a los investigadores admitiendo haber participado de la violación y el asesinato de Halbach. Con el tiempo, el equipo legal de Dassey ha solicitado que sea liberado o que se le realice otro juicio al considerar que sus derechos constitucionales fueron violados durante el interrogatorio y fue forzado a una confesión involuntaria, algo confirmado por un juez en 2016. 

Dassey también fue condenado a pesar de su defensa asegura que no hay pruebas físicas que lo relacionarán con el crimen. En 2018, la justicia rechazó la apelación del caso de Dassey. 

Y además