Pasar al contenido principal

El confinamiento deja un futuro incierto para las empresas de movilidad urbana: las empresas de 'carsharing' y patinetes tendrán que ajustarse a la desescalada

Prueba de Wible

Vicente Cano.

  • La orden de confinamiento ha mantenido prácticamente paralizado el país durante varias semanas, lo que ha afectado a muchas empresas de servicios de movilidad: coches compartidos, patinetes eléctricos y motos.
  • Poco a poco la intención de estas empresas es volver a dar sus servicios, pero si esto requerirá una inversión pues habrá que asegurar a los usuarios un trayecto libre de posibles contagios.
  • Cada caso dependerá del ayuntamiento y la normativa urbana que desarrolle, pero se augura una reactivación tardía en la mayoría de ellos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La mayoría de la población no se ha movido apenas durante los últimos dos meses y esto ha supuesto que se frene en seco la rentabilidad de las empresas que apostaban por nuevas fórmulas de movilidad urbana en las ciudades. Bicicletas eléctricas, patinetes, motos y coches compartidos... Todas estas opciones han dejado de utilizarse, ¿pero qué ocurrirá en el futuro?

Cuando avance el proceso de desescalada se irán activando también algunos de estos servicios, pero las incógnitas son grandes. No solamente por la capacidad económica de las empresas para reactivar sus equipos, en algunos casos también han despedido a plantilla, sino por lograr un uso de los vehículos acorde a las medidas necesarias de prevención contra el covonavirus.

De momento, BiciMad se activó el 22 de abril y ha triplicado su uso desde el inicio de la Fase 0, según la información de Hipertextual. Aunque se obliga a utilizar guantes siempre y se están realizando importantes labores de higiene a diario en cada una de las bicicletas.

Leer más: Wheels será la primera empresa de patinetes en España que incluirá casco en sus vehículos, aunque todas advierten que no deberías conducirlos si no llevas uno

En el caso de los patinetes, puede que hayas visto alguno particular estos días circulando por las calles, pero en este momento se encuentran todos los permisos detenidos. Son muchas las empresas pendientes de que los ayuntamientos se pronuncien, pero no parece una de las prioridades de momento por parte de estos.

En las motos compartidas ocurre algo similar, aunque hay empresas que ya ofrecen sus vehículos, la mayoría se mantienen a la espera de conocer los protocolos que serán necesarios en el tema de higiene. Algunas de las empresas han conseguido los permisos, como Cabify y sus motos de Movo en Barcelona y Madrid, pero la mayoría se mantiene en pausa.

Leer más: El mercado de los taxis aéreos podría estar preparado para su lanzamiento, lo que cambiará los desplazamientos para siempre, según Morgan Stanley

Pero hay que recordar que antes de esta crisis hubo empresas que abandonaron sus planes, como Coup, que en noviembre dejó de dar servicio ante la inviabilidad económica que suponía mantenerse en las ciudades, tanto por la competencia como por la poca rentabilidad de los viajes. Un problema similar al que le ocurre a las empresas de coches compartidos, que venían sufriendo una larga crisis agravada por las circunstancias actuales.

Como siempre, cada caso dependerá del ayuntamiento y la normativa urbana que desarrolle, aunque con unos medios de transporte públicos que no han llegado todavía a su máximo funcionamiento y el laberinto de fases de desescalada que tendrán que atravesar, se augura una reactivación tardía en la mayoría de casos. Pequeños negocios, movilidad urbana, grandes superficies, aerolíneas... Veremos cuántas empresas de estas áreas llegan a 2021.

Y además