El impacto de los confinamientos en China afecta a los proveedores de semiconductores y a los fabricantes de tecnología, entre ellos varios socios de Apple

Entrada a una zona residencial en Shanghái, China, cerrada por las medidas de confinamiento adoptadas por el gobierno chino.
Entrada a una zona residencial en Shanghái, China, cerrada por las medidas de confinamiento adoptadas por el gobierno chino.

REUTERS/Aly Song/

La estrategia 'covid cero' de China, basada en confinamientos estrictos para reducir al mínimo el contagio y que ha sido criticada incluso por la Organización Mundial de la Salud (OMS) está generando no pocos problemas a varios sectores: desde el automovilístico, con empresas como Tesla teniendo que parar su fábrica de Shanghái hasta un mes, hasta la tecnología.

Las últimas en levantar la voz de alarma han sido dos empresas de semiconductores chinas, proveedoras de una de las mayores tecnológicas del mundo: Apple

Una de ellas es la china Semiconductor Manufacturing International Co (SMIC), que en su presentación de resultados del primer trimestre de 2022 reportó una drástica reducción de sus previsiones de crecimiento para el periodo entre abril y junio, relacionado directamente con las medidas del gobierno chino para controlar la pandemia.

Si en el primer trimestre esta compañía aumentó su facturación un 16,6% respecto al trimestre anterior (un 66,9% en perspectiva interanual), las previsiones para el segundo trimestre que ha hecho públicas son de apenas un crecimiento de entre el 1% y el 3% para el segundo trimestre, que explican directamente por el "impacto a corto plazo de la epidemia en el uso de las fábricas de Shanghái".

¿Tiene sentido la obsesión de China con su estrategia de desinfección masiva contra el COVID-19?

Desinfección contra COVID-19 en Shanghái, China

"Estamos haciendo el máximo posible para mitigar el impacto en la entrega de productos. Seguimos monitorizando el impacto real conforme varios proveedores recuperan la actividad", ha explicado en la conferencia con analistas el presidente de SMIC, Gao Yonggang, según recoge Bloomberg.

Otra compañía del sector, la taiwanesa Pegatron, responsable del ensamblado de buena parte de los iPhone —según algunas fuentes, de hasta el 30%— ha reportado que enviará entre un 5% y un 10% menos de productos respecto al primer trimestre, cuando inicialmente esperaba aumentar sus entregas más de un 25%. 

Otra de las ensambladoras taiwanesas del MacBook, Quanta, ha admitido que entregará un 20% menos. Y su problema no es ya solo el cierre de fábricas, sino la escasez de suministros provocada por los confinamientos, según reconoció su director financiero, Elton Yang, en otra conferencia con accionistas.

Foxconn aprovecha su diversificación geográfica

Lo que está siendo un grave problema para varios de los socios de Apple, se convierte en una fortaleza para otro de sus principales proveedores, la taiwanesa Foxconn, que aunque tiene su mayor capacidad productiva en China, tiene fábricas diseminadas en varios puntos del país y también en otros países, lo que le da una ventaja competitiva.

"Normalmente en este tipo de circunstancias seríamos cautos, pero recientemente nuestra visibilidad ha mejorado", ha explicado a los accionistas el presidente de Foxconn, Young Liu, tras cerrar el primer trimestre con resultados récord y un incremento del beneficio neto de un 5% interanual, según recoge el Financial Times.

La escasez de chips podría alargarse más allá de 2023, según el CEO de una compañía neerlandesa de la que no habías oído hablar y que es clave para el sector

Operarios con una de las máquinas de impresión de chips de la empresa neerlandesa ASML en Taiwán.

El ejecutivo explicó que han mejorado sus datos de producción gracias a plantas en otros países como en México y que al tener las plantas diseminadas han notado menos el impacto de los confinamientos en grandes ciudades chinas, como Shanghái o Pekín. 

"Foxconn se beneficia de su escala y la extensión de sus operaciones", añadió el presidente de la compañía, que ha comprado recientemente una factoría en Ohio (Estados Unidos) para fabricar coches eléctricos.

Otros artículos interesantes:

La polémica estrategia 'covid cero' de China no es sostenible, según el director general de la OMS

El confinamiento de Shanghái impacta directamente contra la fabricación del iPhone

La planta de Tesla en Shanghái, de problema en problema: después de 22 días parada por la pandemia, ahora la falta de componentes reduce su producción

Te recomendamos